Menú
Cómo sentirte mejor si te levantas con mal cuerpo
PROBLEMAS AL DESPERTAR

Cómo sentirte mejor si te levantas con mal cuerpo

Hay veces que nos despertamos por la mañana y nos encontramos mal, pero, ¿por qué puede ocurrir y qué podemos hacer para sentirnos mejor?

Noelia Rodríguez Alvarez

El otoño lleva parejo algunas cosas que nos resultan de lo más acogedoras como recuperar la ropa más gordita, poder disfrutar de sesiones de película y manta acurrucado en el sofá y de la gastronomía propia del frío. Pero también otras cosas que no nos parecen tan atractivas, como el resfriado, levantarse con mal cuerpo o malestar. Los cambios de temperaturas, que nos haya pillado por sorpresa la lluvia o un momento de enfriamiento pueden hacer que los estornudos, la tos y toda una serie de dolores afloren en nuestro cuerpo. Eso sin contar los virus que en esta época del año, así como en los meses de más frío, campan a sus anchas por doquier.

Por todas estas razones es habitual en estos días, y en los sucesivos, levantarse una mañana y sentir un malestar que no te permite avanzar, que hace que te cueste realizar las tareas cotidianas y mucho más alguna que requiera una concentración extra como estudiar o analizar un complicado informe. Ya si además tenemos un trabajo de cara al público o una reunión con un cliente supone un handicap porque darás la impresión de estar enfermo cuando realmente tampoco es así.

En ocasiones es preferible tener gripe a pasar por un resfriado. Para la gripe hay antibióticos específicos y te suelen recomendar permanecer en casa, no ir a trabajar ni hacer mucho más que descansar, pero por un simple resfriado nadie te da la baja ni tampoco hay medicamentos específicos para curarlo, simplemente puedes pedir un tratamiento para aliviar alguno de esos síntomas. Eso o hacer lo posible para evitar cogerlo.

También hay una serie de consejos que seguir cuando te levantas con mal cuerpo y es en lo que vamos a centrarnos en el artículo de hoy. En función de cómo sea tu día será más o menos fácil ponerlos en práctica, pero es importante que los tengas en cuenta.

Es importante abrigarse bien para evitar levantarse con mal cuerpoEs importante abrigarse bien para evitar levantarse con mal cuerpo

Abrigarse correctamente

La mayor parte de las veces que nos levantamos con mal cuerpo es porque hemos cogido frío, porque nos hemos sometido a una temperatura más elevada o menos de lo que debería ser para la actividad que estábamos haciendo o la ropa que llevábamos, así que aprende a abrigarte correctamente. Si por ejemplo trabajas en un sitio donde ponen la calefacción mu yalta pero durante el trayecto sabes que va a hacer mucho frío vístete por capas. Camiseta, camisa, chaqueta, chaleco, abrigo ...

Vale que puedes parecer un muñeco Michelín pero es la mejor forma de no coger un resfriado si tienes que lidiar con cambios bruscos de temperatura. Y aunque eso no sea habitual llevar un chal en el bolso es muy recomendado, para si de repente ponen el aire acondicionado en el cine o en el autobús. Puede parecer algo baladí, pero resulta de lo más socorrido.

Remedios de la abuela

Ya comentamos anteriormente que cuando uno tiene resfriado o un malestar que pueda afectarle al estómago no hay medicamentos para tratarlo, pero sí para paliar sus síntomas. Además de los habituales que se pueden encontrar en la farmacia a veces es mejor recurrir a la sabiduría de las abuelas, que son muy sabias.

¿Para el dolor de garganta? Además de pastillas un buen vaso de leche caliente con un chorro de miel puede obrar milagros y son productos que habitualmente todos tenemos en casa. Si te levantas y no te encuentras muy bien tómatelo antes de salir a la calle e igual te ahorras un viaje a la farmacia. Una infusión puede ayudar a aliviar la pesada cena de la noche anterior o un principio de gastroenteritis.

La alimentación

El mal cuerpo a veces se traduce en estornudos y toses y otras en problemas de estómago. Por diversas razones puede verse alterado nuestro apetito, incluso si tenemos la garganta dolorida hay ciertos platos que nos resultarán difíciles de tragar. Por ello hay que cuidar qué se come para evitar sentirse tan mal. Lo recomendable son productos ligeros, nada de salsas ni potajes, y que ayuden al cuerpo a entrar en calor.

Las sopas, purés y caldos son los mejores aliados en estos casos, porque no resultan pesados al estómago, son fáciles de hacer y además no hacen daño. Apuesta por aquellos que incluyan verduras, carne o pescado y estarás proporcionando nutrientes esenciales, que son importantes para recuperarse.

Se trata, además, de alimentos que suelen apetecernos cuando no nos encontramos bien, por lo que son fáciles de consumir. Evita, no obstante, los lácteos, y recuerda la importancia de mantenerte hidratado. Es importante beber agua de manera constante durante todo el día para ayudar a la recuperación.

Es importante seguir con la rutina para olvidar el mal cuerpoEs importante seguir con la rutina para olvidar el mal cuerpo

Duda entre descansar o seguir con la rutina

Cuando uno se levanta con mal cuerpo lo que más le suele apetecer es no hacerlo, es decir, no molestarse siquiera en salir de la cama. Cuando el malestar viene provocado por una afición leve como puede ser un resfriado no es del todo recomendable, hay quien considera que es mejor mantener la rutina para curarse. De hecho ya comentamos que ningún médico te va a dar la baja por esto.

Sin embargo hay veces que el malestar va a peor y ocasiones en que el mal cuerpo es más fácil que llevar que en otras. Mi recomendación es intentar mantener la rutina, pero dentro de unos límites. Si te levantas hecho polvo y tenías planificado una excursión a la montaña no vayas, lo mejor es cancelarla porque corres el riesgo de sentirte peor una vez hayas emprendido la marcha.

Además, si según avanza el día ves que no te encuentras mejor o que la sensación de mal cuerpo empeora lo mejor es que descanses. Si puedes permitírtelo, claro. En ocasiones sometemos a nuestro cuerpo a mucha presión y la forma que tiene de advertírnoslo es con pequeño avisos como un resfriado o un dolor de barriga. Eso significa que tienes que levantar un poco el freno y descansar un poco. Por un día que te acuestes más temprano o salgas primero de trabajar no va a pasar nada y es posible que al día siguiente te levantes como nuevo.

Artículos recomendados

Comentarios