Menú
Cómo disfrutar de los días libres sin pasarte
DÍAS LIBRES

Cómo disfrutar de los días libres sin pasarte

Los días libres o festivos pueden ser una oportunidad para el descanso y la diversión, pero mejor si no te pasas de la raya.

Irmina Merino Vidal

Todas las fiestas, festivos o días libres, en general, suelen ser momentos muy felices del año para muchas personas. En estos días se juntan con la familia, amigos y seres queridos para salir a comer o tomar algo, u otras actividades que quizás no suelen realizar durante el resto del año. Así pues, son unos días de felicidad durante los cuales, además de pasar tiempo con estas personas tan especiales y compartir regalos, lo que mayoritariamente se hace es pasar tiempo alrededor de la mesa de un restaurante o en casa.

Sea como sea, es normal que durante estos días festivos suelas comer más cantidad y más dulces que de costumbre. Estas celebraciones tienen comidas y postres únicos, como Todos los Santos, Semana Santa, etcétera, que solamente tomamos durante estos días específicos, por lo que es normal que muchas personas se salten la dieta durante estos días con tal de poder disfrutarlos.

Los festivos son para pasarlos con los familiares o amigosLos festivos son para pasarlos con los familiares o amigos

Si bien la mayoría de los días de fiesta durante los festivos son para pasarlos con los familiares o amigos, también es probable que tengas eventos en la empresa, con tus compañeros de trabajo o alguna celebración especial que hagas con tus amigos. Existen multitud de opciones para celebrar los festivos, pero lo que se suele hacer, además de comer en cantidad como durante el resto de las celebraciones especiales durante el año, es beber quizás incluso más que de costumbre.

Así pues, muchas personas se despiertan al día siguiente con dolores de barriga causados por la gran ingesta de comida durante la noche anterior y/o con resaca, por haber bebido más de lo normal. Descubre algunos consejos para disfrutar de los festivos sin pasarte, para que puedas pasarlo en grande durante estas noches tan especiales, sin tener que sufrir consecuencias negativas durante la mañana siguiente, puesto que es probable que tengas que acudir a alguna otra comida familiar para celebrar el festivo en sí tras la vigilia, o bien debas volver a tus obligaciones al ser quizás el día siguiente laborable.

Controla la cantidad de comida

Recuerda que lo más probable es que sea una cena y no una comida, por lo que los alimentos te caerán más pesados en el estómago que en el caso de las celebraciones al mediodía. Además, si te vas a acostar pronto es mejor que no comas demasiado, ya que irse a dormir con la barriga llena no es nada bueno para tu salud, te costará más conciliar el sueño y puedes llegar a tener dolencias en el estómago durante la noche o a la mañana siguiente.

Aunque estés en tu peso ideal o no estés a dieta, eso no quiere decir que no tengas que ir con cuidado a la hora de tomar demasiada comida durante la cena de esta vigilia de festivo. No solamente por el comentado dolor de estómago, sino porque no querrás quizás ganas quilos de más durante estas fiestas, sobre todo si te gusta cuidarte. Sin embargo, recuerda que si vas a beber es importante que hayas cenado bien, de lo contrario el alcohol podría no sentarte bien y eso haría que pudieras pasarlo mal durante la noche, ya bien sea vomitando o hasta perdiendo el conocimiento.

Por lo tanto, el control y la moderación serán las mejores claves para poder disfrutar de la cena del festivo o su vigilia sin pasarte, pero también permitiéndote algún caprichito, como por ejemplo un postre que durante el resto del año no sueles comer, ya que estás en medio de una celebración especial y no te habrás pasado comiendo durante el resto de la comida.

Controla las cantidades de alcohol

Lo mismo que con la comida deberás hacer con el alcohol. Es posible que ya durante la cena se te ofrezcan diferentes bebidas alcohólicas, como cerveza, vino o cava. Dependerá de ti que sepas controlar la cantidad de alcohol que consumes durante la cena y el hecho de no mezclar diferentes bebidas alcohólicas, ya que eso puede hacer que no terminen de sentarte del todo bien.

Lo malo del alcohol no es solo que puede ayudarte a ganar peso con facilidadLo malo del alcohol no es solo que puede ayudarte a ganar peso con facilidad

Lo malo del alcohol no es solo que puede ayudarte a ganar peso con facilidad, sino que además puede generarte borrachera, dolor de cabeza o de estómago u otros problemas cuando se toma con exceso. Así pues, tomando alcohol con moderación podrás disfrutar de todas las fiestas.

No obstante, durante los festivos es normal que tengas más oportunidades de beber alcohol, sobre todo si sales de fiesta con tus amigos. Algunos locales ofrecen consumiciones con la entrada, por lo que deberás espaciarte bien las bebidas a lo largo de la noche o bien decidir tú mismo cuando ha llegado el momento de no beber más. La mayoría de gente conoce cuál es su límite para beber alcohol, pero si no lo conoces lo mejor será que no bebas más de lo normal, así conseguirás no emborracharte, evitando posibles dolores de estómago, de cabeza o mareos tanto durante la vigilia o celebración del festivo y también durante el día siguiente, ya que beber demasiado puede generarte resaca y no podrás disfrutar como te mereces del festivo en sí o del recuerdo de cómo lo has celebrado.

Artículos recomendados

Comentarios