Menú
Copa Menstrual: ¿Cómo funciona?
MENSTRUACIÓN

Copa Menstrual: ¿Cómo funciona?

Aunque poco conocida, la copa menstrual lentamente se está abriendo un hueco entre los productos de higiene femenina por su comodidad y seguridad.

Sandra Ramírez Cherbuy

Puede que ya hayáis oído hablar de ellas o que alguien que conozcáis la utilice. Y es que, aunque es un método que poco a poco se está haciendo un hueco dentro de los productos de la higiene femenina, aún así sigue siendo poco usada y conocida por las mujeres. La copa menstrual, en comparación con los tampones y compresas, supone un pequeño mercado que hace difícil superar el uso tan masivo que se tiene de las anteriores. Las copas menstruales se venden en un mercado muy reducido y apenas hay publicidad para fomentar su uso.

De todas formas, las copas menstruales son una alternativa muy cómoda y segura en comparación con las toallitas higiénicas, los tampones y las compresas. Muchos estudios han visto como la utilización de la copa menstrual puede ayudar a desintoxicar el cuerpo de los agentes químicos de los tampones y las compresas, además que protege de infecciones y problemas en la vagina.

¿Qué es la Copa Menstrual?

Aunque parezca difícil de creer la copa menstrual se comenzó a producir en la década de 1930 en Estados Unidos, aunque su éxito no ha llegado hasta hace unos años.

Este recipiente en forma de copa se fabrica con materiales como silicona quirúrgica y elastómero plástico para que no haya alergias, como ocurre con el látex. La copa se encarga de recoger todo el flujo, no lo absorbe como el tampón, y no hace falta que te preocupes en manchar tu ropa, en sentirte incómoda o dejar de hacer cosas por tener la menstruación.

Al no absorber el líquido menstrual no crea ningún problema con la flora vaginal, como lo hacen los tampones que producen olor y además pueden dejar restos textiles. Esta flora natural es la que protege la vagina de bacterias u hongos que puedan provocar una infección, por lo que la copa también puede ser un método para la salud.

Las copas rrecogen el flujo sin absorberlo, lo que elimina los problemas de olor típicos de los tamponeslLas copas rrecogen el flujo sin absorberlo, lo que elimina los problemas de olor típicos de los tamponesl

Según tu flujo puedes llevar la copa hasta 12 horas sin que suponga ningún problema, ya que esta se adhiere a las paredes de la vagina y no se mueve ni se derrama. Incluso existen tallas según la edad, la altura y el flujo de la regla.

Cuando pase ese tiempo (entre 8 y 12 horas) vaciamos la copa en el inodoro, la lavamos con un poco de agua tibia y la volvemos a introducir sin ningún problema. Una vez pasado el ciclo menstrual, solo tienes que hervirla para que se esterilice y la vuelves a guardar hasta el mes siguiente.

Con un buen uso la copa menstrual puede durar hasta 10 años, esto supone además un gran ahorro ya que cuesta entre los 15 y los 30 euros. La podemos utilizar durante toda la menstruación, incluso durante la noche, ya que no genera bacterias en tu organismo y puede mantener la suficiente cantidad del flujo de tu regla dentro de la copa.

¿Cómo se utiliza?

Para introducir la copa menstrual, solo deberemos doblarla en forma de C y luego introducirla como si se tratase de un tampón. Una vez pasadas entre las 8 y las 12 horas, la quitaremos ayudándonos de los músculos vaginales para que la copa no haga efecto ventosa y sea más fácil de quitar. No raspa, ni irrita la zona al quitarla.

Una vez que termine nuestro ciclo solo tendremos que esterilizarla hirviéndola con agua. También podemos utilizar las famosas pastillas Milton o limpiadores con oxígeno bioactivo, como las corega cups.

Para limpiar la copa durante la menstruación podemos utilizar jabones neutros o agua tibia eliminando cualquier resto que pueda quedar de la regla. Siempre debemos evitar utilizar jabones perfumados o vaselina.

Ventajas de la copa menstrual

Lo primero que podemos decir es que supone una ventaja para nuestro bolsillo, ya que los productos de higiene intima femenina son caros y se van acumulando durante años debido a que son de usar y tirar. En cambio, las copas menstruales, aunque supone un gasto mayor que el de compresas y tampones, este se produce una sola vez y se ve recuperado a los pocos meses ya que tiene una duración aproximada de diez años.

Otra de las razones por las que utilizar la copa menstrual es porque permite ahorrar aproximadamente tres millones de kilos de basura al año. Al no generar residuos, supone un beneficio, ya que se retiran menos desechos al medio ambiente. Por esta razón, al principio todo el mundo ve la copa como alternativa y una moda ecologista. Pero existen muchas otras razones por las que utilizar la copa es la mejor opción para nuestro bienestar y nuestro bolsillo.

La silicona médica de la que está hecha la copa previene infecciones y demás problemas causados por bacteriasLa silicona médica de la que está hecha la copa previene infecciones y demás problemas causados por bacterias

La copa menstrual previene de las infecciones. Al estar creada a partir de silicona médica o elastómero termoplástico, sin añadir ningún aditivo químico, hace que los gérmenes se acumulen menos en ella. Se han realizado estudios y la copa no produce Síndrome del Shock Tóxico, ni candidiasis, ni cistitis. Y es que ayuda a la protección de la flora vaginal, lo que hace que se eviten las infecciones y hongos al permitir la protección natural.

La puedes llevar durante todo el día y durante toda la menstruación, incluso por la noche. Así, no tienes que preocuparte de llevar encima compresas o tampones para cambiarte, solo con lavarla según tu flujo ya puedes seguir con tu vida diaria.

Esto hace, que además, sea el compañero perfecto de viajes. Las copas suelen venir en una bolsa de algodón que posibilita que la puedas llevar a todas partes. Esto te evita tener que buscar tiendas para comprar compresas o limitar tus actividades, ya que al no moverse puedes practicar cualquier deporte.

Inconvenientes de la copa menstrual

El mayor problema que supone la copa menstrual es su limpieza. Y es que, sobre todo cuando comenzamos a usarla, puede ser un poco incomoda de utilizar en un baño público que no tenga un lavabo privado. Aunque, si ocurre esto la podemos limpiar con papel higiénico.

También puede ser un poco difícil de utilizar al principio, hay que acostumbrarse y saber con seguridad si está bien colocada, ya que si no es así puede moverse. Igualmente, es recomendable utilizar la copa cuando ya se han tenido relaciones sexuales, una vez que somos más conscientes de nuestro cuerpo.

Otro de los inconvenientes de la mayoría de las mujeres es la idea de entrar en contacto con el propio flujo de la regla y de tener que introducir los dedos en la vagina para sacar la copa. Esta es una sensación que todavía produce asco entre las mujeres. Según los sexólogos todavía hace falta neutralizar el conocimiento que se tiene de los genitales femeninos y eliminar los tabúes. La copa menstrual puede ayudarte a conocer tu cuerpo.

Las copas menstruales en África

Según datos de UNICEF, el 48% de las niñas del tercer mundo no sabe qué es la menstruación. De hecho, la regla es un tema tabú en países como Irán, Kenia o la India. Esto hace que muchas niñas no puedan asistir al colegio mientras tienen el periodo debido a que no tienen medios para acceder a compresas y tampones.

Ante esto, asociaciones como Femme International se dedican a enseñar a estar niñas y educarlas en la higiene femenina. De hecho, estas organizaciones reparten un kit en el se encuentra una copa menstrual, la alternativa perfecta para que estas niñas puedan seguir asistiendo al colegio sin tener que preocuparse por ser un estigma social, ya que no se nota, no produce olor y se puede llevar durante más tiempo.

Artículos recomendados

Comentarios