Menú
Cuánto hay que dormir la siesta para que sea reparadora
DORMIR LA SIESTA

Cuánto hay que dormir la siesta para que sea reparadora

Dormir la siesta le gusta a muchas personas, pero, ¿realmente sabes si es bueno o no para tu salud? ¿Cuánto es lo adecuado para que la siesta sea reparadora realmente?

Inmaculada Jiménez Peral

La hora de la siesta es para muchos de nosotros ese momento sagrado del día en el que recuperamos nuestro cuerpo y nuestra mente de la intensa jornada matutina y, aunque, los expertos recalquen los numerosos beneficios de la siesta, no es oro todo lo que reluce.

Y es que por mucho que intentemos evitarla, a veces nos resulta imposible. Ese deseo de echar una cabezadita después de comer y esa sensación reparadora de la siesta tiene una explicación biológica y científica, por ello, no te niegues a dormirla.

Después de realizar nuestro almuerzo, el cuerpo cae en un estado de cansancio que hace necesario que descansemos un rato para poder seguir nuestra jornada con más fuerza. Esto es debido a que cuando nuestro organismo realiza la digestión, se produce un aumento del flujo sanguíneo hacia el aparato digestivo, lo que provoca un descenso en la actividad de nuestro organismo y nuestro sistema.

Pros y contras de dormir una siesta reparadora

Numerosos estudios hablan sobre los beneficios de dormir la siesta, que repercute principalmente en una función reparadora de nuestro cuerpo pero ¿Son todo ventajas?

Son muchos los pros de dormir una siestaSon muchos los pros de dormir una siesta

Entre los pros de echar una cabezada después de comer cabe destacar que dormir la siesta reduce la posibilidad de padecer una enfermedad cardíaca, por lo que se puede decir que es buena para el corazón. Por otro lado, los expertos destacan que la siesta mejora la capacidad de aprendizaje, estimula la creatividad, tiende a eliminar la necesidad de nuestro cuerpo de consumir cafeína, favorece a la relajación eliminando tensiones y aumenta nuestras ganas de realizar ejercicio, entre otras muchas cosas.

Pero, por otro lado, dormir la siesta también puede repercutir negativamente en nuestro organismo, ya que según los expertos, puede generar en nuestro cuerpo el efecto contrario al deseado. Entre las principales desventajas de hacer la siesta cabe destacar que nuestro cuerpo puede sufrir un descontrol en los ritmos vitales y algunos desórdenes en nuestro organismo.

Dormir la siesta más del tiempo recomendado puede crearnos también un estado de aturdimiento para el resto del día y puede jugarnos una mala pasada en el resto de la jornada, ya que nos sentiremos un poco desorientados y desconcentrados.

Según los nutricionistas, dormir después de comer afecta a nuestro sistema digestivo y, por lo tanto, si nos demoramos demasiado en nuestra siesta, podemos llegar a engordar, por lo que hay que tener cuidado si te encuentras en un estado de pérdida de peso, ya que puede truncar tus objetivos dietéticos y puede crear problemas de salud.

Dormir la siesta puede provocar problemas con el sueñoDormir la siesta puede provocar problemas con el sueño

Por último, dormir la siesta puede provocar alteraciones del sueño. Esto se trata de que aquellas personas que hacen la siesta más larga de lo recomendado pueden tener serios problemas para conciliar el sueño por las noches.

Cómo debe ser la siesta para que sea reparadora

Según los expertos, dormir la siesta puede ser muy beneficioso para nosotros, pero hay una serie de requisitos que debemos tener en cuenta para que nuestra siesta sea perfecta y no nos cree ningún desorden en nuestras vidas.

La duración de esta va a ser determinante. Entre 20 y 30 minutos es el tiempo que nuestro cuerpo necesita para recuperarse de la jornada matutina y volver a activarse para afrontar la tarde, por lo que excederse en este tiempo ya es un grave error porque puede volverse en nuestra contra.

Encontrar el entorno adecuado es esencial. Muchos de nosotros realizamos la siesta en el sofá, siendo esto un grave error. Dormir la siesta en la cama, con pijama y evitando ruidos, aumentará la calidad de nuestro sueño y por tanto nuestro descanso se verá mejorado, así como su función reparadora. Es por ello que crear el ambiente adecuado para nuestra siesta va a ser muy importante a la hora de realizar un descanso perfecto.

Por último, hay que tener bien claro que se trata de un pequeño break en nuestra jornada diaria, no es un sustituto de nuestras horas de sueños nocturnas, por lo que la hora de la siesta nunca debe ser nuestra jornada de descanso principal.

Artículos recomendados

Comentarios