Menú
Cómo mejorar la salud de los pulmones después de fumar
MEJORAR LA SALUD

Cómo mejorar la salud de los pulmones después de fumar

Si has sido una persona fumadora, ha llegado el momento en que comiences a pensar en una vida más sana y puedas mejorar la salud de tus pulmones.

Sara Poyo Lorenzo

Los daños que produce el tabaco no son totalmente irreversibles, de manera que a la media hora después de fumar tu cuerpo poco a poco de irá curando a si mismo. Según la Asociación Estadounidense del cáncer cuando pase ese tiempo tu cuerpo paulatinamente irá volviendo a sus niveles basales. Por ejemplo, la presión arterial volverá a sus niveles habituales, así como el ritmo cardíaco. Medio día sin fumar dan lugar a que se elimine gran parte del monóxido de carbono que tenías en tu cuerpo y tras medio año la circulación sanguínea y capacidad pulmonar mejora.

Hay que tener paciencia a la hora de limpiar los pulmonesHay que tener paciencia a la hora de limpiar los pulmones

Con el tiempo las pequeñas estructuras (llamadas cilios) que se encargan de limpiar los pulmones por dentro de sustancias tóxicas comienzan a funcionar de nuevo, de manera que poco a poco nuestros pulmones se irán recuperando, aunque eso sí, hay que tener en cuenta que es un proceso lento y que dependerá mucho de la persona, su constitución, el tiempo que haya estado fumando y su estado físico antes y después de fumar.

¿Cómo limpiar los pulmones después de fumar?

Durante los 6 o 9 primeros meses tu cuerpo se va ir recuperando poco a poco, no podemos pedir milagros y debemos tener paciencia. Sin embargo, hay cosas que si podemos hacer con el fin de acelerar el proceso de recuperación tras dejar de fumar.

1) Duerme bien. Intenta darle a tu cuerpo el descanso que necesita. Lo recomendado son al menos 8 horas diarias pero depende de la persona, hay quien con 7 o 6 tiene todo el descanso que necesita mientras que otras con 9 aun tienen sueño. Lo importante no es tanto la duración si no que sea sueño de calidad.

2)Realiza ejercicio moderado. Ejercicios de tipo aeróbico y no muy intensos harán que poco a poco tu capacidad pulmonar mejore. No te fuerces al principio en intensidad, pero es importante ser constante y entrenar 4 o 5 días a la semana. Si la persona es mayor debe elegir deportes suaves, como caminar. Sin embargo, si es joven puede optar por otros más intensos, como el running, aerobic, y mucho más adelante cuando se vea mejor, la natación.

3) Toma suficiente agua. Si la hidratación es importante para todos lo es aun más para exfumadores, con suficiente agua se promoverá la formación de mucus que ayudará a limpiar los pulmones expulsando los restos de alquitrán y otras toxinas.

4) No hagas sobresfuerzos. Las primeras semanas después de fumar debemos evitar sobre esfuerzos, esto incluye cargar objetos pesados, trabajos físicos y deportes intensos. Por eso, es recomendable empezar la limpieza un fin de semana en el que no tengas que trabajar y puedas aprovechar para descansar.

5) Alimentos que nos ayudan a limpiar los pulmones.

- La cebolla. Este alimento puedes tomarlo vía oral o puedes probar a inhalarlo. Lo cierto es que te ayudará a limpiar los alveólos pulmonares porque los abre y desinflama, además tienen un efecto mucolítico.

- Toma frutas frescas. Puedes tomarlas en crudo o en forma de zumo o batido, lo importante es que absorbas todas las vitaminas que contienen. Las más recomendadas son las ricas en vitamina C como lo naranja, limón, kiwi y pomelo. Por otro lado, el potasio es fundamental porque nos ayuda a limpiar y regular la cantidad de líquido en nuestro cuerpo para evitar deshidratarnos porque como ya sabéis cuando se está dejando el tabaco debemos controlar que estamos lo suficientemente hidratados. El plátano, los dátiles, ciruelas, fresas y papayas son frutas que lo contienen. Si te cuesta comer fruta puedes incorporar a tu desayuno un vaso de leche a base de almendras.

- Alimentos con carotenoides. Estos nutrientes mejoran las membranas mucosas de los pulmones y alcaliniza la sangre protegiendo a las células de los órganos del cuerpo. Para ello, añade una ensalada siempre como guarnición a tus comidas, dentro de ella tiene que haber mínimo pimientos rojos, tomates y zanahorias. Si no eres de los que te gusta las ensaladas puedes tomarlos en forma de batidos. Solo tienes que mezclar zanahorias muy bien picadas, una manzana roja y una ramita de perejil. Es una fuente de vitamina A que te apotará energía y te ayudará a expulsar los residuos del tabaco. Por otro lado, otro zumo (y tal vez más apetitoso que el anterior) es el de arándanos por sus propiedades antibacterianas.

-Infusiones. Hay muchas plantas con efectos medicinales que podemos infusionar con el objetivo de utilizarlas como inhalantes. Otra opción si no tenemos paciencia para inhalarlas es tomarlas a modo de infusión. Las plantas más utilizadas son: el eucalipto, menta, tomillo, orégano y jengibre.

6) Baños de vapor. Es tan sencillo como llenar una bañera la bañera con agua bien caliente y echar un chorrito de aceite esencial de eucalipto o de menta. Cuanto más caliente esté el agua mejor porque el objetivo es que a través del sudor podamos expulsar las toxinas indeseables de nuestro cuerpo. Tienes que permanecer dentro al menos 20 minutos.

Hay numerosos remedios a la hora de limpiar los pulmonesHay numerosos remedios a la hora de limpiar los pulmones

Bebida casera para desintoxicar los pulmones después de fumar.

A continuación os dejamos con una bebida que acelerará notablemente el proceso de recuperación de tu cuerpo. Para ello solo necesitas:

-1 cebolla grande o dos pequeñas.

-50 gr de jengibre.

-50 gr de miel.

-2 gr de cúrcuma (una cucharadita de té)

-1/2 litro de agua.

Elaboración

Empieza calentando el agua hasta que rompa a hervir, añade en ese momento las cebollas y la raíz de jengibre ya limpias, después el resto de los ingredientes. Después baja el fuego a nivel medio-bajo y déjalo aproximadamente 45 minutos. Pasado ese tiempo retíralo del fuego y deja reposar la mezcla al menos una hora, esto dará lugar a que los ingredientes se fusionen. Cuando la bebida haya reposado el tiempo suficiente deberás colarla e introducirla en una botella de vidrio oscura que guardarás en la nevera si te gustan las bebidas frías. Puedes guardarla también fuera de él, pero en un lugar seco y oscuro. Se recomienda tomarla a temperatura ambiente.

Esta bebida puedes tomarlas varias veces al día, en el desayuno, por la tarde y por la noche. Con dos cucharadas en cada toma serán suficientes. Al principio puede picar un poco y el olor es potente, pero su sabor, contrario a lo que pueda parecer, es bastante agradable gracias a la miel.

Artículos recomendados

Comentarios