Menú
ALERGIAS

Los antihistamínicos que no engordan para la alergia

Algunas personas dicen que los antihistamínicos engordan para la alergia, pero, ¿los hay que no engorden?

Inmaculada Jiménez Peral

Cuando llega la primavera, la sangre se nos altera y también se une a nosotros la alergia al polen de las flores y a las partículas que se encuentran en el ambiente que nos envuelve. Esto es, para muchos de nosotros, un verdadero fastidio, ya que tenemos que vivir pegados a los aeorosoles, a los pañuelos y a los antihistamínicos de manera continua.

En la actualidad existen tres tipos de antihistamínicos diferentesEn la actualidad existen tres tipos de antihistamínicos diferentes

Cuando se trata de los antihistamínicos, siempre surgen varios debates. El primero de ellos es cuáles son lo más recomendables cuando del sueño se trata. Como ya explicamos en este artículo, hay algunas clases de antihistamínicos que nos provocan sueño y otros que no, pero hay otro debate que también da mucho que hablar cuando se trata de los antihistamínicos y es que quién no se ha preguntado alguna vez si lo antihistamínicos engordan.

¿Engordan los antihistamínicos?

Aunque es una teoría que no está 100% confirmada ni desmentida, si es verdad que muchos de nosotros hemos oído que los antihistamínicos engordan. Pues bien, todo ello depende de cada persona y del tipo de fármaco que vayamos a tomar.

En la actualidad existen tres tipos de antihistamínicos diferentes, entre ellos están los de primera generación, los de segunda generación y los de tercera generación. En este caso, los de primera generación, que son los primeros que se crearon, son los que pueden tener un efecto de engordar en nuestro organismo.

El motivo por el que este tipo de medicamentos puede engordarnos es que actúa sobre el sistema nervioso central, creando un efecto de depresión y por lo tanto hace que el sistema del apetito no funcione tal y cómo debiera. Esto quiere decir que lo altera y que podremos sentir más hambre de la cuenta, creando así un efecto cuya consecuencia directa es que aumentemos de peso. Esto provocará que nuestro organismo se acostumbre a comer más cantidad y de manera más frecuente, por lo que lo tomaremos como un hábito y esto desencadenará en un aumento de peso.

¿Qué hacer si estoy tomando antihistamínicos y engordo?

Muchas son las personas que han visto modificado su peso debido a la ingesta de este tipo de fármacos y esto en muchas ocasiones puede provocar problemas de frustración, de autoestima y de relaciones personales. Como hemos explicado con anterioridad, el mundo de los medicamentos antihistamínicos es muy amplio, por lo que existen infinidad de posibilidades a la hora de elegir qué medicamento vamos a tomar. En este caso, si se trata de un antihistamínico de primera generación, que nos está provocando que engordemos, lo mejor es que vayamos a nuestro médico especialista y le expliquemos la situación. En este caso, siempre tiene que ser un profesional de la medicina el que nos diagnostique y nos recete otro tipo de medicina, ya que nosotros no tenemos los conocimientos adecuados para poder hacer este cambio.

Muchas son las personas que han visto modificado su peso debido a la ingesta de este tipo de fármacos Muchas son las personas que han visto modificado su peso debido a la ingesta de este tipo de fármacos

En el caso que notes cómo tu peso corporal está aumentando y no quieras que esto suceda, lo mejor es que intentes controlar tu alimentación. Con esto no nos referimos a que comas en menor cantidad, pero sí que revises muy bien la calidad de los alimentos que cocinas, estudies su composición nutricional y sobretodo, tienes que evitar eso de comer entre horas. Por otro lado, intenta llevar una vida más activa, lo ideal es que reserves todos los días, al menos 30 o 40 minutos para realizar cualquier tipo de actividad física como andar o correr. No hace falta apuntarse a un gimnasio o hacer ejercicio muy duro, solo consiste en que tu cuerpo esté en constante actividad, ya que esto nos servirá para gastar calorías y para despejar nuestra mente de malos pensamientos.

Artículos recomendados

Comentarios