Menú
¿Es normal sentir dolor menstrual durante las primeras semanas de embarazo?
EMBARAZO

¿Es normal sentir dolor menstrual durante las primeras semanas de embarazo?

Las primeras semanas de embarazo son las más intensas para una mujer, pero, ¿es normal sentir dolores menstruales en este período?

María Isabel Baena González

Las primeras semanas de embarazo pueden llegar a ser las más complicadas, sobre todo porque, en muchos casos, la mujer ni siquiera sabe que está embarazada. A menos que estuviera buscándolo de forma muy activa, y que registre toda su actividad menstrual constantemente, lo habitual es que no sepa qué es lo que está sucediendo. En algunos casos, los dolores del embarazo pueden, incluso, llegar a confundirse con el dolor menstrual al que ya estamos acostumbradas.

Las primeras semanas de embarazo pueden llegar a ser las más complicadasLas primeras semanas de embarazo pueden llegar a ser las más complicadas

El dolor abdominal, que normalmente confundimos con dolor menstrual, no es que esté presente durante las primeras semanas de embarazo, sino que puede mantenerse activo durante casi la totalidad del embarazo. No obstante, que sea habitual no implica que sea bueno; si el dolor abdominal es muy persistente, o muy fuerte, lo mejor que puedes hacer es acudir rápidamente al especialista. Puede que, a fin de cuentas, lo que creas que es un dolor menstrual no sea más que gases e hinchazón. Durante el embarazo, es muy habitual tener más gases de la cuenta, puesto que las digestiones serán más pesadas y, además, el útero estará ejerciendo una presión añadida tanto sobre el estómago como sobre los intestinos.

Dolor menstrual durante las primeras semanas de embarazo: algo muy común

Pese a que el dolor menstrual, o lo que asociamos con dolor menstrual, pueda llegar a ser preocupante en según qué punto del embarazo, no tiene por qué serlo durante las primeras semanas del mismo. Muchas mujeres suelen comentar que, justo tras quedarse embarazadas, tienen síntomas muy parecidos a los de la menstruación.

No es el dolor que se suele tener en la zona de los ovarios mientras ya se tiene la menstruación, sino más bien un dolor premenstrual; como ese dolor de riñones que acompaña a los dos o tres días antes de la menstruación, o esa molestia sorda en los ovarios que apenas deja descansar la noche antes. Suele ser un dolor bastante concentrado, que se encuentra en la parte más baja del abdomen. Como hemos señalado, suele suceder durante las primeras semanas de embarazo; en este periodo, la mujer puede llegar a confundirlo con la menstruación, puesto que puede desconocer su estado. A los pocos días descubrirá que no es así, que este dolor no es el tan conocido dolor menstrual al que ya está acostumbrada.

Si sabes que estás embarazada, pese a encontrarte en las primeras semanas de embarazo, puede que llegues a preocuparte más de lo debido. Pero no tienes por qué, puesto que este dolor abdominal es lo más común del mundo. A este dolor se puede unir un pequeño manchado, que seguramente no se parezca en nada a la menstruación; pese a que todo te pueda indicar que el embarazo se está complicando, no te preocupes. Si es durante los primeros días de embarazo, ese podría ser el sangrado de implantación, y ese dolor podría ser un buen indicativo.

Poco tiene esto que ver con dolores menstruales cuando el embarazo esté más adelantado; en ese caso, sí que habría que preocuparse y acudir a un especialista, porque podría ser indicativo de que algo está yendo mal. Mientras que durante las primeras semanas de embarazo no indica ningún tipo de problema, sino un proceso natural, durante los siguientes meses sí que podría llegar a ser preocupante. Antes de ponerte nerviosa, lo mejor que puedes hacer es acudir a un profesional para que te comente qué es lo que está sucediendo.

Si no eres de tomar pastillas, siempre puedes probar a aplicar calor directamente en la zonaSi no eres de tomar pastillas, siempre puedes probar a aplicar calor directamente en la zona

¿Se puede aliviar ese dolor menstrual?

Tras haber aclarado que este dolor menstrual no tiene nada de malo, y que puede no llegar a significar ningún tipo de inconveniente, hay que señalar también que puede tratarse. No es necesario que lo sufras en silencio, ni que te contentes con echarte en la cama a descansar. Puedes tomar cualquier tipo de analgésico al que estés acostumbrada, incluso ese que tomas durante la menstruación habitual.

Si no eres de tomar pastillas, quizás porque sientas que no te van bien, siempre puedes probar a aplicar calor directamente en la zona. Una bolsa de calor puede ayudar mucho, relajándote y haciendo que te olvides de esos dolores tan incómodos. ¡Y a disfrutar de las primeras semanas de embarazo!

Artículos recomendados

Comentarios