Menú
El mindfulness en la psicoterapia y el peligro de los falsos terapeutas
FALSOS TERAPEUTAS

El mindfulness en la psicoterapia y el peligro de los falsos terapeutas

Hay que tener cuidado de los falsos terapeutas y del daño que pueden hacer con el mindfulness o con cualquier otra terapia.

Sara Menéndez Espina

El mindfulness es una práctica psicológica o conductual que consiste en mantener la atención en el momento presente, sin realizar ningún juicio sobre lo que percibimos y sentimos. Es una técnica que el médico Jon Kabat-Zinn empezó a utilizar para reducir el estrés, y la introdujo en el mundo occidental en 1979. Kabat-Zinn era en esa época un entusiasta de técnicas orientales como el yoga o la meditación, y con sus conocimientos en mindfulness fundó la Clínica de Reducción del Estrés en la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachussets. Con el tiempo ha ido ganando fama, y en España empezó a introducirse en la última década, aproximadamente. Hoy en día goza de gran popularidad, y muchos profesionales de la psicología y psiquiatría, así como gente no formada en estos campos, utiliza el mindfulness como técnica para mejorar la salud y el estado emocional de las personas.

El mindfulness es utilizado por profesionales de la psicología clínica para reducir los niveles de ansiedadEl mindfulness es utilizado por profesionales de la psicología clínica para reducir los niveles de ansiedad

Sin embargo, el mindfulness no está exento de dudas sobre su uso y eficacia. Si bien, como decíamos, cada vez más psicólogos y psicólogas clínicas lo incluyen en sus terapias, otras personas más escépticas se preguntan, ¿acaso una práctica relacionada con la religión, y con unos fines originales diferentes a los nuestros, es adecuada para el malestar psicológico? Pero no siempre se utiliza para tratar trastornos, también se imparten muchos talleres para que cualquier persona aprenda a centrarse más en el presente que en el pasado o el futuro, y es que una de las fuentes de malestar y sufrimiento emocional en las personas es preocuparse en exceso por esos momentos temporales que no podemos controlar. Sin embargo, el presente, mis acciones en este momento, lo que quiero percibir, lo que puedo disfrutar, se está produciendo ahora. Y más importante, si quiero aprender a ejercer un control sobre mis pensamientos y emociones, primero debo "observarlos", atenderlos, sin emitir juicios ni reflexiones, sólo aceptándolos y no tratando de huir de ellos.

Sus usos en la psicología y psicoterapia

El mindfulness es utilizado por profesionales de la psicología clínica para reducir los niveles de ansiedad y estrés, así como de depresión, sobre todo a la hora de prevenir recaídas en este trastorno del estado de ánimo. También se ha visto mejoría del estado emocional en personas con cáncer, sobre todo de mama, y con enfermedades crónicas. Uno de sus usos es para reducir el dolor crónico, con el fin de recurrir menos a los opiáceos, y parece que provoca mejorías, aunque hay investigaciones que no parecen avalar ese papel del mindfulness.

Sin embargo, hay profesionales de la psicología que advierten de que el mindfulness no es una "cura para todo". Así, el presidente de la Conferencia de Decanos de Psicología, Miguel Ángel Santed, decía en el contexto del III Congreso Nacional de Psicología (España) que no existe una evidencia científica que respalde el boom que ha tenido esta técnica en los últimos años. Si bien considera que tiene una utilidad en ciertas situaciones y contextos, no se le debe dar ni más, ni menos lugar en la práctica de la psicología clínica.

Las recomendaciones de Santed vienen a colación porque no existen suficientes estudios que muestren la eficacia del mindfulness en todas aquellas situaciones en las que se utiliza. En esa misma línea el psicólogo y escritor Eparquio Delgado comenta en su blog esta idea, además de que recuerda que al hablar de este tipo de técnicas sería recomendable dejar atrás su relación con el budismo, así como dejar que el paso del tiempo y el declive del boom permita que sus aportaciones al bienestar de las personas sean más realistas.

 La persona con la que realizamos el mindfulness ha de ser titulada en psicología o psiquiatría La persona con la que realizamos el mindfulness ha de ser titulada en psicología o psiquiatría

Además, uno de los puntos de disputa sobre la efectividad del mindfulness radica en que existen otros métodos conductuales de la psicología que tienen un funcionamiento y eficacia similar. Por ejemplo, la Terapia de Aceptación y Compromiso utiliza técnicas muy parecidas, y su fin es que las personas aprendan a aceptar lo que experimentan y no luchar contra emocionales, pensamientos, y otras situaciones generadoras de malestar psicológico, entendiendo que esa evitación genera mayor sufrimiento y estrés, lo cual empeora los "síntomas" o conductas disruptivas de un trastorno psicológico.

¿Puede cualquier profesional impartir mindfulness? El intrusismo y sus peligros

El mindfulness, al tratarse de una técnica basada en la meditación, y precisamente por ese origen que tiene en filosofías orientales, parece una técnica inocua que puede practicar cualquier persona. Sin embargo, siempre debemos tener presente que la persona con la que realizamos el mindfulness ha de ser titulada en psicología o psiquiatría, y especializada en psicoterapia, o al menos en esta técnica. Personas que se dediquen al coaching, pero sin titulación en estas disciplinas, o en técnicas orientales, deportivas, etc., no son las adecuadas para impartir mindfulness o meditación con fines terapéuticos.

No es que probar el mindfulness nos vaya a generar ningún tipo de trastorno, sobre todo en sesiones de prueba, pero diversos profesionales de la psicología y psiquiatría alertan de que no se conoce su efecto en personas que presenten diferentes trastornos psicológicos. La práctica de la atención plena podría, en algunas personas, generar un estado de malestar, ante el cual es necesario que un psicólogo/a o psiquiatra sea quien imparta la sesión para saber cómo ayudar a la persona a salir de ese estado, por ejemplo, de ansiedad.

Estos efectos no deseados del mindfulness, ya sean momentáneos o a largo plazo, han sido encontrados por algunos estudios, reavivando el debate de la necesidad de estudiar las limitaciones de esta técnica, y no sólo sus beneficios.

Artículos recomendados

Comentarios