Menú
Cómo debe ser tu nutrición si estás embarazada
ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Cómo debe ser tu nutrición si estás embarazada

Descubre cómo debe ser tu nutrición si estás embarazada para que tanto tú como tu bebé tengáis buena salud.

Cristina López Reques

Si estás embarazada seguro que ya se te han pasado por la cabeza miles de preocupaciones. Entre ellas estará cuánto y cuáles son los mejores alimentos que debes incluir en tu nutrición. Este es un papel esencial ya que la alimentación no solo te afectará a ti, sino también al desarrollo del bebé.

Hay algunos pescados, como el salmón, la trucha o las sardinas que son ricos en ácidos grasos omega 3 así como en proteínasHay algunos pescados, como el salmón, la trucha o las sardinas que son ricos en ácidos grasos omega 3 así como en proteínas

Tendrás que comprender que ahora tu cuerpo necesita más energía. Por esto, una alimentación adecuada es imprescindible. Además, deberás tener cuidado con ciertos alimentos, ya que podrían causarte problemas. Desde Bekia te contamos la nutrición adecuada para una mujer embarazada.

Pescado

Hay algunos pescados, como el salmón, la trucha o las sardinas que son ricos en ácidos grasos omega 3 así como en proteínas. Esto contribuye a un mejor desarrollo del cerebro y el sistema nervioso sano del bebé. Podrás comerlo semanalmente.

Sin embargo, hay otros pescados que contienen mercurio, un químico que puede afectar al desarrollo del bebé. Los que más alto nivel de mercurio tienen son los pescados grandes: caballa grande, pez espada, tiburón o atún.

Por tanto, las embarazadas deben prestar especial atención en el mercurio de los pescados que introducen en su nutrición, aunque no deben olvidar que hay que comerlo a la semana porque tiene muchas proteínas.

Además, en cuanto al pescado, debes tener en cuenta otro aspecto: la listeria. Es una enfermedad que se transmite en alimentos crudos. Por tanto, deberás evitar pescados ahumados, como el sushi.

Carnes y embutidos

Ocurre lo mismo que en el caso anterior, debes evitar la carne cruda o poco hecha. En este caso, el problema se llama toxoplasmosis. Esta infección puede venir de las heces de los gatos, es muy común que se encuentre en este animal. Además, la tierra puede estar contaminada. Por tanto lávate las manos después de tocar algo de esto, así como después de manipular la carne.

Tendrás que prestar atención a los embutidos. El jamón, por ejemplo, puedes congelarlo antes de consumirlo. Deben estar bien curados todos los embutidos. Con las carnes no cocinadas, como el carpaccio, steak tartar o incluso el foie gras.

Lácteos

Es muy importante que incluyas el calcio en tu nutrición durante el embarazo, ya que ayuda a que tu bebé desarrolle los huesos y los dientes. Además, ayuda al desarrollo de un ritmo cardiaco y una capacidad de coagulación normales.

Durante el embarazo necesitarás unos 1000 miligramos de calcio diarios. Para consumir el calcio adecuado, lo mejor son los lácteos. La leche, será una gran fuente de calcio. Pero también puedes incluir otros alimentos, como el yogurt. Este producto quizás te resulte más fácil de ingerir que la leche. Te recomendamos el natural, mejor que los azucarados o de sabores.

Debes tener cuidado, de nuevo, con la listeria. En este caso pueden producirla los quesos o la leche sin pasteurizar. Por tanto, come quesos bien curados y pasteurizados. Evita los quesos blandos, azules. Además, quita la corteza.

Huevos

Este alimento también es importante en tu nutrición. Contienen muchas vitaminas, minerales y proteínas. Por tanto, es otro de los alimentos necesarios tanto para ti como para tú bebé. Eso sí, debes tener algunas precauciones. Por ejemplo, comprueba tu nivel de colesterol, ya que los huevos contienen niveles altos. Si es normal, no te preocupes por incluirlos en tu alimentación.

Además, evita comer huevo crudo o alimentos que lo contengan, ya que puedes correr el riesgo de contraer la salmonela. Evita también comer fuera de casa este producto por si no está bien cocinado. La tortilla, la mayonesa casera o postres hechos con huevo también tendrás que comerlos con precaución.

Verduras y frutas

Lo más importante sobre estos alimentos es lavarlas bien. Cada día deberás comer entre 3 y 5 raciones de verduras. Estos alimentos ya deben estar en tu alimentación normal, ya que contienen muchos nutrientes y fibra. Durante el embarazo, se hace más imprescindible.

Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono suministran una cantidad importante de energía. Por tanto, deben estar incluidos en tu nutrición. Principalmente, los encontrarás en la pasta, el arroz, el pan, las patatas y las legumbres. Incluye 4 o 5 raciones diarias de estos alimentos.

Bebidas: café, té, alcohol, tabaco...

Lo más aconsejable es abstenerse de beber cualquier tipo de alcohol durante el embarazo. Aquí se incluye la cerveza y el vino. Estas bebidas pueden tener consecuencias graves para el desarrollo del bebé, como las deformaciones. Por tanto, mejor evitarlas para no tener problemas. También deberías dejar de fumar porque puede que conlleve ciertos riesgos para la salud.

En cuanto a la cafeína, también tendrás que tener cuidadoEn cuanto a la cafeína, también tendrás que tener cuidado

En cuanto a la cafeína, también tendrás que tener cuidado. Si eres aficionada al café, te recomendamos que pruebes a cambiarte al descafeinado durante estos nueve meses. De vez en cuanto puedes tomarte una taza de café no muy cargada, mejor con leche, pero siempre es mejor reducir la cafeína para evitar posibles problemas. Recuerda también que no solo el café incluye cafeína, sino que el té también. Por tanto, reduce su consumo.

Un exceso de cafeína, se ha comprobado, que puede producir mayor riesgo de aborto. Por tanto, regula su consumo como te hemos recomendado.

Sal

Durante el embarazo, como el resto de tiempo, no debes eliminar la sal, ya que contiene propiedades necesarias. Sin embargo, si es necesario reducir y controlar su consumo para no tener ningún problema.

Un uso excesivo de la sal puede producir problemas cardiovasculares, hipertensión e incluso retenciones de líquidos. Y, al revés, si la eliminas, puedes tener bajadas de tensión. Lo recomendable es una cantidad diaria de 5 gramos, es decir, una cucharada de café.

Eso sí, si tienes algún problema de salud detectado que pueda influir en el consumo de sal, tendrás que consultar a tu medico cuál es la cantidad que deberías tomar.

Debes saber

Durante el embarazo no debes llevar a cabo ninguna dieta de adelgazamiento, ya que no sería beneficioso ni para tu salud ni para la del bebé porque puede que no incluyan minerales y proteínas necesarias. Lo importante es mantener la nutrición y peso adecuado para un buen desarrollo de ambos.

Las náuseas quizás te provoquen la pérdida de apetito. Por eso te recomendamos que en vez de hacer tres comidas al día muy pesadas, hagas 5 o 6 más ligeras. Así tu cuerpo lo asimilará mejor. Recuerda siempre incluir todos los alimentos recomendados y sus cantidades.

En la nutrición durante el embarazo tampoco pueden estar muy presentes los dulces o el azúcar. Pero esto no quiere decir que no puedas comer galletas de vez en cuando o algún bollo o trozo de tarta cuando tengas

el antojo. Como todo, tienes que reducirlo y regularlo, pero siempre puedes comerlo en un día especial.

Artículos recomendados

Comentarios