Menú
Diferencias entre convulsiones y la epilepsia
CONVULSIONES Y EPILEPSIA

Diferencias entre convulsiones y la epilepsia

Las convulsiones y la epilepsia son términos que pueden confundirse, pero es necesario diferenciarlo porque no es lo mismo aunque lo parezca.

Sara Poyo Lorenzo

Las convulsiones y la epilepsia son términos que a menudo pueden confundirse. Básicamente, la epilepsia es un trastorno que produce convulsiones pero no todas las personas que tienen convulsiones tienen epilepsia. Es más se ha calculado que a lo largo de la vida una persona puede llegar a tener una o varias convulsiones pero solo el 1% de la población sufre epilepsia.

¿Qué son las convulsiones? ¿Qué tipos hay?

Las convulsiones son descargas eléctricas anormales del cerebro. Esas descargas son enviadas a zonas concretas del cerebro e interrumpen la actividad que se estaba dando en ese lugar, o también pueden ser generalizadas y afectar de manera general a todo el cerebro. Un ejemplo, una de estas descargas eléctricas anormales es enviada a la zona que se encarga de controlar los movimientos de la pierna derecha. Como consecuencia la persona no podrá controlarla y empezará a temblar. Si la convulsión afectase a todo el cerebro en general todo el cuerpo sería el que temblase. Hay diferencias dependiendo del tipo de convulsiones:

1-Focal: afecta a zonas aisladas del cerebro. y pueden ser convulsiones simples parciales si no hay una pérdida de conciencia o convulsiones simples complejas si concurren con pérdida de conciencia. También podemos encontrarnos el caso de una convulsión simple parcial o compleja que acaba evolucionando a una convulsión generalizada. Durante estas convulsiones hay temblores de zonas del cuerpo y la persona puede sufrir síntomas sensoriales auditivos, visuales, etc.

Las convulsiones y las epilepsias no son lo mismoLas convulsiones y las epilepsias no son lo mismo

2-Generalizada: aquí todo el cerebro es afectado y concurre con pérdida de conciencia. También hay diferencias dependiendo del tipo de convulsión generalizada de la que hablemos.

-Convulsiones de ausencia típica o "petit mal": La persona se queda ausente, con la mirada perdida en un punto fijo de 5 a 15 segundos, sin ser consciente de lo que está ocurriendo. Después de unos segundos la persona vuelve en sí otra vez y retoma lo que estaba haciendo anteriormente, como si nada hubiese pasado.

-Convulsiones tónicas: en estas solo se presenta rigidez de los músculos del cuerpo, normalmente brazos, piernas y espalda.

-Convulsiones mioclónicas: aparecen movimientos rápidos de contracción-distensión, espasmos en la parte superior del cuerpo.

-Convulsiones clónicas: son aquellas en las que existe temblores incontrolables del cuerpo también con pérdida de consciencia. Las convulsiones pueden tener varias fases y habrá diferencias según las fases por las que pueda pasar la persona. La primera fase llamada aura es un estado en el que la persona pierde la consciencia durante unos segundos, en realidad es una convulsión simple parcial que acaba evolucionando a una compleja. Puede durar desde unos segundos hasta incluso horas, dependiendo de como vaya evolucionando la crisis. La siguiente es la fase tónica, en ella hay una contracción de los músculos del cuerpo, es normal que la persona grite y dura pocos segundos, algunos pacientes suelen quedarse en esa fase pero otros pueden alcanzar la siguiente fase, la clónica.

En esta última la persona sigue contrayéndose y relajándose pero de forma más violenta y exagerada, los ojos pueden ponerse en blanco y la lengua sufre cortes y magulladuras por el descontrol de la mandíbula. También es común que la persona se orine encima y que tanto los labios como las extremidades se vuelvan azules.

-Convulsiones tónico-clónicas o de "grand mal": es la convulsión que presenta una mezcla de síntomas porque pasa por todas las fases. Son las más discapacitantes que existen.

-Convulsión atónica: ocurre cuando la persona pierde el tono muscular, por lo que suelen quedar totalmente relajados, como si estuvieran muertos.

Por otro lado, hay que recalcar que las convulsiones pueden aparecer de manera recurrente o de forma aguda. Es más, en la mayoría de ellas su aparición es aguda como consecuencia de bajos niveles de azúcar o calcio en la sangre, la retirada brusca de alcohol durante el síndrome de abstinencia, efectos secundarios de algunos fármacos, meningitis, sustancias tóxicas en el ambiente, y un largo etcétera.

Es necesario diferenciar qué es la epilepsia de las convulsionesEs necesario diferenciar qué es la epilepsia de las convulsiones

¿Qué es la epilepsia? ¿En todas las epilepsias se sufren convulsiones?

La epilepsia es un trastorno neurológico donde las personas son propensas a sufrir convulsiones frecuentemente. Antes hablábamos de que las convulsiones pueden aparecer por una causa específica de manera aguda. Sin embargo, cuando hablamos de epilepsia, las convulsiones son recurrentes, es decir, se repiten en el tiempo. Estas personas son más "sensibles" a los estímulos (externos e internos) que pueden producir una convulsión.

Hay muchas posibles causas por las cuales las personas pueden tener epilepsia. Puede ser debido a tumores cerebrales, meningitis, malformaciones congénitas o traumatismos cerebrales. Se ha estudiado por ejemplo, que un golpe que afecte al hipocampo (situado en el lóbulo temporal anterior de la corteza) puede dar lugar a epilepsias.

Para determinar que una persona tiene epilepsia tiene que sufrir de manera recurrente crisis epilépticas. Por eso, ante cualquier sospecha se debe de ir al médico para que nos diagnostiquen. Ahí nos harán un examen neurológico para ver si existe daño cerebral, se le hará escáneres cerebrales, electroencefalogramas, se le tomarán análisis de sangre y exámenes conductuales para determinar el tipo de epilepsia que tiene esa persona. También se pide la historia clínica con el objetivo de cuantificar las crisis, tanto en frecuencia, duración y gravedad.

Tratamiento para la epilepsia

Hay diferencias a la hora de tratar la epilepsia según el tipo que presente el paciente y las causas que la han generado en caso de no ser por malformaciones congénitas. Sin embargo, las personas epilépticas siguen las siguientes prescripciones:

-Toma de fármacos anticonvulsivos que reducen la frecuencia de crisis, el tipo de medicamento dependerá de su historia personal y siempre tiene que estar vigilado por el médico. Muy importante en el caso de las mujeres que quieran quedarse embarazadas avisar al médico con antelación porque los medicamentos pueden causar anomalías genéticas en el bebé.

-La persona tiene que hacer cambios en su estilo de vida para evitar desencadenar crisis. Por ejemplo, debe evitar actividades de riesgo en el caso de poder sufrir un ataque (esquí, natación, alpinismo, bicicleta...), no llevar joyas por si hay riesgo de crisis, evitar el estrés emocional, intentar descansar y alimentarse adecuadamente, etc.

-Cirugía. Si es debido a un tumor se extirpan las células cancerígenas. En otras ocasiones si mediante los fármacos y cambios en la vida del sujeto no se consigue mejorar se le puede recomendar introducir un estimulador del nervio vago, que funcionaría como un marcapasos cardíaco y ayuda a reducir la frecuencia de las convulsiones.

-Prohibiciones que estrictamente deben cumplir como evitar trabajos con maquinaria peligrosa, manejo de armas, beber alcohol o tomar otras drogas psicoactivas, etc.

Artículos recomendados

Comentarios