Menú
Cómo ayudar a alguien que tiene bulimia
BULIMIA

Cómo ayudar a alguien que tiene bulimia

La bulimia es un trastorno alimenticio cuyos síntomas puede que ni se noten, pero están ahí. Si conoces a alguien que está padeciendo este trastorno no dudes en ayudarle.

Noelia Rodríguez Alvarez

La bulimia es un trastorno alimenticio cuyos síntomas pueden pasar desapercibidos. Te comentamos cómo ayudar a un ser cercano que puede estar sufriendo esta enfermedad. Cuando hablamos de trastornos alimenticios casi todo el mundo piensa en la anorexia, en gente que deja de comer para adelgazar. Pocos se dan cuenta que quien come en exceso puede también estar sufriendo una enfermedad similar. Es el caso de quienes padecen bulimia, cuyos síntomas son menos notorios, lo que en ocasiones dificulta cuando alguien quiere ayudar.

Los trastornos alimenticios incluyen una amplia variedad de desórdenes y enfermedades, que si no se conocen no son fáciles de tratar ni tampoco se sabe cómo ayudar a quienes los padecen. Por eso desde Bekia vamos a ver las particularidades de la bulimia, cuáles son sus síntomas y cómo se puede ayudar a alguien que está pasando por esto.

Qué es la bulimia

Lo primero es tener claro en qué consiste la bulimia. Al igual que el resto de trastornos alimenticios no se trata de una enfermedad nutricional, sino que además tiene un fuerte componente psicológico. La bulimia nerviosa supone que quien la padece sufre ataques de ingesta de comida, seguidos de fuertes arrepentimientos en que trata de deshacer lo hecho.

Para ello, básicamente, busca perder las calorías consumidas de una forma extrema y rápida. Lo más conocido son los vómitos provocados, pero también la obsesión por los alimentos sanos, el consumo de determinadas sustancias como diuréticos, laxantes o antidepresivos con los que creen pueden liberarse de lo consumido.

La bulimia es un trastorno alimenticio que afecta a muchas personasLa bulimia es un trastorno alimenticio que afecta a muchas personas

Esto provoca daños en el cuerpo, derivados de una mala nutrición o consecuencia del provocarse el vómito de manera habitual. Pero también hay un daño psicológico que va a más, pues la ansiedad crece e incluso puede derivar en depresión.

Cómo detectarla

Para ayudar a alguien que sufre bulimia o cualquier otro tipo de trastornos alimenticios lo más importante es confirmar qué enfermedad padece para tratarla convenientemente. Un médico es el único con capacidad y conocimiento para hacer el diagnóstico, pero si crees que alguien de tu entorno puede sufrir bulimia has de estar atento a los síntomas.

Los más comunes pasan por un estado de ánimo bajo, alcanzando en ocasiones la depresión, una autoestima por los suelos y continua sensación de cansancio. Esto viene derivado de la falta de nutrientes así como del "machaque" mental al que se somete quien sufre bulimia.

Quienes padecen trastornos alimenticios tienden a esconderlos de su entorno, bien por vergüenza o miedo a regaños o conversaciones incómodas. De ahí que agudicen su ingenio de tal manera que nunca les veas darse un atracón o ir al baño a vomitar. Sin embargo sí puedes ver los restos de estas actuaciones.

También se hace evidente la pérdida de peso y otros síntomas vinculados con los vómitos. Es el caso de desnutrición (cansancio, deshidratación, somnolencia...) o un empeoramiento de su salud bucal derivada de los vómitos provocados. Los ácidos del estómago estropean el esmalte de los dientes y los vuelven más débiles pudiendo llegar a darse malformaciones y otro tipo de problemas dentales.

Además de todo lo dicho si se empieza a sospechar que alguien sufre bulimia lo mejor es vigilar sus hábitos alimenticios. Y ante la duda consultar con un médico especialista.

Has de tener en cuenta que cuando hablamos de personas que padecen bulimia solemos pensar sobre todo en chicas adolescentes. Es cierto que son el groso de pacientes bulímicos, pero no son los únicos. Los chicos, los hombres y personas adultas también pueden sufrirla.

La bulimia puede causar graves daños en el organismoLa bulimia puede causar graves daños en el organismo

Busca la ayuda necesaria

Una vez confirmado que una persona del entorno sufre bulimia lo mejor es poner el caso en mano de los médicos, pero hay que tener en cuenta que se trata de una enfermedad que requiere tiempo y esfuerzo para recuperarse.

Y la mejor forma de conseguirlo es con el apoyo de sus seres más cercanos. Para empezar el paciente es el primero que ha de concienciarse de que sufre una enfermedad y tiene que poner de su parte para tratarla, pero es muy difícil abordarla en solitario.

Necesita del apoyo de personal médico, pero también de su entorno, aunque no siempre sea fácil saber cómo gestionarlo. Los grupos de apoyo son una herramienta muy útil, puesto que permiten conocer experiencias de otras personas que han pasado por lo mismo y de las que se puede aprender y tomar ánimo.

La bulimia es una enfermedad que no sólo afecta a quien la sufre, sino también a su entorno que puede sentirse culpable o verse sobrepasado por todo lo que implica. Los familiares de un bulímico también pueden precisar ayuda psicológica para superar la enfermedad.

Apoyo y vigilancia

Si un familiar o un amigo tuyo sufre bulimia y quieres ayudar lo primero que has de hacer es adaptar una actitud de apoyo y dejar atrás el pasado. De nada valen los reproches, las discusiones o instarle a comer como lo harías tú.

La bulimia es una enfermedad cuya cura requiere un proceso en el tiempo y en que, has de saber, son habituales las recaídas. Por eso has de apoyarle, pero también estar vigilante ante una posible vuelta a las costumbres.

Para quien padece la bulimia es muy difícil cambiar su actitud y si recae va a tratar de esconderlo de todas las maneras posibles. No se le puede culpar tampoco por hacerlo, hay que ser comprensivo y recordar que se trata de una enfermedad.

Artículos recomendados

Comentarios