Menú
TABAQUISMO PASIVO

¿Cómo afecta el humo del tabaco al fumador pasivo?

De cada 8 personas que mueren a causa del tabaco, uno es fumador pasivo.

Héctor Félix Lasheras Diez

El tabaquismo pasivo es la inhalación involuntaria del humo de tabaco existente en espacios cerrados, procedente este de las exhalaciones de los fumadores y de la combustión del propio cigarro.

Hace ya años que se aprobaron leyes antitabaco en lugares públicos tales como bares, hospitales, colegios y transportes públicos, llegando en casos incluso a afectar a las inmediaciones de los edificios. Esto no significa que se haya acabado con el tabaco, ni mucho menos, España sigue siendo uno de los países europeos donde más y desde más joven se fuma. Aunque como decimos, se prohibiera en multitud de lugares el fumador pasivo sigue teniendo que aguantar el humo del tabaco en espacios públicos o por las calles.

El "humo de segunda mano" sigue suponiendo un riesgo para la salud de quienes lo respiran e incluso más pues estudios evidencia que es incluso más nocivo que el inhalado por los propios fumadores, debido al mayor contenido en de algunas sustancias oxidantes y cancerígenas, tales como los benzopirenos, derivados de la combustión del cigarrillo.

España es uno de los países europeos donde más se fumaEspaña es uno de los países europeos donde más se fuma

El fumador pasivo no es discriminado, tanto afecta a niños, como a mayores, en espacios públicos y en espacios privados. Se calcula que cerca del 40 por ciento de los niños están regularmente expuestos al humo ajeno en el ámbito familiar. Pero lo más alarmante es que el 31 por ciento de las muertes asociadas al fumador pasivo derivadas del humo del tabaco toxico corresponden a niños menores de edad. Pero, como decimos, no solo son los niños, son también las personas adultas, especialmente algunos profesionales como pueden ser los camareros que se ven expuestos de forma continua y sin posibilidad de evitarlo al humo de del tabaco de los clientes.

Un dato interesante derivado de los numerosos estudios es que el riesgo asociado al fumador pasivo depende, en gran medida, de los tiempos de exposición y no tanto de los factores físicos de la persona y su susceptibilidad individual, afectando especialmente a como decimos profesionales, niños, y mujeres embarazadas.

Tabaco y enfermedad

Algunas de las principales enfermedades relacionadas con la exposición involuntaria al humo del tabaco incluyen: cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias crónicas, infecciones respiratorias, enfermedades cardiovasculares, problemas en el desarrollo fetal de mujeres embrazadas, enfermedades cancerígenas como los tumores de mama, vejiga, y laringe. Además el tabaco no solo genera enfermedades potencialmente mortales sino también otras de carácter inmediato como la irritación ocular y nasal, tos, estornudos, molestias en el tracto respiratorio, expectoración, ahogo e infecciones respiratorias.

En cifras aportadas por la OMS en el último informe titulado "Epidemia Mundial de Tabaquismo de 2009", una de cada 8 muertes relacionadas con el tabaco se asocia a ser fumador pasivo. Eso significa que anualmente mueren 600.000 personas que, sin ser fumadores, han sido indirectamente infectados, de los cuales recordamos el 31 por ciento son niños.

Así pues el humo del tabaco y con el todos los agentes tóxicos que contiene supone ya no solo un problema de salud y de calidad de vida, sino también un problema moral y de conciencia cívica, en la que la decisión personal, respetable, de fumar, afecta a terceros que ejercen su libre derecho a no ser fumadores, convirtiéndose sin opción alguna en un fumador pasivo que pasará a engrosar las listas de muerte por tabaquismo en nuestro país. Este problema como decimos tiene un agravante aun mayor y son los niños en el entorno del hogar. Sin posibilidad alguna se ven sometidos a los agentes tóxicos del ambiente. Por ello es muy importante, seguir una serie de medidas recomendables para paliar los efectos del tabaquismo, aunque la única que es cien por cien efectiva es dejar de fumar y de hacerlo evitar fumar en presencia de menores en espacios cerrados como en casa o en el coche.

Concretamente para cada una de ellas se da los siguientes porcentajes de riesgo:

- Cáncer de pulmón. Se incrementa un 20 por ciento en mujeres y un 30 por ciento en el caso de los hombres ante la presencia de un agente tóxico.

- Enfermedades cardiovasculares. Los fumadores pasivos ven incrementando el riesgo de infarto entre un 25 y un 35 por ciento tras verse expuestos al humo.

- Enfermedades respiratorias. Puede desarrollar EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

- En caso de embarazo. Se reduce el peso esperado del recién nacido en 200 gramos. Puede padecer síndrome de muerte súbita del lactante. Riesgo de parto prematuro y aborto espontaneo. Alteraciones placentarias y desprendimiento prematuro de placenta.

Los hijos de fumadores tienen mayor propensión al asmaLos hijos de fumadores tienen mayor propensión al asma

En el caso de los niños de padres fumadores, aumentaran las crisis asmáticas y las otitis.

Medidas para minimizar el impacto

1. La primera medida es tomar conciencia del problema, recordando que según la OMS, deberíamos de promover espacios totalmente libres de humos, recordando que no existe un nivel inocuo de exposición al humo de tabaco.

2. No debemos de conformarnos con espacios separados de fumadores y no fumadores, pues la ventilación de estos espacios solo elimina parcialmente los componentes químicos del tabaco y se necesita un tiempo considerable para renovar el re.

3. Respecto a niños de padres fumadores es importante que el pediatra que detecte esta situación explique los riesgos y las consecuencias sobre la salud del menor para motivar que abandonen dicho hábito.

4. En caso de que perpetuemos los hábitos de fumador deberemos:

- Hacerlo en la terraza o cerca de la ventana.

- Ventilar la habitación

- Sacudir semanalmente colchas y cojines para airearlos y eliminar los residuos de tabaco

- Lavar las cortinas y las fundas periódicamente

Como ya hemos apuntado, el hábito de fumar no solo es negativo para tu propia salud, sino también para la de las personas que te rodean, habitualmente tus seres queridos que por compromiso o respeto no te dirán nada, pero que están sufriendo pasivamente los agentes tóxico del tabaco. Es por eso que incluso en tu propia casa con visitas, deberías de preguntar si les importa que fumes, pues hay personas que son muy sensibles a los contaminantes del humo del tabaco y pueden padecer alguna alteración momentánea como la irritación que ya explicamos más arriba o verse agravada alguna otra dolencia.

Recuerda que si te estas planteando dejar de fumar ahora es un buen momento, consulta con tu médico las opciones posibles y apóyate en las personas que más te quieren, ganarás años y calidad de vida.

Hemos de pensar que el tabaco no sólo nos afecta a nosotrosHemos de pensar que el tabaco no sólo nos afecta a nosotros

Artículos recomendados

1 Comentario

gonza

23/01/2017 20:42

yo convivo con una madre enferma mental compulsivA es todos los dias comerme yo sanamente pasivamente todos sus malditos venenos.y me es impodsibkle vivir.

0 0

Responder