Menú
Cosas que tienes que saber antes de apuntarte a un gimnasio low cost
VIDA SANA

Cosas que tienes que saber antes de apuntarte a un gimnasio low cost

El ahorro de las cuotas de este tipo de gimnasios es debido a la falta de servicios como cafetería, piscina o sauna; prescindibles por otro lado para realizar ejercicio físico.

Sandra Ramírez Cherbuy

Un gimnasio low cost puede ser la mejor opción para aquellos que no se quieren gastar mucho dinero para poder tonificar su cuerpo y perder esos kilitos de más. Pero como todo, si es más barato no podremos tener todas las opciones que nos ofrece un gimnasio de nivel medio.

Si no sabes si decidirte entre un gimnasio low cost o uno normal, aquí te dejamos todo lo que debes saber sobre estos gimnasios que se están poniendo tan de moda, para que elijas lo que mejor te conviene.

El funcionamiento de un gimnasio low cost

Estos centros no son otra cosa que gimnasios más baratos con cuotas que rondan los 20 euros y donde encontramos múltiples clases y un horario muy amplio.

En la mayoría hay que pagar una cuota de inscripción o matrícula, que dependiendo del centro y de cómo quieras hacer el pago de las cuotas puede incluso salir gratis. Por ejemplo, si eliges elegir el año entero, es decir, el pago anual, lo normal es que te ahorres la matrícula.

Estos centros suelen prescindir de cafeterías, piscinas, recepcionistas, monitores, saunas o fisioterapia, de ahí el ahorro a la hora de pagas las coutas. Esto para algunos puede ser una desventaja y para otros un añadido. Otra de las particularidades de estos low cost es que necesitarás tu propio candado para la taquilla, que en todos los centros se revisarán de forma diaria al final de la jornada. Además, si precisa de un entrenador personal o de un servicio de fisioterapia se tendrá que pagar aparte.

Aún así el equipamiento de estos gimnasios no es deficiente sino todo lo contrario, estos centros suelen ser muy amplios y con aparatos nuevos. Un centro deportivo low cost no significa que tenga menor calidad que otros.

Ventajas

Precio: este es sin lugar a dudas una de las ventajas más llamativas, ya que permite a cualquier persona poder hacer ejercicio a un módico precio sin que tenga que ser un fuerte gasto. Las cuotas mensuales rondan entre los 20-40 euros, estos precios ayudan a que personas con menos poder adquisitivo se animen a hacer ejercicio.

Actividades: Encontraremos numerosas actividades en estos gimnasios. La oferta siempre suele ser muy variada, aunque si las miramos con detenimiento veremos que estas actividades son muy básicas y tradicionales, por lo que si estamos buscando algo más avanzado puede que no nos sirva.

Flexibilidad Horaria: Los gimnasios de bajo coste suelen tener un horario ininterrumpido, que puede durar desde las 6.00 hasta las 12.00 de la noche y durante los 365 días del año. Esto permite a todos los socios poder seguir la rutina que mejor les convenga o les apetezca durante todo el año sin ningún problemas.

Los gimnasios low cost suelen tener mayor flexibilidad horariaLos gimnasios low cost suelen tener mayor flexibilidad horaria

Grandes Instalaciones y Céntricos: Estos centros suelen estar ubicados en lugares con muchos metros cuadrados y con mucha maquinaria para que todos sus clientes puedan hacer uso del gimnasio. Los solemos encontrar ubicados en zonas muy concurridas, como el centro de la ciudad, y de fácil acceso. Esto supone una gran comodidad para todo aquel que tenga el gimnasio de camino al trabajo o a casa.

Ofertas: Hemos de ver también que las ofertas que se ofrecen desde estos centros y más cuando somos socios nuevos son muy interesantes. Y aunque sea para un año entero no nos viene mal para un primer contacto.

Prueba gratuita: Muchos gimnasios de bajo coste también ofrecen la posibilidad al cliente de disfrutar de un día de prueba totalmente gratuito a todo aquel interesado. Y si está convencido luego puede apuntarse y aportar la cuota. La mejor manera de comprobar si las condiciones de un gimnasio son buenas es revisar las actividades, las máquinas y los aparatos de fitness, y las instalaciones, aquí hablamos de duchas, baños, recepción, etc.

Desventajas

Gran aglomeración de gente: como la cantidad de precio es menos elevada, para que sea rentable el gimnasio debe tener muchos clientes. La gran afluencia de personas, sobre todo a determinadas horas del día, como la tarde, puede hacer que resulte un poco difícil el ejercicio ya que cuesta más coger una máquina o que tengas que esperar algún tiempo para utilizar algún aparato. La menor afluencia de gente también hará que nuestra rutina sea más relajada, ir al gimnasio no debe suponernos un estrés para el cuerpo.

Una de las desventajas de este tipo de gimnasios es la aglomeraciónUna de las desventajas de este tipo de gimnasios es la aglomeración

Clases masificadas: Las clases son el reclamo principal ya que es algo que nos ayuda a mantener una rutina de ejercicio y además estamos supervisados. El problema viene cuando nos encontramos con clases masificadas y a los monitores les es imposible guiar la clase y corregir el ejercicio de todos los alumnos. Es decir, no hay un trato de profesor - alumno, y los alumnos acaban haciendo lo mismo que los monitores.

Servicio básico: El precio de la cuota mensual suele incluir solo el uso de las máquinas. Todo lo que sea aparte, deberá ser abonado como un extra. Esto quiere decir que, por ejemplo, no dispondremos de entrenadores que nos ayuden al principio a controlar la técnica de los aparatos.

De la misma manera, en estos gimnasios las actividades son las comunes, no suelen añadir las últimas novedades como suele ser en fitness, por lo que no existe una especialización como se puede encontrar en los gimnasios comunes. Asimismo, las clases de las actividades suelen ser para un público amplio, por lo que el monitor no podrá ofrecer el mismo servicio que en las clases reducidas, donde hay más contacto con el monitor.

Duchas de pago: Los extras suelen ser de pago en estos gimnasios. Uno de estos extras suele ser el servicio de ducha, muchas son de pago y además están controladas por tiempo.

Contrato anual: Al ser tan baratos, estos gimnasios optan por hacer un contrato anual, lo que es un gran inconveniente si al final la oferta del gimnasio no nos convence y queremos buscar otro que se adapte mejor a nuestras necesidades.

Ausencia de monitores: Esta es la característica que más llama la atención de estos gimnasios, y es que en muchas de las actividades hay un profesor virtual. No hay un monitor de manera física que controla a los alumnos sino que las sesiones de entrenamiento se suelen seguir a través de un vídeo.

El riesgo de esto está aquellas personas que van por primera vez a estas actividades, ya que esto hace que el ejercicio se haga a través de la imitación. Pero esta no es siempre la mejor manera de hacer ejercicio, ya que nadie nos dice si estamos haciendo el ejercicio bien. Y es que la técnica y el movimiento es esencial. Al no tener una vigilancia podemos realizar mal los ejercicios y esto no puede generar problemas y vicios para el cuerpo que si se repiten de manera continua pueden acabar haciéndonos daño.

En resumen, estos centros deportivos son adecuados para todos aquellos que quieran hacer un entrenamiento libre, para personas acostumbradas a realizar deporte y sin ninguna lesión en el cuerpo. Para aquellos que se apuntan por primera vez lo mejor es reciban la ayuda de un profesional o de monitores que les proporcione una tabla de ejercicios o les aconseje la mejor actividad.

Artículos recomendados

Comentarios