Menú
Cómo se debe actuar ante una crisis epiléptica
EPILEPSIA

Cómo se debe actuar ante una crisis epiléptica

No siempre es necesario llamar a una ambulancia, pero sí es importante saber cómo actuar ante una crisis epiléptica.

Coral Ferrero Ibáñez

Es posible que en algún momento de nuestras vidas tengamos cerca a una persona que esté sufriendo un ataque de epilepsia y tengamos que asistirle. También puede ser que seamos nosotros mismos quien suframos una crisis epiléptica y nos encontremos solos. En ambos casos es preciso que sepamos reaccionar adecuadamente para que todo se quede en un susto y no pase a mayores. Para estar preparado y saber cómo actuar ante una situación así en BekiaSalud te contamos qué es lo que debes saber si a ti mismo o a otra persona le da una crisis de epilepsia.

Cómo reaccionar ante una crisis epiléptica en otra persona

No todas las personas que sufren un ataque son consideradas epilépticas. Para ello hay que haber pasado por más de una crisis, ya que la primera puede haber sido por otras razones. En nuestro cerebro hay actividad eléctrica constante porque las células no cesan de enviarse mensajes entre ellas. Cuando hay de repente una actividad eléctrica anómala el cerebro deja de operar como lo hace normalmente y aparece el ataque de epilepsia.

Si somos testigos de una crisis epiléptica lo primero que debemos hacer es mantener la calmaSi somos testigos de una crisis epiléptica lo primero que debemos hacer es mantener la calma

Si somos testigos de una crisis epiléptica lo primero que debemos hacer es mantener la calma. Aunque parezca más, suelen durar alrededor de dos minutos. Lo más común es que la persona con epilepsia mueva frenéticamente los brazos y/o piernas, mantenga su cuerpo rígido y eche espuma por la boca. También puede hacer sonidos de ahogamiento e incluso puede llegar a perder la consciencia.

Ante esta situación intenta respirar hondo, puede ser una situación difícil de presenciar pero es necesario que te concentres en la seguridad de la persona que lo está experimentando. Despeja la zona de objetos y muebles que pueden dañarla de alguna forma. Guíala a un sitio seguro donde no pueda caerse o golpearse con lo que tenga a su alrededor, incluso al suelo si es necesario. Retírale, en el caso de que lleve, accesorios que puedan incomodar como las gafas o una bufanda y desbotona un poco la camisa para que el aire entre mejor.

Cuidadosamente coloca su cuerpo de lado, para que la saliva pueda salir de la boca y acomoda su cabeza en algo blando, a poder ser un cojín o una sudadera. Intenta cronometrar el ataque, aunque sea mentalmente, para saber si está durando más de lo normal. En ese caso, o en el que caso de que la persona esté embarazada, tenga diabetes o haya sido herida llama a urgencias, ya que hay mayor riesgo.

Al contrario de lo que se podría pensar, no se debe colocar nada en la boca de la persona que sufre el ataque. Se había dicho que esto podría prevenir que se mordiera o atragantara con la lengua, pero hay más posibilidades de que se haga daño con el objeto que lo anterior. Tampoco es aconsejable sostener a la persona para retener sus movimientos; debemos dejar que se mueva libremente porque si no puede hacerse (o hacernos) alguna lesión.

Si eres tú quien tiene epilepsia <b>hay formas de prevenir los ataques y estar preparadoSi eres tú quien tiene epilepsia hay formas de prevenir los ataques y estar preparado

Qué hacer si eres tú quien sufre una crisis epiléptica

Si eres tú quien tiene epilepsia hay formas de prevenir los ataques y estar preparado. Lo mejor es que si tienes algún documento informativo sobre tu condición la lleves siempre encima, y que informes a la gente con la que compartes el día a día cómo deben proceder en el caso de que sufras una crisis.

Es de gran ayuda que intentes detectar si hay un patrón en tus crisis, es decir, si surgen a raíz de algún comportamiento concreto tanto interno como externo para así poderlo evitar las próximas veces. Aunque muchas veces no se puede saber cuándo se va a tener un ataque, si estos son frecuentes durante un periodo de tiempo intenta evitar sitios peligrosos, como las alturas o aquellos en los que se maneja maquinaria.

Por último es recomendable que no consumas alcohol ni otras drogas, entre otras cosas porque pueden interferir con tu medicación y restar efecto, lo que puede provocar la aparición frecuente de crisis epilépticas.

Artículos recomendados

Comentarios