Menú
PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES

Cómo puedes protegerte de la hepatitis C

La hepatitis C es una de las enfermedades del hígado más conocidas y una de las más temidas porque afecta muy gravemente a la salud de la persona que lo padece.

Irmina Merino Vidal

Seguramente hayas escuchado muchas veces hablar de la hepatitis. Esta es una de las enfermedades del hígado más conocidas y una de las cuales la gente más teme, ya que afecta gravemente a la salud de la persona afectada.

Sin embargo, existen diferentes tipos de hepatitis que difieren entre ellas y tienen unos síntomas y un tratamiento distinto. Además su contagio puede llegar a ser también diferente, por lo que debemos conocerlos bien para poder protegernos tanto como nos gustaría.

En Bekia te contamos cómo puedes protegerte de la hepatitis C contándote qué es esta enfermedad, cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y cuál es su tratamiento.

La hepatitis C es una enfermedad que afecta al hígadoLa hepatitis C es una enfermedad que afecta al hígado

Qué es la hepatitis C

La hepatitis C es una enfermedad que afecta al hígado y que es causada por un virus que lleva su mismo nombre. Ésta afecta a este órgano tan importante para nuestra salud, haciendo que se vaya encontrando cada vez más débil hasta el punto de que deba ser sustituido por un órgano nuevo (trasplantado) si la persona quiere conservar su buen estado de salud, antes de que sea demasiado tarde.

Esta enfermedad se contagia a través de la sangre, por lo que suele suceder entre las personas que se drogan y comparten jeringuillas o los centros donde se realizan prácticas médicas de poca calidad o de forma ilegal donde la higiene de las jeringuillas y de los utensilios utilizados para extraer sangre o realizar las operaciones no han sido desinfectados adecuadamente y se contagia así la enfermedad de un paciente a otro.

La hepatitis C es una enfermedad peligrosa, por lo que debemos tomar muchas precauciones de no contraerla. Siempre deberías hacerte tus piercings y tatuajes en lugares de confianza, ya que esta también podría ser una vía de contagio. Todavía no existe una vacuna para prevenir esta enfermedad, por lo que debemos tener mucho cuidado en todo aquello que se relacione con nuestra salud.

Uno de los síntomas más comunes de la hepatitis C el cansancio extremoUno de los síntomas más comunes de la hepatitis C el cansancio extremo

Síntomas de la hepatitis C y tratamiento

Algunas personas no llegan a sentir nunca los síntomas de la hepatitis C, pero quienes los sienten (la mayoría) suelen notar un cansancio extremo, dolor en el costado izquierdo del cuerpo, mareo, falta de apetito, sueño y dolor en las extremidades. Por lo tanto, es probable que durante los primeros días no le den la mayor importancia a estos síntomas y no será hasta que se den cuenta de que duran demasiado que acaben finalmente acudiendo a la consulta de un médico.

El médico podrá determinar si se trata de hepatitis C realizando algunas pruebas, como el análisis de sangre, el cual le ayudará a diagnosticar la enfermedad. Aunque es difícil que se de un fallo hepático (que puede costar la vida del paciente) es muy importante que se pida siempre la opinión de un profesional de la salud, ya que haciendo la hepatitis C crónica se puede llegar a sufrir un cáncer de hígado o enfermedades muy graves relacionadas con este órgano del cuerpo.

El tratamiento consiste en una medicación a base de fármacos específicos para tratar esta enfermedad. Dependiendo del tipo de hepatitis C que padezcas y de cuáles sean sus síntomas tu médico (y solamente él) podrá recetarte la mejor medicina para tu caso en concreto. En los casos en los que la enfermedad está más avanzada el profesional de la salud deberá determinar entonces cuál es el mejor tratamiento.

Cómo puedes protegerte de la hepatitis C

Como hemos comentado, esta enfermedad se transmite a través de la sangre, por lo que deberás evitar siempre hacerte análisis de sangre, tatuajes, piercings o operaciones corporales o dentales en centros que no sean de tu confianza, ya que estás poniendo también en riesgo tu salud, no solamente el miedo en contraer el virus de la hepatitis C.

Otra manera de contagiarte de este virus a través de la sangre es por aquellas personas que consumen drogas y comparten los utensilios. La enfermedad se propaga muy deprisa y muchos de ellos pueden sufrirla sin saberlo, ya que los síntomas no pueden parecerles tan obvios si van drogados.

Intenta también no consumir utensilios de higiene personal, como cepillos de dientes, maquillaje o cepillos para el pelo, ya que estos también pueden tener rastros de sangre o el virus puede encontrarse en ellos y después pasarse a tu cuerpo.

Sin embargo, no siempre podemos controlar y evitar el virus de la hepatitis C, ya que nos la puede pegar alguien que se siente a nuestro lado en el transporte público y toque las mismas cosas que nosotros hemos tocado, alguien que nos dé la mano en el trabajo o dos besos al conocerle. Lo que debemos aprender a hacer es darnos cuenta de si nuestra salud no está bien y acudir al médico lo antes posible para ponernos en tratamiento y recuperar pronto nuestra salud antes de que sea demasiado tarde.

Artículos recomendados

Comentarios