Menú
Cómo identificar el trastorno esquizoide de la personalidad
TRASTORNOS

Cómo identificar el trastorno esquizoide de la personalidad

El trastorno esquizoide de la personalidad está en la sociedad, descubre por qué y en qué se diferencia de otros.

Sara Poyo Lorenzo

Las personas con un trastorno esquizoide de la personalidad son aquellas que toman distancia de las relaciones interpersonales y les cuesta expresar sus emociones. Para entedernos, son personas a las que no les gusta estar con gente, tienden a evitar las situaciones sociales y prefieren la soledad. Puede confundirse a veces con el trastorno evitativo de la personalidad porque aquí también se evitan las situaciones sociales en la medida de lo posible. Sin embargo, la diferencia es que en el trastorno esquizoide no se está interesado en el contacto humano, en el evitativo sí. Es decir, el esquizoide no quiere relacionarse con la gente mientras que el evitativo lo desea pero no se ve capaz.

El trastorno esquizoide de la personalidad es fácil confundirlo con otros como la esquizofrenia o el trastorno esquizotípicoEl trastorno esquizoide de la personalidad es fácil confundirlo con otros como la esquizofrenia o el trastorno esquizotípico

Según el manual del DSM-IV los criterios diagnósticos son:

1- No disfruta de las relaciones interpersonales, incluida la familia.

2-Prefiere las actividades solitarias.

3-No tiene interés en el sexo.

4- Hay pocas actividades con las que disfruta.

5-No tiene amigos o personas en las que confiar aparte de la familia.

6- No parecen afectarle ni los halagos ni las criticas de los demás.

7- Presenta aplanamiento emocional.

Para poder decir que una persona lo presenta se tienenq ue cumplir al menos 4 criterios y el problema no puede explicarse apelando a otro trastorno (trastornos psicótico o enfermedades médicas). Además suele comenzar en el inicio de la adultez.

Diferencias con otros trastornos

El trastorno esquizoide de la personalidad es fácil confundirlo con otros como la esquizofrenia o el trastorno esquizotípico.

-Esquizofrenia. Lo cierto es que este trastorno guarda una cierta relación con la esquizofrenia y quienes lo sufren tienen la misma vulnerabilidad genética que los esquizofrénicos. No significa que un trastorno esquizoide tenga necesariamente que evolucionar a una esquizofrenia pero es la puerta de entrada, por lo que momentos puntuales de crisis pueden desencadenar situaciones de estrés que hacen a la persona propensa a tener brotes psicóticos en el futuro. Pero no es la norma. En la esquizofrenia la persona directamente pierde el contacto con la realidad y los delirios y alucinaciones son más que evidentes.

-Trastorno esquizotípico de la personalidad. Es otro tipo de trastorno que es muy parecido al esquizoide, de hecho entran dentro de la misma clasificación. La principal diferencia es que el esquizotípico le gustaría poder relacionarse con otras personas a pesar de sus manías e ideas delirantes, sufren por no poder mantener contactos personales con otros, además no tienen problemas apra expresar las emociones. El esquizoide directamente evita el contacto con los demás, busca el aislamiento.

Claves para detectar el trastorno esquizoide de la personalidad

1) Solitario. Se caracterizan porque no disfrutan apenas las relaciones sociales, no les gusta estar en compañía y apenas tienen empatía por los demás, ni por los amigos o familia, no es que no les aprecien pero no disfrutan estando con ellos, prefieren alejarse y disfrutar de la soledad. Nunca lo verás en actividades grupales o deportes de equipo. Si hablamos de estudiantes siempre estará solo en los descansos entre clases. Las dificultades para socializarse hacen que para estar personas sea muy difícil mantener un trabajo.

2) Frialdad emocional. Les cuesta expresar las emociones, como si estuviesen emocionalmente embotados. Su forma de expresar los sentimientos es extraña y descoloca a los que le rodean. Por otro lado, tienen una falta de empatía evidente, por eso les cuenta entender las reacciones de los demás e inferir como pueden sentirse. A menudo meten la pata en las relaciones sociales aunque tampoco parece importarles demasiado. Los esquizoides pueden estar contentos o enfadados pero no lo muestran, casi siempre tienen un semblante frío.

3) Anhedonia. Este trastorno de la personalidad hace que el implicado no disfrute con casi ninguna actividad, solo estando a su aire, en soledad. Los hobbies que cultivan son siempre individales por lo que no tienen que socializar con los demás para avanzar en ellos. Por otro lado, hay algunos temas en los que se ha visto que hay una mayor prevalencia en estas personas, como el interés por las percepciones extrasensoriales.

En relación con este tema también se debe mencionar el poco interés que tienen por el sexo. Al contrario que para la mayoría de la población no les interesa el contacto sentimental ni sexual con otras personas, se cierran en banda.

4) Ideas delirantes o extrañas. Algunas esquizotípicos pueden presentar este tipo de creencias extrañas que defenderán a capa y espada. Tratar de rebatir esas ideas a alguien con esta problemática será inútil porque directamente no te escuchará.

5) Problemas laborales. Debido a los problemas en establecer contactos interpersonales a estas personas no suelen durarle mucho los trabajos. Por ejemplo, parece que no le afecte las críticas de los demás, las acepta y no les molesta, en realidad les da igual lo que los demás puedan pensar de él mientras esto no altere su rutina habitual, esa forma de actuar puede generar encontronazos con los jefes o compañeros de trabajo.

Los esquizoides se caracterizan porque no disfrutan apenas las relaciones socialesLos esquizoides se caracterizan porque no disfrutan apenas las relaciones sociales

6) Otros trastornos. A menudo hay una comorbilidad de varios trastornos. Los más típicos que vienen acompañándolo son la depresión o un trastorno delirante, pero también puede ser la antesala a una esquizofrenia.

¿Existe un tratamiento?

Existe y está dirigido a suavizar las consecuencias que tiene sobre la vida de la persona. Sin embargo, cuando uno mismo tiene un trastorno de estas características no es consciente de que tiene un problema por lo que no ven la necesidad de generar un cambio en sus vidas. Es difícil que acudan a terapia por si mismos y solo van por orden judicial o porque en el caso de ser menor de edad son obligados por la familia.

Durante el tratamiento a veces se recetan antipsicóticos como Risperdal o Zyprexa para tratar los pensamientos delirantes (en el caso de que haya), pero la parte más importante irá dirigida a mejorar sus relaciones sociales con los demás con el fin de que pueda establecer vínculos y relacionarse de forma adecuada con otras personas, no solo por su salud emocional si no para que estas personas puedan ser independientes en un futuro, como mantener un trabajo por ejemplo. Para eso se trabajan las habilidades sociales, la empatía, la asertividad y más adelante la forma que ellos tienen de distorsionar los pensamientos. También se deben tratar los trastornos asociados como la depresión o trastornos de ansiedad.

Artículos recomendados

Comentarios