Menú
Aprender a comer limpio
ALIMENTACIÓN

Aprender a comer limpio

Comer limpio no es una moda pasajera, es un estilo de vida que se debe tener presente para tener una vida mucho más saludable. ¿Quieres saber más?

Blanca de la Merced Vega Rodríguez

El ritmo acelerado que llevamos hoy en día en nuestras vidas también ha influido en nuestros hábitos alimenticios. Cada vez sustituimos más la comida tradicional, basada en alimentos saludables como la fruta y la verdura, por alimentos precocinados, altamente procesados. Este hecho, está presente en todas las estadísticas alimenticias que indican un alto porcentaje de obesidad y otras enfermedades generadas por la mala alimentación llevada a cabo.

La mala alimentación conlleva una serie de consecuencias para nuestro organismo, que no solo pasan por una mera cuestión estética, ya que la obesidad trae varios problemas: aumento del colesterol, una mayor presión sanguínea, aparición de problemas cardiovasculares debido a la acumulación de grasas en arterias y venas, y la aparición de diabetes. Por otro lado ante la carencia de sustancias nutritivas fundamentales, nuestro organismo se puede ver afectado por la aparición de anemia, como también fatiga crónica, dolores musculares y calambres, entre otras afecciones.

La mala alimentación conlleva una serie de consecuencias para nuestro organismoLa mala alimentación conlleva una serie de consecuencias para nuestro organismo

Ante esta situación, no son pocos los que optan por cambiar de estilo de vida, uno que promueva hábitos más saludables, como: dietas bajas en grasas saturadas y procesados, realizar ejercicio físico, aumento de la ingesta de grasas saludables, hidratarse de forma adecuada... una serie de pautas para mejorar nuestra calidad de vida.

Comer Limpio

En los últimos meses, se ha hecho eco de un nuevo plan alimenticio al que se le ha denominado "comer limpio". Este estilo de vida se ha hecho muy popular debido a la multitud de beneficios que aportan a nuestro cuerpo.

Si pensamos en comer limpio, seguro que se nos viene a la cabeza, la idea de una dieta estricta en la que pasaremos mucha hambre y no seremos capaces se continuar más de dos semanas. ¡Error! Estamos de suerte, puesto que comer limpio, consiste en volver a llevar una alimentación que nos reconcilie con la comida de verdad, es decir dejando atrás todos esos productos manufacturados e intervenidos por el hombre. No se trata de una dieta, ni tampoco restringir las cantidades que ingerimos al día, sólo comer bien.

Algunas claves para comer limpio

¿Cómo podemos comer limpio? ¿Existen algunas claves para comenzar a comer limpio?

Sigue leyendo el artículo, y podrás enterarte de los últimos consejos para unirte a esta tendencia.

Esta vez para saber cómo podemos comer limpio, vamos a empezar por aquellos alimentos que deberíamos prescindir en nuestra alimentación, o rebajar considerablemente su consumo.

1. Reducir nuestra ingesta de alcohol: El alcohol aumenta el riesgo de sufrir obesidad, además de la cantidad de calorías vacías que puede llegar a aportar una bebida alcohólica, el consumo excesivo aumenta el apetito.

2. Comer alimentos procesados y /o refinados: Estos productos contienen grandes cantidades de estabilizadores, conservantes, emulgentes... que a la larga nos pueden traer pésimas consecuencias para nuestro organismo, tales como: diabetes, obesidad, envejecimiento prematuro, degeneración celular...

3. Tomar bebidas edulcoradas: Al igual que los productos procesados, los zumos, las bebidas carbonatadas, las espirituosas, contienen grandes cantidades de azúcares que degeneran nuestra salud.

 Las frutas son alimentos esenciales para nuestro organismo Las frutas son alimentos esenciales para nuestro organismo

Pautas que sí debemos seguir para comer limpio

Ahora vamos con las pautas que nos ayudarán a llevar una vida más saludable.

1. Comer frutas y verduras: Son alimentos esenciales para nuestro organismo, nos portan vitaminas y minerales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, nos ayudan a eliminar toxinas y mantenernos hidratados.

2. Beber mucha agua: Debemos beber al día entre 2-3 litros puesto que nuestro cuerpo necesita agua para poder llevar a cabo muchas de las funciones que desempeña

3. Solo carne de calidad: Asegurándonos su procedencia y que no haya sido alterada por el hombre, lo mejor comprarla en comercios locales o mercados.

4. Tomar grasas saludables: Como las que encontramos en el salmón, aceites vegetales (Oliva, maíz), aguacate, frutos secos (nueces, avellanas, pistachos) o el pescado azul

5. Cocinar nuestra propia comida: Hacer un planning de comidas al inicio de la semana es lo ideal para no caer luego en picar comida basura.

6. Mirar las etiquetas: Mirar sus principales ingredientes y procedencia nos puede asegurar si es un producto de calidad o no.

Con estos simples pasos, podemos desterrar esa mala alimentación y dar la bienvenida a una nueva forma de alimentarnos, que unido a la práctica de algún deporte entre cuatro y cinco veces a la semana, más un poco de meditación que nos aleje del estrés cotidiano, conseguiremos alcanzar una muy buena calidad de vida. ¡Ojo! Todo estos son consejos que cada uno debe seguir según su metabolismo, recordemos "comer limpio" no es ninguna dieta, es un estilo de vida que hay que seguir constantemente.

Artículos recomendados

Comentarios