Menú
Cómo afecta la obesidad a la salud sexual
SEXO

Cómo afecta la obesidad a la salud sexual

Descubre si es cierto que la obesidad afecta a la salud sexual, aunque solo sea en algunos casos en concreto.

Noelia Rodríguez Alvarez

Cuando una persona tiene sobrepeso los conocidos como kilos de más pueden traer otra serie de complicaciones o dolencias asociadas. No siempre es así, ni mucho menos, e incluso son patologías que quienes están delgados pueden tener por unos u otros motivos. La salud sexual, en el caso de las mujeres, no tiene porque verse condicionada por si está más o menos gorda. Eso en el terreno físico, pero el psicológico es otra cosa.

La obesidad tiene unas repercusiones físicas, en que se encontrarían determinadas enfermedades que se suelen vincular con ella, pero especialmente otras psicológicas y sociales, que tienen que ver con cómo se ve una mujer y cómo cree que es vista por el resto de la sociedad. Puede limitar sus actividades en el exterior, hacer que se recluya e incluso derivar en una depresión.

Cuando una persona tiene sobrepeso los conocidos como kilos de más pueden traer otra serie de complicaciones o dolencias asociadasCuando una persona tiene sobrepeso los conocidos como kilos de más pueden traer otra serie de complicaciones o dolencias asociadas

Repercusiones psicológicas

Eso ocurre en el día a día, cuando una tiene miedo a ir a comer con los amigos por los comentarios que puedan hacerlo o por las miradas que pueda recibir de otras mesas. Lo mismo si decide ponerse una u otra prenda de ropa y lo hace pensando en si será aceptado por el resto de la sociedad. Son temores en ocasiones infundados, pero otras no tanto, puesto que existe un gran rechazo a los kilos de más, lo que se traduce en llevar la animadversión hacia aquellas personas que los tienen.

Si una puede sentirse mal por comerse un helado en la calle imagina lo que puede suponer para ella desnudarse ante otra persona y tener relaciones sexuales con ella. Miedos, inseguridades, rechazo a su propio cuerpo... son sólo algunas de las sensaciones que puede tener y afectan a su salud sexual. Eso sin contar el estrés previo al sexo, durante el mismo e incluso posterior.

La importancia de la autoestima

Y eso, como no puede ser de otra manera, influye seriamente en su vida sexual. Tanto es así que puede llegar a limitarla, que evite el sexo para no tener que hacer frente a esos miedos. A la hora de tener un encuentro con otra persona es muy importante la autoestima, si te sientes bien contigo misma vas a disfrutarlo mucho más, de eso no cabe duda. Y la obesidad hace mucha mella en esa autoestima.

Tanto que puede llegar a tirarla por los suelos, de tal modo que no quiera desnudarte ante otros por miedo a ser juzgada, por miedo a no ofrecerle lo que crees que busca, por si no puede y por miedo a no pasarlo tú bien. Eso sin contar la preocupación por si la otra persona podrá soportar su peso al ponerse encima o si no tiene la suficiente flexibilidad para practicar unas u otras posturas. Cuando el sexo se convierte en toda esta serie de preocupaciones pueden darse incluso casos de que la líbido baje, llegue a desaparecer.

De hecho la autoestima es tan importante que al perder algunos kilos la gente tiende a sentirse mejor con su cuerpo, más guapa y capaz de hacer más cosas. Si tú te ves mejor crees que los demás también lo harán. Esto, en la salud sexual, se traduce en tener más ganas y menos miedos, en sentirse más libre y menos cohibida para hacer el amor y en sentir que no se tienen miedos a la hora de ponerse manos a la obra.

Según diversos estudios los que tienen kilos de más son más proclives a producir menos testosteronaSegún diversos estudios los que tienen kilos de más son más proclives a producir menos testosterona

En el caso de los hombres

El caso de los hombres y cómo la obesidad afecta a su salud sexual hay alguna que otra diferencia. Por un lado el hecho de que, por lo general, su aspecto físico no les llega a condicionar tanto a las mujeres, pero sí tiene repercusiones de otro tipo.

Según diversos estudios los que tienen kilos de más son más proclives a producir menos testosterona. Esto se asocia con la líbido y con la calidad de la erección, llegando a darse casos de disfunción eréctil. Aquí, nuevamente, entra el juego el factor psicológico. Si han tenido uno o dos gatillazos pueden sentirse inseguros ante el sexo, llegando a evitarlo.

Que la obesidad afecte a tu forma de enfrentarte al sexo y a la intimidad con otras personas depende, en gran medida, de la percepción física que tengas de tu cuerpo y los miedos que eso te genere. Si los superas puedes tener una vida sexual plena, sin limitaciones de ningún tipo y disfrutándola.

Artículos recomendados

Comentarios