Menú
Cuáles son los tratamientos para la artrosis
ATROSIS

Cuáles son los tratamientos para la artrosis

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que consiste en una erosión del cartílago que las mantiene unidas, pero, ¿hay tratamiento eficaz?

Coral Ferrero Ibáñez

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que consiste en la erosión del cartílago que las mantiene unidas. Este cartílago se va desgastando con el tiempo y se deteriora, lo que causa dolor y rigidez. Las causas de la artrosis son variadas: la edad es una de las más frecuentes ya que con los años el cuerpo, en este caso el cartílago que une las articulaciones, va perdiendo facultades. Los factores genéticos, los desequilibrios hormonales y el hecho de que hayamos sido operados de las articulaciones previamente pueden influir mucho, así como la obesidad.

Los síntomas de la artrosis se desarrollan muy lentamenteLos síntomas de la artrosis se desarrollan muy lentamente

Los síntomas de la artrosis se desarrollan muy lentamente. Es muy probable que al comienzo de la degeneración del cartílago ni siquiera se note nada, por lo que la diagnosis se realiza mucho después cuando ya se empiecen a notar los síntomas. El principal será el dolor en las articulaciones, que se profundizará tras el movimiento. La rigidez es también muy característica en las personas que sufren de artrosis y se acentúa en periodos de inactividad. Para aliviarla lo más aconsejable es realizar movimientos suaves. Sin embargo, si estos movimientos son demasiado dinámicos puede empeorar. Un sonido áspero se puede escuchar cuando una persona con artrosis mueve su articulación y cuando la enfermedad está desarrollada puede provocar que aparezcan excrecencias óseas.

¿Cuáles son los tratamientos para la artrosis?

Una vez conocidas las causas y los síntomas queda por saber cuál es el tratamiento. Al tratarse de una enfermedad degenerativa la artrosis no se puede curar, pero existen medidas para tratar el dolor y reducir la rigidez que provoca. En cuanto a los fármacos que se recetan lo más común es que sean analgésicos y antiinflamatorios, entre ellos el paracetamol y el ibuprofeno. También es probable que prescriban codeína, tramadol o metamizol, más potentes contra el dolor que los anteriores.

Otros fármacos recomendados son los modificadores de la enfermedad, como pueden ser la diacereína, el sulfato de glucosamina o el condroitin sulfato. Este grupo de medicamentos son de acción lenta, es decir, empiezan a funcionar tras 6 semanas de haberlos empezado a tomar aproximadamente. Su función es aliviar el dolor y desinflamar la zona afectada. Cuando la enfermedad está muy avanzada y el dolor es verdaderamente intenso se puede recurrir a las inyecciones de corticoides o al ácido hialurónico, que ayuda a lubricar el cartílago de las articulaciones.

Por otro lado, es muy importante para los enfermos de artrosis que mantengan una buena postura corporal y realicen ejercicios personalizados para su caso. La persona que sufra de artrosis tendrá que reposar sobre camas y sillones que no se hundan y que le permitan descansar su cuerpo de la manera más recta posible, con los pies apoyados en el suelo.

El ejercicio es prácticamente necesario si el afectado quiere aliviar el dolor y frenar el desarrollo de la artrosis. Este no debe de realizarse con la finalidad de muscular el cuerpo o perder peso, aunque si se padece de obesidad será muy recomendable seguir una dieta y ejercicios que ayuden a adelgazar y así aliviar la artrosis. Los movimientos articulares se llevan a cabo para mejorar la flexibilidad y reforzar el músculo y los huesos.

Los deportes más recomendados para pacientes con artrosis son la bicicleta, la natación y caminar. El aerobic y el tai chi también pueden ir bien, sin embargo hay que eliminar de la rutina aquellos deportes que requieren mucha fuerza o resistencia, porque empeoran el estado de las articulaciones. Así mismo es muy aconsejable evitar en la medida de lo posible aquellas tareas o trabajos diarios que requieren un gran esfuerzo por nuestra parte como puede ser cargar peso. Tras el ejercicio es igual de importante saber tomarse un descanso. Cuando el dolor sea más agudo es recomendable no forzar el cuerpo y reposar.

La alteración del frío con calor en la zona de dolor es una técnica tradicional para encontrar alivioLa alteración del frío con calor en la zona de dolor es una técnica tradicional para encontrar alivio

Si queremos aliviar el dolor desde casa podemos realizar algunas actividades. La alteración del frío con calor en la zona de dolo es una técnica tradicional para encontrar alivio y la podemos hacer en la ducha o en cualquier otro sitio con hielo y bolsas de agua. Los masajes también ayudarán a paliar el dolor y relajarnos. Existen masajes destinados especialmente a tratar la artrosis en los que se centran en disminuir las contracturas en las articulaciones. Por último, hay plantas como la cola de caballo, el harpagofito o el jengibre que mediante su ingesta o como aceites esenciales pueden ser muy beneficiosos.

Artículos recomendados

Comentarios