Menú
Cómo puedes mejorar tu autoestima
BIENESTAR EMOCIONAL

Cómo puedes mejorar tu autoestima

Tu autoestima es imprescindible para poder tener un buen bienestar emocional, por eso, para estar bien,no dudes en mejorarla.

Sara Vidal Pérez

La autoestima es un concepto del que se habla mucho pero sobre el que se conoce poco. La manera de centrarnos en lo negativo, en nuestras dificultades o debilidades interfiere negativamente en la valoración y percepción que tenemos de nosotros mismos.

Es importante conocer cómo se desarrolla la autoestimaEs importante conocer cómo se desarrolla la autoestima

Conocer cómo influye en nuestra vida la autoestima que desarrollamos y cómo podemos mejorarla es clave para afrontar las adversidades y mejorar nuestra situación en todos los ámbitos que nos rodean.

¿Qué es la autoestima?

Consiste en la evaluación, la valoración, los sentimientos, los pensamientos y las percepciones que tenemos sobre nosotros mismos. La autoestima influye decisivamente en la actitud que adoptamos frente a la vida. Nos orienta hacia nuestros objetivos y nos ayuda a resaltar nuestras virtudes dejando de lado nuestros defectos.

¿Cómo se forma nuestra autoestima?

En primer lugar, es importante conocer cómo se desarrolla la autoestima. Desde que nacemos, nuestro vínculo con el mundo que nos rodea supone una adaptación cognitiva, emocional y social. Aprendemos a valorarnos y a tratarnos en función de cómo nos valoren y nos traten. Las respuestas que obtenemos de nuestros cuidadores más cercanos son fundamentales a la hora de crear una imagen de nosotros mismos.

El comportamiento tiene una base educacional, la cual nos ayuda a comprender cómo debemos actuar ante determinadas situaciones y a conocer qué es lo que está bien y qué es lo que está mal.

Durante la pubertad y adolescencia, se genera una necesidad de aprobación social con el fin de identificar a quienes debemos acercarnos, a quienes no y cómo debemos actuar para no ser rechazados. Esta necesidad se mantiene durante la vida adulta, siendo primordial en el ámbito laborar y de pareja.

A medida que experimentamos situaciones, vamos desarrollando una capacidad de adaptación en la que se ven implicadas nuestras capacidades y valías. Es decir, nuestras experiencias influyen en la confianza que tenemos sobre nosotros mismos.

¿Cómo influye la autoestima en nuestra salud?

Muchos problemas que aparecen en nuestras vidas tienen como núcleo o causa principal un déficit o una reducción de la autoestima. Trastornos como la depresión, ansiedad y trastornos de la conducta, problemas con el estrés o con las drogas pueden desarrollarse en personas con baja autoestima.

Muchas personas tienen dificultades para identificar los síntomas que indican que su autoestima está afectada y está perjudicando a su vida.

Por ello, es importante identificar y reconocer aquellos signos que indican que tenemos una baja autoestima:

1. Atribución intrínseca y extrínseca: tendencia a atribuir los logros a causas ajenas a nosotros y los fracasos a causas internas.

2. Inseguridad o miedo al rechazo: no expresar lo que sentimos o pensamos por miedo a que los demás lo rechacen, medir nuestro comportamiento para gustar a los demás, sentirse constantemente evaluado por nuestro entorno, fijarse en las valías de los demás y resaltar nuestras dificultades.

3. Dificultad en la toma de decisiones: la desmotivación, el miedo a equivocarse, la falta de alegría tras conseguir logros, la falta de iniciativa, etc., conlleva a no sentirnos capaz de tomar decisiones por nosotros mismos y a dejarnos llevar por lo que quieren o nos imponen los demás.

Nuestra salud emocional y general puede verse altamente afectada si tenemos una autoestima baja.

Sentirnos insatisfechos con nosotros mismos produce desadaptaciones internas y externas. La forma en la que nos comportamos determina los logros que vamos a conseguir. Una persona que no se ve capacitada para lograr metas, tenderá a no iniciarlas o dejarlas a medias.

Si a esto no se le pone un remedio, los problemas subyacentes pueden perjudicar nuestra salud emocional (síntomas de infelicidad, depresión, ansiedad) o física (problemas cardiovasculares, respiratorios, dolores de cabeza, etc.).

¿Cómo podemos mejorar nuestra autoestima?

Antes de ponernos en marcha, debemos identificar qué es lo que nos sucede y porque nos tenemos tan poca estima.

Poco a poco, siguiendo estos consejos y añadiéndolos a nuestro día a día podemos aumentar nuestra autoestima.

1. Comienza a tratarte con respeto y a quererte: todos fracasamos, de los errores siempre obtenemos aprendizajes. Permítete fallar y, sobre todo, permítete estar mal cuando lo necesites. No te desprecies por no hacer las cosas como los demás esperan.

2. Aléjate de los pensamientos negativos: nuestra actitud influye decisivamente en nuestra capacidad para realizar cosas. Intenta poco a poco a cambiar tus pensamientos negativos como "no seré capaz", "no lo voy a conseguir", "me va a salir mal", por pensamientos positivos como "voy a intentarlo", "me va a salir bien", "lo conseguiré".

3. Establece metas a corto plazo y realistas: hacer una jerarquía de las cosas que queremos conseguir. Empezar paso a paso, comenzando por metas que sean fáciles de alcanzar y que no supongan altos niveles de frustración. No importa no conseguir lo que te propones a la primera, de los errores podemos sacar respuestas alternativas. Es una buena forma para adaptarnos a situaciones que puedan ser un poco más complicadas.

Las personas con baja autoestima tienden a compararse y fijarse en lo que los demás tienen Las personas con baja autoestima tienden a compararse y fijarse en lo que los demás tienen

4. Recompénsate: no importa el resultado, lo importante es intentarlo. Por ello, siempre tenemos que darnos alguna recompensa cuando hayamos dado un paso más del que esperábamos. Además, es importante tener tiempo de ocio para llevar a cabo actividades que nos reconfortan y nos hacen felices. Si hay algo que se te da bien, no dudes en practicarlo habitualmente.

5. Autocritícate pero de manera constructiva: a nadie le gustan las críticas, pero todos debemos aprender a aceptarlas. La mejor forma para ello es hacer una autocrítica que no sea una ofensa para nosotros sino una lección para mejorar. No te des motivos para culpabilizarte de ninguna situación, date motivos para utilizar tus capacidades para mejorarla.

6. Evita las comparaciones: las personas con baja autoestima tienden a compararse y fijarse en lo que los demás tienen y ellos no. Acéptate y comienza a fijarte en las cosas buenas que tienes y las virtudes que te caracterizan. No hay peor juez que nosotros mismos.

7. No te castigues más: ¿qué pasa con tus valías?, ¿se te han olvidado? Estamos acostumbrados a machacarnos por los errores que cometemos y a no aplaudir los éxitos que logramos. Al final del día, valora lo qué ha sucedido, lo qué has conseguido, los errores que has cometido y cómo puedes mejorar para no repetirlos.

No permitas que sean otros los que decidan tu actitud y cómo debe ser tu vida. Eres tú el motor del cambio, pon en práctica poco a poco estos consejos y observa sí notas mejoras en la percepción que tienes sobre ti mismo.

Artículos recomendados

Comentarios