Menú
Citología cervical
GINECOLOGÍA

Citología cervical

La prueba de citología cervical o test de Papanicolau es un procedimiento clásico en la ginecología, descubre en qué consiste.

María del Valle Mejías Morón

La salud vaginal es mucho más importante de lo que nos podemos llegar a imaginar ya que muchas de las enfermedades que tienen que ver con el órgano reproductor femenino no son sintomáticas y no se pueden detectar a primera vista, sino que son necesarias otras pruebas más específicas. Una de ellas es la citología cervical.

La citología cervical, también llamada Test de Papanicolau por el nombre del doctor pionero en este tipo de pruebas, consiste en la exploración del interior de la vagina y cuello uterino a través de la extracción de una muestra, después estudiada. Esta prueba médica se lleva a cabo sobre todo para la detección de patologías y enfermedades graves como el cáncer de cuello de útero. Este tipo de cáncer suele tener su precedente en el conocido como Virus del Papiloma Humano, que provoca cambios en la morfología de las células de la vagina y del útero, llegando a transformarlas en células precancerosas. Por ello, pruebas como la citología cervical son muy importantes para diagnosticar este tipo de virus lo antes posible y así comenzar con el tratamiento para que no llegue a convertirse en un cáncer.

Es recomendable ir a hacerse una citología cervical de manera regularEs recomendable ir a hacerse una citología cervical de manera regular

Es una prueba que se deben realizar todas las mujeres de forma periódica un poco después de haber tenido las primeras relaciones sexuales y llegar a la edad sexual adulta, es decir, a partir de los 18 años hasta los 21 son las edades normales de comienzo de realizarse este tipo de pruebas. Se suele realizar una vez cada tres años si no se han encontrado resultados positivos con respecto a algún tipo de enfermedad. En mujeres a partir de los 65 años, la realización de la citología cervical será de forma más repetida, ya que son el sector más propenso a poder desarrollar cáncer de útero.

¿Cómo se lleva a cabo la citología cervical?

La prueba de la citología cervical es enviada por tu médico de cabecera o tu ginecólogo si ven que puede haber algún tipo de problema que tenga que ver con tu vagina o cérvix, o también porque toca realizarla según el examen periódico. Es una prueba ambulatoria para la que no se necesita ningún tipo de ingreso y a la que no debes asistir en ayunas. Lo que sí es ideal es que no te encuentres en tu periodo de menstruación cuando vaya a realizarse la prueba, ya que los resultados pueden verse alterados debido al ciclo menstrual.

La citología cervical no es dolorosa ni suele traer efectos asociadosLa citología cervical no es dolorosa ni suele traer efectos asociados

Cuando llegas a la sala clínica te deberás quitar la ropa de cintura para abajo y colocarte en una camilla ginecológica, con las piernas separadas y en alto para que pueda llevarse a cabo una buena exploración de la vagina. El ginecólogo introduce un instrumento que permita abrir la cavidad vaginal y poder observar el cuello del útero al completo, para descartar anomalías en su aspecto. Una vez realizada la exploración se introduce una espátula que realiza un raspado en el cuello del útero para recoger una muestra de las células que lo componen. Esta muestra se coloca en un pequeño cristal que será el que se mande a labotario para que sea observado a través de un microscopio y se pueda contemplar si existen algún tipo de cambio en su morfología natural.

La prueba no es dolorosa aunque sí que puede llegar a producir una pequeña molestia e incluso algo de sangrado, pero se considera dentro de los valores normales de la prueba, que no tienen ninguna complicación.

En unos días, el especialista recibirá los resultados de la prueba para descartar que exista algún riesgo de enfermedad, y en caso de que lo haya, comenzar con el tratamiento lo antes posible. Como hemos comentado anteriormente, los problemas vaginales y del cuello del útero no siempre pueden provocar síntomas, por lo que este tipo de pruebas como la citología cervical son verdaderamente importantes realizarlas de manera periódica para tener una buena salud vaginal.

Artículos recomendados

Comentarios