Menú
Cómo cambia el cuerpo de la mujer de los 30 a los 60 años
CUERPO FEMENINO

Cómo cambia el cuerpo de la mujer de los 30 a los 60 años

El cuerpo de la mujer no se mantiene siempre igual, va cambiando a medida que se van cumpliendo años. Descubre cómo evoluciona de los 30 a los 60 años.

Irmina Merino Vidal

Vivimos en una sociedad que se preocupa constantemente por el físico. Por eso, es normal que las mujeres quieran conocer todos los procesos por los cuales pasará su cuerpo a lo largo de su vida, cada vez desde más temprana edad. Si bien hasta los veinte año tenemos una leve conciencia de los cambios que estamos sufriendo, será a partir de los treinta cuando comencemos a darnos cuenta de que hemos dejado definitivamente de crecer y de ser niñas, para pasar a sentir los primeros pasos de los cambios más notables de nuestro cuerpo.

Vivimos en una sociedad que se preocupa constantemente por el físicoVivimos en una sociedad que se preocupa constantemente por el físico

Llegar a este momento de nuestra vida como mujeres es un momento único e irrepetible, por lo que aprender a vivir con estos cambios físicos será clave para comprender que somos afortunadas de poder disfrutar de todos y cada uno de estos momentos. Además, no solamente cambiaremos físicamente, sino que también maduraremos y nuestras heridas nos ayudarán a ser más sabias y más fuertes, para conocernos mejor y saber cuánto merecemos.

Descubre cómo cambia el cuerpo de la mujer entre los 30 y los 60 años.

A partir de los 30 años

Hasta los veinte años de edad la mujer ha estado creciendo, por lo que su cuerpo se ha ido formando y ganando las formas más redondeadas que caracterizan el cuerpo femenino. Hasta ese momento la piel se ha mantenido más tersa, el cabello más fuerte y abundante y la libido más alta.

Sin embargo, cuando entran en la treintena, la mayoría de las mujeres comienzan a notar que su piel ya no es tan tersa como lo era anteriormente. Eso es porque se produce una reducción del colágeno, lo que hace que nuestra cara se vuelva más fina, perdiendo así los característicos mofletes que tienen las mujeres cuando tienen son más niñas.

Si bien la piel del rostro y del cuerpo comienzan a ser menos tersas y a crear las primeras arrugas, también notan las mujeres de esta edad que su cuerpo no quema tan rápidamente toda aquella comida injerida, por lo que perder peso les comenzará a ser más complicado a partir de esta edad. Así pues, también podrán aparecerle las primeras canas, si no le había aparecido ninguna todavía.

A partir de los 40 años

La mayoría de las mujeres sienten que a partir de la cuarentena la piel del cuerpo y el rostro comienza a ser todavía menos tersa en relación a como lo era en la veintena o la treintena y que los pechos comienzan a caérsele. Además la cantidad de cabellos blancos puede aumentar y el grosor del pelo será menor, por lo que le dará la sensación de tener menos cantidad que antaño.

Las probabilidades de poder ser madre son mucho menores a partir de los cuarenta años, por lo que tener hijos entonces será más complicado y necesitará acudir a una clínica especializada para poder quedarse embarazada, embarazo que será bastante más arriesgado que el que pudiese padecer una mujer de treinta o veinte años, siempre con excepciones.

La libido, llegados los cuarenta años de vida, puede empezar a disminuir. Por lo que las mujeres no se sentirán tan activas sexualmente como a los veinte años. Esto puede ir unido a que la mayoría de ellas comienza a sentir sus primeros síntomas premenopáusicos durante este período y el ciclo deje de ser tan regular como lo era anteriormente.

Ganar peso puede ser algo que suceda fácilmente si las mujeres, llegada esta edad, no cuidan su dieta y no tienen una vida activa, con un mínimo de deporte. Además pueden empezar a tener enfermedades relacionadas con los huesos o la falta de vitaminas en general, por lo que deberá consultar con un médico siempre que sienta que tenga alguna de estas carencias y hacerse los controles regulares.

A partir de los 50 años

En este momento la mujer notará como la piel de su rostro ha perdido elasticidad y los labios se han afinado. Entonces su cara será bastante más angular y las arrugas se habrán hecho más presentes. El cabello probablemente ya sea más o menos todo blanco, dependiendo de la mujer, y la piel de su cuello y de sus manos hagan patente el paso de los años de un modo, más o menos, sutil.

Se harán también presentes los síntomas de la menopausia, sintiendo como la mujer cambia de humor inesperadamente, pierde la libido que tan alta había tenido anteriormente y puede llegar a ganar peso con más facilidad y con mayor dificultad para perderlo. Las hormonas estarán alteradas como lo estaban al principio de aparecerle la menstruación, por lo que los cambios en su salud física y psicológica estarán presentes durante toda esta etapa.

Sin embargo, es probable que al haber madurado durante estos cincuenta años de vida la mujer de más de 50 años sepa valorar muchos aspectos positivos de su vida. Además con el tiempo habrá aprendido a tener mayor paciencia y a detectar aquellas cosas que no quiere en su vida o aquellas personas que crean que no le vayan a aportar una buena relación. Por lo tanto, el paso de los años puede ser una excelente lección de vida que solamente nos recordará que seguiremos aprendiendo y que cuidar el cuerpo y la mente con una vida sana es una excelente idea.

A partir de los 60 años

Cuando la mujer llega a los 60 años de edad ya ha pasado la menopausia, por lo que los cambios en su cuerpo se han ido estabilizando, haciendo que la bajada de estrógenos continúe haciendo que gane peso con mayor facilidad. Así pues, una dieta equilibrada y realizar un ejercicio moderado controlado le ayudará a controlar y conservar su figura.

Otro de los nuevos cambios será la falta de apetito sexual y el insomnioOtro de los nuevos cambios será la falta de apetito sexual y el insomnio

Otro de los nuevos cambios será la falta de apetito sexual y el insomnio. Le costará más conciliar el sueño y se sentirá con menos energía para hacer frente a su día a día, en comparación con la energía que tenía durante los años anteriores.

Los huesos, la vista y el oído serán algunos de los primeros problemas de salud que podrán empezar a sufrir a partir de los 60 años, por lo que deberán cuidarse más y aceptar que estos cambios vienen con la edad. Al no tener cambios hormonales podrán sentirse más tranquilas emocionalmente y empezar a vivir con más calma y felicidad esta nueva y bonita etapa de su vida.

Artículos recomendados

Comentarios