Menú
Cómo elegir gimnasio: 6 factores a tener en cuenta
ELEGIR GIMNASIO

Cómo elegir gimnasio: 6 factores a tener en cuenta

Parece una decisión sencilla, pero el gimnasio que escojamos debe de adaptarse a nuestras necesidades.

Noelia Rodríguez Alvarez

Los días son más largos, empezamos a quitarnos el abrigo y al ir a probarnos la ropa de nueva temporada descubrimos esos michelines que en los últimos meses han estado escondidos por capas y capas de tela que hacían que pasaran desaparecibidos. El verano está a la vuelta de la esquina, lo que significa que la operación bikini ya está en marcha.

Seguro que eres una de esas miles de personas que por estas fechas decide retomar el gimnasio o incluso apuntarse por primera vez a uno. Tras el estado de euforia inicial por hacer ejercicio has de tener en cuenta que la elección de un gimnasio no ha de hacerse a la ligera y que son varias las cuestiones que has de tener en cuenta antes de firmar con aquel que te va a poner en forma.

Por eso en Bekia os hemos preparado un completo artículo en que repasamos todos los aspectos que has de tener en cuenta a la hora de decantarte por uno u otro gimnasio. Presta atención, que comenzamos.

Debemos escoger la opción que más nos facilite mantener la constanciaDebemos escoger la opción que más nos facilite mantener la constancia

1. Qué quieres hacer para ponerte en forma

No todos los gimnasios son iguales, al igual que no existe un entrenamiento único para todas las personas. Lo primero que has de saber, y lo primero que te preguntarán cuando vayas a apuntarte es qué quieres hacer. Todos asociamos la operación bikini con la pérdida de peso, pero puede que lo que quieras sea ganar músculo, adquirir mejor forma física o luchar contra la flacidez.

Es importante que tú tengas claro para qué te apuntas al gimnasio, porque en función de esto puedes encontrar distintos establecimientos. No todos los gimnasios son iguales y los hay enfocados a ganar masa muscular y otros a ponerse en forma.

En este sentido también los hay que ofrecen clases colectivas de diversas disciplinas como body combat o zumba y otros que únicamente tienen sala de máquinas. Cuando vayas a consultar pregunta qué ofrecen. En función de lo que tú estés buscando y el gimnasio te ofrezca tu elección se decantará hacia una u otra propuesta.

2. Cuánto te va a costar

Los gimnasios saben que en esta época del año mucha gente se va a apuntar a realizar ejercicio así que es habitual que ofrezcan promociones para captar clientes. Es por ello que has de preguntar las condiciones de la promoción y toda una serie de aspectos paralelos. Algunos gimnasios cobran matrícula, otro no. Ciertos te exigen una fianza por el carnet de socio o por el uso de la taquilla. Son cuestiones a tener en cuenta porque suman lo que te va a costar.

Además de promociones puntuales es habitual que si contratas durante un año sea más barata la cuota que si lo haces mes a mes. También puede haber descuentos para familias o para trabajadores de alguna empresa. Pregunta por estas posibilidades antes de hacer tu elección.

Como consejo decirte que en caso de contratar la cuota del año verás que el recibo es ligeramente inferior, pero has de evaluar si realmente vas a ir durante los próximos doce meses. De no ser así no te compensará. Sin embargo también el haber contratado el gimnasio durante un año te 'obliga' a realizar ejercicio durante este periodo porque ya lo has pagado. Ten en cuenta tu constancia y en función de ello haz tu elección.

3. Dónde está el gimnasio

Una de las principales excusas para no ir al gimnasio, incluso cuando ya te has apuntado, es que no tienes tiempo o no tienes ganas. De ahí que son muchas personas las que se apuntan a uno próximo a su lugar de trabajo y van antes o al acabar la jornada laboral. Si está cerca de tu casa y puedes ir andando también te resultará más fácil cumplir con tu compromiso con el ejercicio. Por el contrario si el gimnasio que has elegido se encuentra lejos te dará más pereza ir una vez haya pasado el furor inicial.

Del mismo modo es importante tener en cuenta el horario del gimnasio. Busca uno que tenga unas horas de apertura que se adapten a tu tiempo libre. Los hay que abren incluso los fines de semana, así que en algunos casos es interesante esta posibilidad para aprovechar los días en que no trabajes, si es el caso.

Conocer las actividades y máquinas disponibles es indispensable para elegir gimnasioConocer las actividades y máquinas disponibles es indispensable para elegir gimnasio

4. Qué te ofrece el gimnasio

Además de todos estos aspectos generales hay otros que son de especial interés, especialmente cuando uno se apunta por primera vez a un gimnasio o hace tiempo que no practica ejercicio. Al margen de las instalaciones una de las cuestiones más importantes es si el gimnasio cuenta con monitores que evalúen tus condiciones físicas y te creen un entrenamiento personalizado a tu medida, teniendo en cuenta posibles lesiones o dolencias, tus condiciones físicas y el objetivo con el que vas a hacer ejercicio.

Hay gimnasios que ofrecen esta posibilidad y otros en que dejan que sus clientes practiquen ejercicio de un modo más libre. Si te ofrecen asesoramiento sobre el ejercicio, las máquinas y las posibilidades que tiene vas a conseguir mejores resultados, te sentirás mejor y es más probable que seas constante. Sin contar con que evitaras lesiones y dolores innecesarios por malas prácticas.

5. Conoce las instalaciones

Habitualmente cuando uno acude a un gimnasio interesándose por apuntarse le ofrecen conocer las instalaciones e incluso probarlas o participar en alguna de las clases que se dan. Os recomendamos siempre probar antes de contratar para ver si os encontráis cómodos. Tendemos a maravillarnos por lo que es el apartado deportivo y dejamos de lado una parte muy importante del gimnasio: los vestuarios.

Al igual que ocurre con las instalaciones los hay más simples, más completas y con más o menos comodidades. Lo mejor es que eches un buen vistazo y compruebes si tiene taquillas dentro del vestuario y no en otro lugar del gimnasio, si cuenta con suficientes duchas (así no tendrás que esperar cola para ducharte después del entrenamiento), si tiene elementos adicionales como puede ser la sauna o si incluye aparatos que nos puedan ser útiles como secadores del pelo. Son pequeños detalles en los que no nos fijamos al visitar un gimnasio por primera vez pero que al usarlo es cuando echamos en falta.

6. ¿Al gimnasio solo o acompañado?

En el momento de hacer la elección de gimnasio has de tener en cuenta qué vas a hacer, cuándo vas a ir y si lo harás solo o acompañado. Hay gente que busca amigos o familiares con los que ir porque de ese modo se respaldan mutuamente, se hacen compañía y vencen más fácilmente al cansancio.

Por el contrario hay quien prefiere ir al gimnasio solo, hacer el entrenamiento a su ritmo concentrado en su música o charlar con otras personas que también están haciendo ejercicio e, incluso hacer nuevo amigos. Si quieres ir acompañado al gimnasio has de hacer partícipe a la otra persona en el momento de la elección para evitar discusiones posteriores o que no podáis compaginar horarios.

Estos son los factores para elegir un gimnasio al que apuntarte a hacer ejercicio. Cuando conozcas todos los detalles y compares lo que te ofrece uno u otro establecimiento estarás en condiciones de hacer una elección que seguro es acertada.

Artículos recomendados

Comentarios