Menú
Alimentos para controlar la hipertensión
DIETA Y CORAZÓN

Alimentos para controlar la hipertensión

El apio, el plátano o el chocolate negro contienen propiedades que ayudan a reducir los niveles de presión en la sangre.

Sara Poyo Lorenzo

Alimentos contra la hipertensión

La hipertensión es un trastorno en el que la persona padece una alta presión continua en arterias y venas. Es una afección peligrosa porque puede desencadenar ataques vasculares, cerebrovasculares e insuficiencia renal. Como los ataques cardíacos son la principal causa de muerte en la sociedad moderna conviene cuidarnos y llevar un estilo de vida saludable.

En este artículo nos vamos a centrar en que alimentos son buenos para ayudar a reducir los niveles de presión en la sangre. Hay que tener en cuenta que esto son alimentos que previenen pero no curan, por lo tanto no podemos reemplazarlos por el tratamiento médico recomendado. Siempre hay que seguir las indicaciones de nuestro médico. Sin embargo, pueden ser una ayuda. Para decidir que alimentos nos vienen mejor tenemos que preferir los que sean ricos en calcio y en potasio que regulan la presión arterial.

1- La alcachofa

En general todas las verduras son buenas porque al estar formadas en su mayoría por agua son diuréticas y facilitan en desecho de sustancias innecesarias en nuestro cuerpo. Además tienen una gran concentración de potasio que también ayuda a disminuir la presión en las arterias y protege el hígado.

Hay muchísimas recetas de alcachofas. Si las compras de temporada puedes comerlas asadas al horno con un chorrito de aceite y limón. Si las compras en lata puedes tomarlas directamente haciendo un revuelto en forma de ensalada con tus ingredientes favoritos. Por ejemplo las alcachofas con jamón o con anchoas son muy jugosas.

2- Ajo y cebolla

El jugo de ajo contiene alicina, que favorece el flujo sanguíneo y reduce los niveles de colesterol "malo". Por eso, se recomienda su consumo en crudo o cocido pero siempre previamente machacado para beneficiarnos de ese compuesto. Si no eres incapaz de soportar el sabor y olor del ajo puedes disolver 1 cucharada de jugo de ajo con 4 cucharadas de agua y beberlo un par de veces al día. También puedes incluirlo en tus ensaladas. Al principio puede que no notes sus efectos pero al cabo de un par de meses verás la diferencia.

La cebolla sigue los mismos principios que el ajo. El jugo es muy bueno para facilitar la circulación en sangre y a presión arterial. Añádela como guarnición a tus platos. Si no te gusta su sabor puedes hacer una especie de jarabe mezclando el jugo de media cebolla grande con una cucharadita de miel, tómalo una vez al día.

3- Apio

El apio es un alimento que no puede faltar en la dieta de una persona con hipertensión. Siguiendo la línea de los anteriores ayuda a reducir la presión en venas y arterias gracias a su componente 3-n-butil-ftalida. Se recomienda tomarlo en crudo, por ejemplo acompañándolo en ensaladas.

DescripcionEl plátano es rico en potasio, que ayuda a equilibrar la química corporal

4- Plátano

Aunque las frutas en general son alimentos buenos para el corazón, el plátano lo es aún más porque contiene potasio, que ayudará al cuerpo a reestablecer el equilibrio químico del cuerpo y a reducir la hipertensión. Tómalo entre comidas preferiblemente.

Otras frutas igualmente beneficiosas aunque sin contenido en potasio son la sandía y el melón. Más del 80% de ellas es agua, por lo que hidratan a la vez que nutren y mejoran la circulación.

5- Chocolate negro

Es una buena noticia para los más golosos. Es un alimento que contiene flavonoides polifenólicos que ayudan a reducir la presión alta. Para que puedas beneficiarte de sus efectos tiene que ser consumido cuanto más natural mejor, es decir, con el mayor porcentaje de cacao posible, más del 70%. Toma una onza o derrítela previamente para añadir a tus postres. Recuerda que el chocolate blanco o con leche no son aconsejables porque producen el efecto contrario.

6-Elige la bebida adecuada.

No es ningún secreto que para mejorar la presión arterial tenemos que seguir una dieta rica en agua. Tenemos que consumir al menos 8 vasos al día, eso si, sin obsesionarnos con ello. Hay personas que incluso pecan de tomar demasiada y puede llegar a ser dañino para el cuerpo porque nuestros riñones trabajarían en exceso.

A otras personas les cuesta beber agua, en esos casos se recomienda tomar infusiones entre comidas, preferiblemente sin teína. Las mejores opciones por sus propiedades protectoras son:

-El espino blanco. Dilata las arterias para que pueda pasar mejor la sangre y así evitar el sobreesfuerzo del corazón y el desgaste.

DescripcionLa infusión de espino blanco dilata las arterias

-La valeriana. Mantiene estable el ritmo cardiaco, más dirigido para prevenir que para combatir la hipertensión. Además te beneficiarás de su efecto relajante.

-Ginkgo Biloba: esta planta medicinal tiene un efecto vasodilatador potente y es una de las famosas por su efecto protector en el corazón. Mejora la circulación sanguínea y protege a los pacientes que han sufrido ataques al corazón. Sin embargo NO deben tomarla las personas que estén tomando algún tipo de medicación para hipertensión o colesterol porque sus efectos podrían interferir con el del medicamento. Las mujeres embarazados tampoco deben tomarla.

Para prepararla cuece una cucharada de la hierba durante un par de minutos y deja reposar al menos 10. No es recomendable beber más de dos tazas al día más de una semana.

-Infusión de muérdago. Tiene propiedades parecidas a la anterior pero es más fácil de encontrar. Reduce la hipertensión, el colesterol y previene las enfermedades del corazón. Desgraciadamente esta infusión no está recomendada para mujeres embarazadas y personas con altos niveles de ansiedad.

¿Tienes hipertensión? Elimina hábitos nocivos

Si quieres dejar de tener hipertensión tienes que cuidar tu cuerpo en todos los sentidos. Debes esforzarte por mantenerte en un peso saludable y seguir un estilo de vida sano.

-Sigue una dieta saludable. Evita las bebidas y comidas que contengan mucho sal o sodio. De nada va a servir que sigas los consejos de antes si no limitas los productos que sean demasiado grasos o salados. Por otro lado, el café y el té tómalos con moderación, el solo tomar un par de tazas al día ya aumenta en un punto la tensión arterial.

-Haz media hora de ejercicio físico moderado al menos cinco días a la semana. Si eres una persona que físicamente no puede hacer deporte intenso no te fuerces, con caminar a paso rápido debería bastar.

-Abandona el tabaco. Ser fumador cuadriplicará las posibilidades de sufrir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular.

-Reduce el alcohol todo lo posible. Una copa de una bebida fermentada al día en tu dieta es una medida segura de alcohol, sin embargo no debemos excedernos bebiendo porque aumenta la tensión en las arterias y contribuye al sobrepeso.

Artículos recomendados

Comentarios