Menú
¿Cada cuánto es sano lavarse con jabón?
HIGIENE

¿Cada cuánto es sano lavarse con jabón?

Aunque es importante cuidar la higiene y lavar nuestra piel para prevenir la entrada de gérmenes nocivos al cuerpo, usar jabón con demasiada frecuencia puede dañar el PH de nuestra piel.

Irmina Merino Vidal

En la actualidad se cree que mientras más veces nos duchamos o nos bañamos con agua y jabón, es decir mientras más lavar, mejor olemos y más protegida está nuestra piel frente a la suciedad. Sin embargo, no todos los tipos de pieles son iguales y para algunos el jabón no puede ser bueno aplicado diariamente sobre la piel.

Al igual que el cabello, quizás para muchos no sea adecuado lavar el cuerpo con jabón todos los días y, para otros, será estrictamente necesario si quieren mantener su higiene al máximo.

En Bekia te contamos cada cuánto es bueno lavarse con jabón, cuál es el mejor para cada tipo de piel, qué es el pH y qué función tiene sobre nuestro cuerpo y si es mejor el baño o la ducha.

Cada cuánto es bueno lavarse con jabón

No ha existido en la historia una sociedad tan limpia como la nuestra. Muchos son los productos que podemos aplicarnos para lavar el cuerpo antes, durante y después de la ducha no solamente para limpiar nuestra piel sino también para proporcionarnos un mejor olor.

No obstante, muchos son los científicos y médicos que aseguran que todos estos productos para lavar el cuerpo pueden llegar a generarnos una serie de problemas en nuestra piel más adelante.

Nuestra dermis, al igual que nuestro cabello o nuestros dientes, va protegida de forma natural para mantenerla más fuerte y bien cuidado. Sin embargo, un exceso de limpieza puede generarnos un desgaste del llamado manto lípido, haciendo que nuestra piel en todo el cuerpo se vuelva mucho más vulnerable a agresiones, virus, bacterias o alergias por las cuales podría estar naturalmente protegida.

El exceso de jabón puede dañar el manto lípido natural de nuestra piel, lo que nos hace más vulnerable a virus y bacteriasEl exceso de jabón puede dañar el manto lípido natural de nuestra piel, lo que nos hace más vulnerable a virus y bacterias

Por lo tanto, bañarse o ducharse muchas veces a lo largo de la semana puede llegar a desgastar este manto natural que cubre nuestra piel y hacernos mucho más débiles frente a las agresiones externas. Además si los jabones que utilizamos para limpiarnos no tienen el pH adecuado para nuestra piel o no son de buena calidad pueden acelerar este proceso, incluso si no nos duchamos o bañamos tantas veces al día como los demás.

Eso no implica que aplicarnos agua sobre el cuerpo para limpiarnos sea malo, sino que ciertos jabones no serán adecuados para todo el mundo. Si tienes un problema de sudoración deberás acudir a tu dermatólogo quien te recomendará los mejores jabones y tratamientos para la zona específica de tu cuerpo que suda en exceso o que desprende un fuerte olor.

Cabe decir que también depende de la edad que sudemos más o que el olor sea más fuerte. Por higiene los adolescentes tienen tendencia a ducharse más a menudo, puesto que su olor corporal es más fuerte. A medida que vamos haciéndonos mayores sudamos cada vez menos y nuestro olor deja de ser tan intenso, por lo que las personas de la tercera edad no tienen la necesidad constante de ducharse a diario como en el caso de los más jóvenes.

Cuál es el mejor jabón para mí

Cada persona tiene un tipo de pH distinto, este regula la cantidad de acidez de la piel y debemos tenerlo en cuenta a la hora de adquirir un tipo de jabón u otro. Si tenemos la piel seca o sensible no deberemos utilizar ciertos jabones simplemente porque están de moda o los anuncian por televisión. De lo contrario puede que nuestra piel se reseque todavía más, nos aparezcan hongos o se vuelva mucho más sensible al roce o a las alergias de lo que realmente es.

Así pues, si después de la ducha sentimos picores sobre la piel o molestias lo mejor es que lo consultemos con nuestro médico de cabecera o dermatólogo lo antes posible. Puede ser que el jabón que te estés aplicando no sea el correcto para el pH o las necesidades concretas de tu piel y le estés haciendo todavía más daño.

Aunque no tengas ningún problema de este tipo en la piel, pero te guste ducharte o bañarte al menos una vez al día, lo mejor será que adquieras un jabón dermoprotector. Recuerda que lavarse muchas veces durante la semana puede dañar el manto natural protector de nuestra piel y a la larga hacer que esta se vuelva hipersensible y más expuesta a bacterias, virus e infecciones externas.

Los mejores jabones para nuestra piel serán aquellos que contengan ingredientes naturales y se abstengan de tener colonias y perfumes. Quizás te parezca que al no tener un olor fuerte te limpiará menos, pero eso no es así. La acción del jabón es quitar ciertos olores corporales, pero no añadir nuevos, puesto que si vuelves a sudar sobre colonia o perfume el sudor se mezclará con estos olores y su hedor será todavía más fuerte y menos agradable.

Qué es mejor bañarse o ducharse

Cuando los niños son pequeños tenemos la costumbre de bañarlos porque no son capaces de mantenerse de pie y así es más cómodo para nosotros lavarlos. Sin embargo, a medida que van haciéndose mayores deberíamos ayudarles a coger la costumbre de ducharse en lugar de bañarse. No solamente será mejor económicamente para ti, ya que gastarás menos agua, y para el medio ambiente, sino que también lo será para el pH de su piel.

La mejor ducha es una de 10 minutos con agua fría y jabón dermoprotectorLa mejor ducha es una de 10 minutos con agua fría y jabón dermoprotector

Al igual que no es bueno pasarse muchos minutos bajo la ducha, tampoco lo es tomarse varias duchas al día con jabón. En el caso de que hayas realizado mucho deporte o te hayas ensuciado, es normal que te duches de nuevo, pero evita utilizar jabones demasiadas veces si quieres conservar el manto protector natural de tu piel.

Finalmente, recuerda que el agua de la ducha no debe ser ni demasiado fría ni demasiado caliente, porque así también contribuimos a que la piel se vuelva más fácil o indefensa frente a alteraciones externas.

Una ducha de una media de 10 minutos al día con el jabón adecuado será ideal para mantenerte limpio y con la piel cuidada. Además si te duchas justo antes de acostarte te sentirás mucho más sereno y relajante, puesto que el agua sobre el cuerpo tiene un cierto efecto relajante y renovador.

Artículos recomendados

Comentarios