Menú
Claves para evitar subir de peso
NO ENGORDAR

Claves para evitar subir de peso

Si quieres evitar subir de peso no te pierdas estas claves para mantenerte en un peso saludable.

Noelia Rodríguez Alvarez

Alcanzar el peso ideal es algo que para algunas personas resulta muy complicado. Si es tu caso sabrás que es así, y que o el reto no está sólo en llegar hasta ese deseado número de la báscula, sino que luego hay que mantenerse y evitar que vuelva a subir. Eso es aún mucho peor, porque no engordar requiere una labor constante.

Para perder peso son muchas las personas que acuden a una dieta cuidada, a practicar deporte, a evitar una vida sedentaria...De la unión de todos ellos depende que cumplas tu reto de adelgazar, ya lo hemos comentado en multitud de ocasiones, pero también que si no se continúa ese trabajo no habrá servido de nada.

Es habitual que después de semanas o meses a dieta nos una se quiera dar alguno de esos caprichosEs habitual que después de semanas o meses a dieta nos una se quiera dar alguno de esos caprichos

El temido efecto rebote

¿Conoces el efecto rebote? ¿Lo has sufrido? Es cuando una persona se pone a dieta y, al finalizarla y verse estupenda en su cuerpo luego vuelve a ganar el peso perdido y algún kilo más, como extra. Esto sucede mucho con las denominadas dietas milagro, pero también cuando nos relajamos.

Es habitual que después de semanas o meses a dieta nos una se quiera dar alguno de esos caprichos a los que se ha resistido mientras estaba a régimen. El problema es si no ocurre una sola vez, ni dos y se convierte en más bien la norma que la excepción. De ese modo puedes engordar mucho más rápido de lo que adelgazaste. Y encima tendrás minada la autoestima por no haber conseguido mantenerte y no subir de peso.

¿Qué puedes hacer para no fracasar en ese empeño de adelgazar y mantenerte en ese peso que tanto esfuerzo te ha costado conseguir? Pues se trata de concienciarse y de ser consciente de lo mucho que los hábitos de vida influyen en tu aspecto físico, más aún en tu salud en general.

Comer equilibrado

No es necesario seguir la dieta u otra para mantener el peso, pero sí has de vigilar qué comes para evitar engordar. No puedes consumir esos alimentos que antes te restringías, aunque sí puedes darte un capricho de vez en cuando, lo que se conoce como cheat meal. Del mismo modo no debes obesionarte por todo lo que comes y tratar de comer equilibrado.

¿Que un día te das un festín porque había una comida familiar o una reunión de amigos? No pasa nada, pero evita que esto se convierta en habitual. Y si un día te excedes en la comida no hagas lo mismo en la cena, opta por platos bajos en calorías para minimizar el efecto de lo anterior.

Además, cuando se hace dieta el principal objetivo suele ser perder peso, pero de fondo está otro: aprender a comer y saber qué es lo que se está comiendo, qué te engorda más, que puedes consumir de forma habitual... Ese aprendizaje lo podrás poner en práctica después y te será muy útil a lo largo de tu vida.

Esto se aplica tanto a la comida como a los hábitos de vida saludables. Si mientras has estado a dieta has hecho ejercicio de manera constante y al alcanzar el peso deseado lo dejas es normal que cojas algún kilo, puesto que te has vuelto más sedentaria y tu cuerpo no quema la grasa. No abandones ese hábito, porque además resulta de lo más beneficioso para tu salud.

Cuesta mucho perder peso y, puede ser muy duro mantener lo que has alcanzadoCuesta mucho perder peso y, puede ser muy duro mantener lo que has alcanzado

No te obsesiones

Cuesta mucho perder peso y, como ya hemos visto, puede ser muy duro mantener lo que has alcanzado. Pero no por ello has de obsesionarte con el tema. Si has conseguido adelgazar podrás mantenerte, sólo has de ser constante. Así que no has de preocuparte constantemente por si comes de más o si vas a engordar por comerte un helado.

Es importante pesarse para saber si hay cambios, aunque es algo que se suele notar rápidamente en la ropa. Pero nada de hacerlo todos los días o después de una copiosa comida o que sea lo primero que hagas al volver de vacaciones. Tampoco hacerlo cada cuatro meses porque puede que para entonces hayas sumado varios kilos.

Lo ideal es hacerlo una vez a la semana, incluso cada dos. Y lo más recomendable es hacerlo siempre en la misma báscula y a la misma hora y condiciones. Esto es así porque no se pesa lo mismo recién levantada y en ayunas que a última hora de la tarde. Y según qué ropa uses puedes alterar el peso en hasta dos kilos.

Artículos recomendados

Comentarios