Menú
Diferencias entre tumor y cáncer
TUMORES

Diferencias entre tumor y cáncer

Hablar de tumor no siempre implica que se haya desarrollado un cáncer, en Bekia te contamos la diferencias entre estos dos conceptos.

Triana Ocete Calvo

El tumor, según el Instituto Nacional de Cáncer, es un crecimiento anormal en el cuerpo de células adicionales. Las células que tenemos en nuestro cuerpo se dividen formando otras nuevas células y las antiguas mueren para dar paso a las nuevas. Pero este proceso correcto de nacimiento y muerte de las células no siempre es el correcto. Nuestro cuerpo a veces crea células nuevas cuando aún no es necesario, y en otros casos las células envejecidas no mueren en su debido tiempo. Cuando este proceso anormal sucede, y éstas células adicionales se unen, forman una masa que es el denominado tumor, el cual puede ser benigno (no se convierte en cáncer) o maligno (puede dar paso a cualquier tipo de cáncer). La diferencia entre cáncer y tumor (sea benigno o maligno) es que el tumor es la masa en sí que se crea por exceso de células adicionales mientras que el cáncer es la enfermedad.

En el caso del tumor benigno, sólo aparece en un lugar determinado del cuerpo y no invade otras partes. En la gran mayoría de los casos, una vez puesto en tratamiento y extirpado el tumor, no vuelve a aparecer. Cuando se trata de un tumor maligno, se activan todas las alertas para empezar un tratamiento que impida el desarrollo del tumor por el resto del cuerpo. En el caso de que el tumor se extienda por diferentes partes del cuerpo (suele ser a una velocidad muy rápida) estaríamos hablando de metástasis.

Los tumores son masas anormales de células que no tienen por qué ser cancerosasLos tumores son masas anormales de células que no tienen por qué ser cancerosas

El cáncer, el peor enemigo del hombre

Según el Instituto Nacional de Cáncer, el cáncer es un crecimiento descontrolado de células anormales que perjudica a todo nuestro sistema. Existen diferentes tipos de cáncer afectando especialmente a algún órgano vital en concreto. Suelen ser muy diversas las causas por las que se produce la enfermedad, incluso algunas de ellas desconocidas aún por la medicina, pero las más habituales son: exceso del consumo de alcohol, obesidad, problemas genéticos, malos hábitos, el tabaco... El cuerpo, tras ponerlo al límite en muchas ocasiones, se resiente y una manera de expresar que algo no va bien es mediante la aparición de estos tumores, en principio benignos, y siempre y cuando los pillemos a tiempo, no tienen porque reproducirse la enfermedad.

Según un estudio realizado en Estados Unidos el pasado año 2014, el cáncer más común en los hombres es el de próstata, el pulmonar y el de colon. En el caso de las mujeres, los más comunes también son el de colon y el pulmonar pero en este caso, el principal enemigo de la mujer en lo que a enfermedades se refiere con diferencia del resto es el cáncer de mama. En España, según la Sociedad Española Oncológica Medica, el cáncer de mama ha superado a otros tipos de cáncer en el último año 2014, con un 32,2% de personas, tanto hombres como mujeres, que lo han padecido.

Prevención del cáncer

Según oncólogos de todo el mundo (como recoge el último estudio del Ministerio de Sanidad de España), la prevención de un tumor (tanto benigno como maligno) y/o del cáncer es muy compleja puesto que en muchas ocasiones, los síntomas no se hacen patentes hasta que la enfermedad no se encuentra en un estado avanzado. Además, al existir diferentes tipos de tumor maligno y tumor benigno y cánceres, los síntomas son diferentes unos de otros. Por ejemplo, algunos síntomas comunes que denotan la posible aparición de un tumor son molestias estomacales, pérdida del apetito, color amarillento de la piel, deficiencias respiratorias...

Lo recomendable por los médicos es que a partir de los 35 años aproximadamente, se visite al doctor para realizar un estudio general y poder percibir si existe alguna anomalía en la salud. Esta es la mejor opción de prevención del mismo. Las pruebas llevadas a cabo como chequeo general del estado de su salud serían una resonancia magnética, un análisis de sangre completo, y/o una ecografía y radiografía. En el caso de que los dolores sean localizados, las pruebas llevadas a cabo serian más específicas. En el caso de que el médico percibiera alguna posibilidad de tumor, se recogería una muestra del mismo a través de una biopsia para analizar si es un tumor y en el caso de que así sea, si se trata de un tumor benigno o maligno.

Tratamientos posibles

En el caso de que ya padezca cáncer y/o tumor maligno, el tratamiento a seguir suele ser siempre el mismo, menos en casos específicos que se lleven otros tratamientos adicionales especificados por el médico.

El cáncer de próstata es el más común en varonesEl cáncer de próstata es el más común en varones

Los más comunes son la quimioterapia y la radioterapia. La primera opción es el uso de fármacos para apaliar el dolor, controlar la enfermedad y eliminarla por completo. Por regla general se realizan diferentes sesiones (el número de sesiones viene determinado según el alcance de la enfermedad), donde mediante vía oral y/o inyectado, el paciente toma la medicación necesaria para acabar con la enfermedad. La quimioterapia es un proceso duro especialmente por sus efectos secundarios (caída del pelo, debilidad física, vómitos, dolores de cabeza...) pero es uno de los tratamientos más efectivos para acabar con esta enfermedad. En un 80% de los casos, según un estudio realizado en EEUU, los pacientes que se someten a sesiones de quimioterapia acaban anulando por completo el cáncer.

En el caso de la radioterapia se trata de una radiación (generalmente de rayos X), que incide directamente en el lugar donde se encuentra ubicado el tumor maligno. Al igual que en el anterior caso, es un tratamiento largo pero el número de sesiones viene determinado por el alcance de la enfermedad y la necesidad particular del paciente. Es menos agresiva que la quimioterapia, pero requiere de un mayor número de sesiones y de tiempo para poder eliminar el tumor y/o el cáncer.

Actualmente, también existen otras opciones para acabar con los dolores procedentes de esta enfermedad y con ella misma, como puede ser la medicina tradicional como complemento a las anteriores citadas.

En cualquier caso, será el médico quien determine cuál será la opción más recomendable para el paciente. Ante la posibilidad o duda de tener algún tumor maligno o tumor benigno acuda a su doctor ya que esta enfermedad es importante pillarla a tiempo.

Artículos recomendados

Comentarios