Menú
Cómo ponerse moreno sin tener riesgo de cáncer de piel
CÁNCER

Cómo ponerse moreno sin tener riesgo de cáncer de piel

Descubre cómo ponerte moreno sin tener riesgo de padecer cáncer de piel, no te pierdas estos consejos para evitar esta enfermedad.

Irmina Merino Vidal

Cuando llega el verano es normal que nos apetezca ir a la playa, a la piscina o salir a tomar el sol. Normalmente nos solemos ver mejor cuando cogemos un poco de color y estamos morenos. Sin embargo, son muchas las campañas que se realizan para que seamos conscientes de lo peligrosos que pueden llegar a ser los rayos solares para la salud de nuestra piel.

Además de las quemaduras que podemos llegar a tener por una larga exposición solar y los problemas de salud, como la deshidratación o el dolor de cabeza causados por un golpe de calor, existen enfermedades de la piel a largo plazo que podrían incluso llegar a peligrar nuestra vida, como el cáncer de piel. Por eso, es esencial que a la hora de tomar el sol tomemos todas las precauciones necesarias con tal de poder disfrutarlo al máximo sin poner en riesgo nuestra salud.

Descubre algunas de las claves básicas para ponerte moreno este verano sin riesgo de tener un cáncer de piel .

Es importante que siempre te pongas protección solar antes de salir de casaEs importante que siempre te pongas protección solar antes de salir de casa

1. Utiliza siempre protección solar

No importa si tu tono natural de piel ya es moreno o bien si ya estás bronceado. Es importante que siempre te pongas protección solar antes de salir de casa y que te la vayas reaplicando cada vez que salgas del agua. Incluso si no vas a ir a la playa o a la piscina, pero vas a estar en la calle paseando o en la montaña durante muchas horas o durante aquellas en las que el sol está más alto, es esencial que lleves una botella de agua y que te pongas crema solar.

Si tienes la piel muy clara deberás optar por una máxima protección durante todo el verano. Es posible que creas que tardas más en broncearte, pero es más importante la salud de tu piel que el bronceado que puedas llegar a obtener. Si tienes la piel más bronceada o eres naturalmente más moreno deberás optar por una crema de protección solar entre 50 y 30 durante los primeros días y seguir con la 30 durante el resto del verano.

Recuerda aplicar la protección solar antes de salir de casa e ir reaplicándotela durante todo el rato que vayas a estar expuesto al sol. Además, aplica toda la cantidad que sea necesaria con tal de que no te queden zonas de tu cuerpo sin cubrir y no olvides el rostro, las orejas, por detrás de las rodillas u otras zonas de las cuales puedas olvidarte con facilidad.

2. No tomes el sol durante el mediodía

Son entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde las horas en las que el sol brillará de una manera más intensa, por lo que los rayos serán más fuertes. Es probable que en más de una ocasión vayas a tomar el sol durante estas horas y creas que así te pondrás más moreno. Sin embargo, estás exponiendo tu piel a una mayor radiación, por lo que si quieres broncearte sin peligro de tener un cáncer de piel lo mejor será que vayas a tomar el sol durante las horas anteriores o posteriores a las que éste brilla con más intensidad.

En las ocasiones en las cuales no puedas evitar el sol durante el mediodía, recuerda que es esencial que te apliques la crema solar adecuada y que te la vuelvas a poner todas las veces que sean necesarias, te mantengas hidratado, protejas tu cabeza y tu cara del sol y te pongas a la sombra durante el máximo tiempo que te sea posible.

Se cree que la larga exposición a los rayos UVA de las cabinas podría tener un efecto nocivo para nuestra pielSe cree que la larga exposición a los rayos UVA de las cabinas podría tener un efecto nocivo para nuestra piel

3. Evita las cabinas de rayos UVA

Se cree que la larga exposición a los rayos UVA de las cabinas podría tener un efecto nocivo para nuestra piel y, a largo plazo, incluso llegar a causar el cáncer de piel. Por lo tanto, siempre que quieras usarlas deberás contactar con un profesional de la salud con tal de que te pueda aconsejar sobre su exposición y el tiempo durante el cual deberías utilizarlas. Además, si tu piel es clara quizás deberías buscar broncearte de una manera natural y añadir alimentos que te ayuden a coger color con más facilidad a tu dieta, como las zanahorias, el mango o las espinacas.

4. Seguimiento de la aparición de pecas o lunares

Existen personas que tienen más pecas o lunares que otras, ya bien sean causadas por una larga exposición solar o bien porque son genéticas. Sean como sean es siempre importante consultar con un dermatólogo o médico especializado la aparición de estas manchas y seguir un control sobre las mismas para saber si podrían causarte un cáncer de piel. Sigue los consejos del médico a la hora de tomar el sol y de exponer las pecas o lunares a los rayos solares y recuerda que el sol puede contribuir a envejecer más rápidamente tu piel (sobre todo en el rostro), por lo que utiliza siempre protección y no te expongas directamente a los rayos solares durante las horas que estos sean más intensos por el bien de tu piel y de tu salud en general.

Artículos recomendados

Comentarios