Menú
5 claves para no recuperar el peso perdido
PERDER PESO

5 claves para no recuperar el peso perdido

Si te cuesta perder peso y te da rabia recuperarlo fácilmente, descubre qué tienes que hacer para NO recuperarlo.

Inmaculada Jiménez Peral

Cuando nos proponemos perder peso todo nos parece un mundo, las primeras semanas de dietas se nos hacen insoportables y parece que nunca vamos a conseguir alcanzar nuestro objetivo. Conforme vamos avanzando las semanas de dieta, vamos viendo como poco a poco nuestro peso cada vez es más reducido, nos vemos más ágiles, con mejor aspecto y esto nos ayuda a seguir hacia delante con la dieta y a vernos cada vez más motivados. Una vez hemos alcanzado el objetivo que nos propusimos en el inicio de nuestra pérdida de peso, por norma general, comenzamos a relajarnos de nuevo y es aquí cuando viene el problema: volvemos a coger todos los kilos que hemos perdido con tanto esfuerzo y sacrificio.

Mantenerse después de realizar una dieta de pérdida de peso puede ser uno de los aspectos más complicados a los que nos enfrentamos, ya que mientras estamos en el proceso estamos controlados por un especialista que nos marca unas pautas a seguir, pero cuando llega el momento de caminar solos es cuando empiezan las dudas y, en la mayoría de los casos, el desastre.

onseguir no recuperar los kilos perdidos durante la dieta es bastante sencilloonseguir no recuperar los kilos perdidos durante la dieta es bastante sencillo

5 claves para no recuperar el peso perdido

Conseguir no recuperar los kilos perdidos durante la dieta es bastante sencillo si sabemos cómo hacerlo, por ello desde Bekia vamos a darte todas las claves para que tu dieta no se vaya al garete en tan solo unas semanas.

1. No pases hambre

Esperar a estar muertos de hambre o con sensación de desfallecimiento solo puede traernos problemas, ya que cuando nos sentimos así lo que solemos hacer es ir a la nevera o a la despensa y comer lo primer que pillamos, lo cual casi siempre se trata de comida basura y con alto contenido en grasas. Para ello, lo mejor es hacer 5 comidas al día, en pequeñas ingestas que consigan que nuestro organismo esté en un continuo proceso digestivo, lo cual nos va a ayudar a activar nuestro metabolismo y por lo tanto vamos a aumentar la quema de calorías.

2. Bebe mucha agua

En muchas ocasiones confundimos hambre con sed. Para evitar esta confusión lo mejor es cuando tengamos esa sensación de hambre es beber un vaso de agua. Si una vez lo hemos bebido desaparece la sensación de hambre es que estábamos confundidos. En el caso contrario, podemos realizar algún tentempié como una fruta o un yogur.

3. Apunta todo lo que comes

Muchos de nosotros solo contamos y tenemos consciencia de lo que comemos en las comidas principales y el resto de lo que comemos durante el día no lo tenemos en cuenta, pero esto es lo que más daño puede hacernos cuando de poner peso se trata. Ese puñadito de frutos secos que nos comemos entre horas, ese refresco azucarado a media mañana, todo hay que tenerlo en cuenta y apuntado en una libreta para llevar un control de todas las kcal que ingerimos a lo largo del día.

Uno de los grandes problemas del sobrepeso en la actualidad es que llevamos una vida demasiado sedentariaUno de los grandes problemas del sobrepeso en la actualidad es que llevamos una vida demasiado sedentaria

4. Comida equilibrada

Tenemos que tener en cuenta que nuestro organismo necesita todo tipo de nutrientes para funcionar de manera efectiva durante el día. Con esto nos referimos a que si prescindimos de los temidos hidratos de carbono o grasas buenas, estamos perjudicando a nuestro cuerpo, ya que este lo va a necesitar para su funcionamiento. Cada vez que realicemos un comida tenemos que tener en cuenta que tiene que estar compuesta por proteínas, hidratos de carbono y grasas buenas, ya que si alguna de estas falta nuestro cuerpo se va a ver descompensado.

5. Muévete

Uno de los grandes problemas del sobrepeso en la actualidad es que llevamos una vida demasiado sedentaria, por lo que al no movernos, la grasa de nuestro cuerpo se acumula en zonas poco deseada. Cuando nos referimos que nos tenemos que mover, no significa que tengamos que ir al gimnasio todos los días y machacarnos, ya que esto tampoco es bueno para la salud. Aprovecha pequeños gestos para cambiar tu vida, como por ejemplo ir andando al trabajo, subir las escaleras en vez de coger el ascensor.

Artículos recomendados

Comentarios