Menú
ANTI-INFLAMATORIOS

Enantyum o ibuprofeno, ¿cuál es mejor?

Si tienes que tomarte un anti-inflamatorio pero dudas entre enantyum o ibuprofeno, descubre cuál puede ser mejor para ti.

María Isabel Baena González

En muchas ocasiones, nos encontramos medicamentos que, en un primer momento, pudiéramos creer que sirven para exactamente lo mismo. Por su descripción, o por su utilidad final, lo cierto es que son tan semejantes que podrían aparecer una gran cantidad de dudas sobre cuándo se debe usar uno y cuándo se debe usar otro. Eso suele pasar con el enantyum y el ibuprofeno, dos tratamientos que tienen características muy similares.

El ibuprofeno lo puede tomar prácticamente cualquier personaEl ibuprofeno lo puede tomar prácticamente cualquier persona
Temas relacionados

Ambos medicamentos sirven para básicamente lo mismo: calmar dolores habituales, como pueden ser dolores de cabeza, de cuello, de espalda, o incluso dolores musculares situados en cualquier punto del cuerpo. Nos hemos acostumbrado, sobre todo, al uso del ibuprofeno, puesto que es una pastilla que usamos casi en nuestro día a día. Con esto no queremos decir que la auto-medicación sea buena, o eficaz.

En muchos estudios ya se ha demostrado que el auto-medicarse hace que, con el paso del tiempo, las pastillas dejen de tener el efecto que tenían al principio. Nos vamos haciendo inmunes, y nuestro cuerpo cada vez necesita dosis mayores para soportar el mismo dolor. Por eso es importante consultar siempre con un profesional, que será el que mejor nos indique qué es lo que debemos hacer con nuestro dolor. No solo eso, sino que si lo que tenemos es una molestia persistente, constante, podría deberse a algo mucho más grave de lo que en un primer momento parece. Os aconsejamos, pues, que consultéis a vuestro médico de cabecera siempre que lo necesitéis.

No obstante, es cierto que no siempre tenemos el tiempo que quisiéramos para acudir al médico. Además, hay motivos por los que podríamos ver hasta inservible el hecho de acudir al doctor. Por ejemplo, por un dolor muscular en la espalda que sabemos que ha sido provocado por una mala postura al dormir. Conocemos las causas, y lo único que nos va a aliviar en ese momento es un anti inflamatorio. En esos casos, lo normal es que acostumbremos a tomar un ibuprofeno, o un enantyum. Pero... ¿cuál de estos dos medicamentos es mejor? ¿Cómo sabemos cuál debemos tomar en cada caso? ¡Vamos a verlo!

¿Ibuprofeno o enantyum? ¿Cuáles son las diferencias?

Ambas pastillas tienen su utilidad, son prácticas para según qué cosa. Estamos muy acostumbrados a tomar ibuprofeno cuando tenemos casi cualquier tipo de dolor (aunque lo cierto es que para el dolor de cabeza recurrimos más el paracetamol), pero casi siempre porque es el que más conocemos. Pero hay momentos en los que el enantyum podría ayudarnos mucho más, aunque no lo sepamos.

El enantyum tiene dexketoprofeno, un elemento que lo hace mucho más eficaz, puesto que su intensidad es mucho mayor que la de cualquier otro analgésico. Mientras que para que el ibuprofeno nos haga efecto tenemos que tomar unos 600 miligramos, aproximadamente, para notar los beneficios del enantyum solo tenemos que tomar unos 25 miligramos. La diferencia en cuanto a cantidades es considerable, mientras que el efecto es prácticamente el mismo. Además, el dexketoprofeno funciona mucho mejor con los dolores musculares. Sí, calma mucho más, pero eso no implica que esté recomendado para todo tipo de dolores.

En principio, se encuentra recomendado única y exclusivamente para dolores entre medios y bajos, como podrían ser dolores musculares o, incluso, los dolores menstruales. No obstante, el enantyum no debe mezclarse jamás con ningún otro anti inflamatorio. Además, debido a lo potente que es su efecto, hay que tener mucho cuidado al consumirlo si se tiene cualquier tipo de insuficiencia renal, cardíaca, estomacal o respiratoria. Las mujeres embarazadas tienen su uso totalmente desaconsejado, así como aquellas que se encuentren en pleno periodo lactante.

La diferencia fundamental entre estos dos medicamentos es que el ibuprofeno tiene mucha menos intensidad que el enantyum, pero, por lo demás, acaban haciendo lo mismo. Eso sí, el ibuprofeno lo puede tomar prácticamente cualquier persona, puesto que al estar menos concentrado existen menos probabilidades de que haya problemas.

Hay que hacer una aclaración importante: el enantyum no funciona de forma efectiva con los dolores de cabeza, puesto que lo que trata son los dolores musculares. Es más, ni siquiera el ibuprofeno se recomienda en esos casos, sino que sería mejor optar por medicamentos más similares al paracetamol.

Ibuprofeno o enantyum: ¿uno es mejor que el otro?

Ya hemos explicado cuáles son las diferencias fundamentales entre estos dos medicamentos. No obstante, también hay que señalar algo importante: el hecho de que el enantyum sea más potente no implica que sea "mejor" que el ibuprofeno. Dependiendo del momento, de la circunstancia, tendremos que optar por un medicamento o por otro. Por ejemplo, si una mujer se encuentra embarazada y tiene dolores musculares, probablemente debería optar por otro anti inflamatorio que no fuera el enantyum.

Se ha hablado mucho de los posibles problemas secundarios que podría acarrear el ibuprofeno; hubo un tiempo, incluso, en el que llegó a demonizarse esta pastilla. No hay que ser tan extremista en este tema. El problema del ibuprofeno no se encuentra en el medicamento en sí, sino en el abuso que muchas personas hacen de él. Hay quien cree que absolutamente todo puede curarse con una pastilla, sin siquiera preguntarse de dónde proviene el dolor que tanto le molesta. E incluso hay deportistas que, a causa de los dolores musculares tan fuertes que tienen, optan por auto-medicarse constantemente para no tener que bajar el ritmo. Esto sí que es un problema, y podría pasar tanto con el ibuprofeno como con el enantyum, o cualquier otra sustancia.

Es más, en este sentido el enantyum podría ser incluso más complicado. Recordemos que es más potente, con lo cual podría acabar dañando el estómago mucho antes que el ibuprofeno. Los anti inflamatorios no deberían ser el comodín, lo primero en lo que pensamos cuando tenemos un dolor; deberían ser una especie de cura especial, algo que está ahí para momentos de necesidad. Pero si un dolor es demasiado persistente, hay que acudir al médico de cabecera para que este nos haga un estudio.

Hay quien cree que absolutamente todo puede curarse con una pastillaHay quien cree que absolutamente todo puede curarse con una pastilla

Como en todo, depende un poco de la circunstancia de la persona. Si tenéis alguna duda mucho más específica, lo mejor que podéis hacer es acudir directamente a un profesional, y que sea él el que os asesore debidamente.

Artículos recomendados

Comentarios