Menú
8 claves para superar la adicción al trabajo
ADICCIONES

8 claves para superar la adicción al trabajo

Si crees que eres una persona adicta al trabajo, entonces ha llegado el momento de que conozcas algunas claves para que puedas superarlo.

Sara Poyo Lorenzo

Si estás leyendo este artículo puede que sea porque te sientes identificado con este problema. Si ese es el caso felicidades, porque el primer paso para superar una adicción es reconocer que la tienes. Para ver si tienes los síntomas típicos de los adictos al trabajo entra en el siguiente artículo.

Apunta también las horas que trabajas en el fin de semanaApunta también las horas que trabajas en el fin de semana

Claves para superar la adicción al trabajo

1. Controla el tiempo que pasas trabajando

Aparte de las horas reglamentarias de trabajo monitoriza las tareas que haces y el tiempo que pasas realizándolas. Para ello coge una libreta y al final de la jornada escribe las horas y minutos de todo lo que has hecho durante el día, desde que te levantas hasta que te vas a dormir. En total ¿cuánto tiempo has dedicado a cosas relacionadas con el trabajo?

Ejemplo:

7:30 Me levanto y me preparo para ir al trabajo - 30 min

8:00 Desayuno -15 min

8: 20 Salgo de casa y voy al trabajo - 30 minutos

9:00 a 14:00 trabajo - 5 horas

14: 00 a 15: 00 comida- 1 hora

15: 00 a 18: 00 trabajo- 3 horas

18:00 a 19:00 reunión con posibles clientes- 1 hora

19: 30 a 20:00 viaje de vuelta - 30 minutos

20:00 a 22:00 corregir informes- 2 horas

22:00 a 22: 30 cena - 30 minutos

23: 00 a 23: 30 leer experiente - 30 minutos

23:30 a 24:00 ver la televisión - 30 minutos

Total de horas dedicadas al trabajo: 12 horas y 30 minutos incluyendo transportes.

Sigue un esquema como este durante cuatro o cinco días y al final obtendrás el total de horas semanales que dedicas al trabajo. Apunta también las horas que trabajas en el fin de semana y puede que te lleves alguna sorpresa. Te ayudará a ser consciente de que la mayor parte de tu tiempo lo dedicas a una actividad que has convertido en el eje central de tu vida. Después haz otra lista con las cosas que estás sacrificando: tu familia, tus amigos, tu salud y bienestar, etc. Una vez terminada reflexioa por el motivo por el cual trabajas. ¿Es el dinero? ¿De qué sirve tanto si no tienes tiempo para disfrutarlo? ¿Es por el éxito? ¿Y si no tienes a nadie con quién compartirlo?

En definitiva, una vez que veas el problema es cuando tienes que empezar a actuar, pero de nada servirá que te saltes este paso porque es el más importante.

2. Elimina tareas que apenas te aportan beneficio...

Dentro de tu trabajo piensa en aquellas horas extra que dedicas y que apenas te dan nada si lo comparamos con el tiempo que inviertes en ellas. ¿Cuántas personas se benefician de esto? ¿Cuántas personas realmente necesitan que la termine en este momento? Si la respuesta es "apenas a nadie" corta y pospón. Te llevarás una sorpresa porque hay cosas que no son necesarias y que no marcarán una gran diferencia respecto a los beneficios pero que sin embargo te roban tiempo para estar con los tuyos.

3. Limita los horarios

Fíjate un horario a partir del cual trabajar está prohibido. Eso hará que el tiempo invertido sea más intenso e inconscientemente rindas más. Debes de ser muy estricto con él. Búscate un hobbie y oblígate a desconectar. Seguramente no encontrarás ninguno o pensarás que es una pérdida de tiempo. No te equivoques, cuidar tu salud no es una pérdida de tiempo.

4. Reduce en calidad el trabajo de las tareas que realmente no son tan importantes.

No intentes que todo sea perfecto cuando ese no es el objetivo porque no te va a merecer la pena. Debes buscar un equilibrio entre calidad-tiempo para mejorar la productividad pero sin sumarte horas vacías. Si además limitas el tiempo como en el consejo anterior el tiempo que trabajes estarás dando lo máximo de ti, por lo tanto no te sentirás tan culpable cuando quieras disfrutar de tu tiempo libre.

5. Aprende a decir NO

¿Sabes lo que es la asertividad? decimos que una persona es asertiva cuando tiene la capacidad de defender sus derechos y a si misma pero sin ofender y sin dañar los derechos de los demás. Muchos trabajadores acaban sobrecargándose de trabajo por no saber decir no a un jefe o a un compañero. No solo están trabajando de más si o que se pondrán de mal humor por estar hciendo algo que realmente no quieren hacer. Después incluso podrían pagarlo con sus seres queridos mediante discusiones. Aprende a ser más asertivo. Es la mejor manera de hacerte respetar y salir airoso pero sin dañar a los demás.

6. Oblígate a hacer otras actividades

La sensación de pérdida de tiempo no podrás evitarla durante los primeros días, pero poco a poco, e igual que te has acostumbrado a trabajar te irás acostumbrando a disfrutar poco a poco de los pequeños detalles de la vida. Llevas mucho tiempo ocupando tu tiempo en el trabajo y tienes que aprender a ocuparlo en otra cosa que realmente si te aporte felicidad a largo plazo, aunque ahora no lo veas. Por ejemplo, el tiempo que no pases con tus hijos es tiempo que desgraciadamente no podrás recuperar.

Si ves que no puedes sobrellevar el problema solo plantéate el buscar ayuda externaSi ves que no puedes sobrellevar el problema solo plantéate el buscar ayuda externa

Lo ideal es que las primeras semanas incluyas actividades que compartas con más personas porque así ellas pueden guiarte y te será más fácil resistir la tentación de ponerte a trabajar de nuevo. Un deporte, la pintura, tocar en una banda, apuntarte a un club, tener una hora fija para jugar con tus hijos... Hay mil cosas que puedes hacer. Si no puedes decidirte plantéate el aprender un nuevo idioma, como es algo útil la persona puede tener menos sentimientos de culpabilidad al principio. Sin embargo, debes hacerlo de forma relajada y no tomártelo en serio, si te pones a estudiar como un loco después de las clases tendrás que descartarlo porque estaremos en las mismas.

7. Acude a un psicólogo

Si ves que no puedes sobrellevar el problema solo plantéate el buscar ayuda externa. Los psicólogos se encargan especialmente de tratar temas como la ansiedad y estrés y este tema se soluciona fácilmente si desde el principio se recibe la ayuda adecuada. Sin embargo, con el tiempo puede cronificarse y dificultar la recuperación.

8. Reflexiona sobre tu vida

Por último y como un incentivo para comenzar a cambiar piensa: Si me muriese hoy mismo, ¿estaría orgulloso de lo que he hecho en esta vida? ¿Dejaría algún asunto pendiente? ¿He sido feliz hoy?

Artículos recomendados

Comentarios