Menú
5 características principales del trastorno antisocial de la personalidad
TRASTORNOS

5 características principales del trastorno antisocial de la personalidad

El trastorno antisocial de la personalidad es muy característico, descubre 5 rasgos que lo definen claramente-

Sara Vidal Pérez

El Trastorno antisocial de la personalidad es una patología que se caracteriza por la incapacidad para adaptarse a las normas sociales, llevando a cabo conductas delictivas en las que se pueden ver afectadas otras personas.

La persona que sufre este trastorno carece de empatía y, a menudo, manipula y abusa de los derechos de otras personas, sin mostrar ningún tipo de remordimiento ni arrepentimiento.

Este trastorno no puede ser diagnosticado hasta los 18 años porque es cuando empiezan a acentuarse todos los síntomas. Sin embargo, en la etapa adolescente pueden aparecer signos similares que predicen la aparición de este trastorno en edades adultas.

Según las investigaciones realizadas, la tasa de prevalencia de este trastorno es bastante baja. Además, es mucho más frecuente en hombres que en mujeres por lo que la aparición de este trastorno varía según el género.

¿Cuáles son las causas del Trastorno Antisocial de la Personalidad?

Se desconocen las causas aunque existen muchas teorías que tratan de explicarlas. Hay algunos factores que pueden provocar el desarrollo de este trastorno. Por ejemplo:

Según las investigaciones realizadas, la tasa de prevalencia de este trastorno es bastante bajaSegún las investigaciones realizadas, la tasa de prevalencia de este trastorno es bastante baja

- Sufrir traumas infantiles: maltrato infantil, abuso sexual, etc.

- Tener de referencia modelos parentales inadecuados: agresividad en la educación, maltrato en la pareja, tener padre o madre alcohólicos, etc.

Sin embargo, la investigación sigue tratando de dar con una evidencia científica que confirmen las causas de este trastorno.

¿Cuáles son las características principales del Trastorno Antisocial de la Personalidad?

Las características que se presentan a continuación, deben prolongarse en el tiempo y aparecerán durante la adolescencia o al principio de la edad adulta.

1. Conducta general de desprecio y no respeto hacia los derechos de los demás:

- Incapacidad para adaptarse a las normas sociales establecidas por la ley, por lo que es habitual que comentan delitos.

- Comportamiento caracterizado por su facilidad para mentir en numerosas ocasiones con el fin de engañar o estafar a otras personas, no sólo para conseguir cosas sino también por el hecho de sentir placer.

- Comportamiento impulsivo e imprudente que impide establecer metas a largo plazo.

- Baja tolerancia a la frustración, lo que les convierte en personas muy violentas y agresivas.

- Falta de preocupación por mantener su seguridad o la de las personas que le rodean (familiares, pareja, amigos, etc.).

- Poca responsabilidad con respecto a su vida laboral, lo que conlleva a los despidos frecuentes y a la incapacidad por mantener un puesto de trabajo.

- Imprudencia a la hora de gestionar el dinero, siendo común el endeudamiento.

- No existe conciencia, es decir, no sienten remordimiento ni arrepentimiento por el daño que causan a otros.

2. Muestran signos de un comportamiento antisocial antes de los 15 años, quebrando las normas sociales y cometiendo delitos menores.

3. Muestran agresividad hacia las personas o animales:

- Un rasgo común de las personas con Trastorno Antisocial de la Personalidad es el hecho de haber causado, durante la infancia o adolescencia, daño físico a animales, mostrando altos niveles de crueldad que, en muchas ocasiones, han provocado la muerte de los animales. Lo más característico es que estos animales suelen ser sus mascotas domésticas.

- Es habitual que amenacen o intimiden a otras personas, incluso utilizando armas.

- Suele iniciar peleas físicas sin motivo aparente.

- Pueden forzar o haber forzado a alguien a realizar una actividad de carácter sexual, utilizando amenazas.

- También, suelen cometer robos en los que no temen por enfrentarse a las víctimas.

4. Incumplimiento grave de las normas:

- Durante la infancia o adolescencia se ha ido de casa durante la noche sin previo aviso.

- Además, es habitual que pasen la noche fuera de casa, incluso aunque lo tengan prohibido.

- Muestran comportamientos de rebeldía, violando las normas impuestas en casa o en instituciones sociales.

5. No admiten la culpa y no sienten vergüenza:

- A menudo comenten imprudencias que producen daños a otras personas o a sí mismos. En este caso, se muestran incapaces de sentir culpabilidad y no aceptan la responsabilidad de sus actos. Sin embargo, ante los demás demuestran signos de arrepentimiento pero siempre con el fin de obtener un beneficio.

En resumen, las características más significativas de este trastorno son:

- Falta de conciencia: no sienten culpabilidad ni remordimientos cuando dañan a otras personas.

- Comportamiento defensivo: sufren frustración al percibir muchas situaciones sociales como humillantes.

- Conducta impulsiva: la falta de autocontrol les lleva a cometer conductas que pueden peligrar su vida.

- Manipuladores/as: tienen una gran capacidad para engañar a otras personas para lograr cosas, mostrándose encantadores cuando es necesario.

- Falta de cooperación: tienden a mostrar conductas dominantes, evitando siempre la sumisión, con el fin de no sentirse débiles en ningún momento.

- Desconfianza: no depositan su confianza en nadie porque no quieren que una persona pueda aprovecharse o hacerles daño.

- Imponen el respeto: muestran agresividad, inculcando miedo en los demás para que nadie pueda faltarles el respeto.

- Buscan refuerzo inmediato: solo buscan aquellos objetivos que les ofrecen una satisfacción inmediata.

- Consumo de drogas: relacionado con lo anterior, buscan activamente refuerzos inmediatos sin pensar en las consecuencias posteriores.

En el caso del Trastorno Antisocial de la Personalidad, es habitual que sea la justicia la que dicte un tratamientoEn el caso del Trastorno Antisocial de la Personalidad, es habitual que sea la justicia la que dicte un tratamiento

¿Existe tratamiento para el Trastorno Antisocial de la Personalidad?

En general, las personas que sufren algún tipo de Trastorno de la Personalidad tienen serias dificultades para aceptar que tienen un problema, lo que conlleva a evitar la búsqueda de tratamiento o ayuda.

Es por esto que hasta que sus familiares, amigos o, incluso, la justicia (en el caso del Trastorno Antisocial de la Personalidad) no detectan los síntomas, no se recurre a un profesional capacitado para solventar las dificultades.

En el caso del Trastorno Antisocial de la Personalidad, es habitual que sea la justicia la que dicte un tratamiento.

Además, este trastorno puede cursar con la adicción a las drogas por lo que el tratamiento debe tratar ambos problemas.

El tratamiento más usado es el que combina la terapia psicológica con la administración de fármacos.

En este trastorno se utilizan antipsicóticos que mejoran los comportamientos agresivos. Sin embargo, esto debe de ir acompañado de una terapia psicológica que ayude a trabajar los pensamientos irracionales y a inculcar una actitud más positiva a la hora de relacionarse con los demás.

Además de estos tratamientos, también es frecuente la asistencia a terapias grupales en las que se trabaja la forma de relacionarse con los demás, mejorando las habilidades sociales libres de dominancia, agresividad y falta de respeto.

Artículos recomendados

Comentarios