Menú
Estrés y alergia, ¿cómo afecta a los síntomas?
ESTRÉS Y ALERGIA

Estrés y alergia, ¿cómo afecta a los síntomas?

El estrés tiene muchas consecuencias negativas, como evitar el pleno funcionamiento del sistema inmunitario.

Irmina Merino Vidal

Durante ciertas épocas del año las personas que sufren alergias lo pasan peor que durante el resto de estaciones. En primavera, los árboles y plantas empiezan a florecer, por lo que el polen está constantemente en el ambiente, y aquellos afectados con esta alergia estarán constantemente sonándose, estornudando, con picor en los ojos y dolor de cabeza.

Desafortunadamente, no existe ninguna cura para esta dolencia, pero sí muchos medicamentos para ayudar a aliviarla. Sin embargo, no existe una medicación que la haga desaparecer por completo. Aquellos con alergias más severas no solamente tendrán sprays o pastillas, sino que deberán acudir al médico durante cierto período de tiempo para que les pongan una vacuna que les ayudará a llevar mejor esta época del año.

En las épocas de estrés se agudizan los síntomas de la alergiaEn las épocas de estrés se agudizan los síntomas de la alergia

Aunque las alergias no se contagian, no hay nada que podamos hacer para prevenirlas. No obstante, si la persona sufre grandes niveles de estrés, sus defensas bajarán y serán más propensas a tener alergias más agudas. En Bekia te contamos cómo afecta el estrés a los síntomas de la alergia y cómo reducirlo para llevar mejor esta enfermedad.

El estrés y sus efectos en nuestro cuerpo

Si bien el estrés es muy negativo a nivel psicológico, ya que lo pasamos mal sufriendo y podemos prestar menos atención a otras cosas causándonos problemas en nuestra vida diaria, también tiene efectos muy negativos sobre nuestro cuerpo. Cuando estamos nerviosos sentimos ciertos síntomas: nuestro corazón se acelera, cambiando el ritmo cardíaco, pudiendo causar serios problemas para aquellos que lo tienen sensible (por ejemplo, cardiopatías) y son proclives a tener, por ejemplo, un ataque al corazón. También acelera el ritmo de nuestra respiración, la cual se ve afectada durante las alergias y eso hará al alérgico más difícil todavía respirar. Nuestro nivel de defensas baja cuando estamos muy estresados, haciendo que nuestro cuerpo se encuentre menos fuerte para combatir adversidades.

Cuando llega la primavera, si una persona alérgica está estresada, será mucho más difícil para su organismo combatir el polen o el alérgeno que se lo cause, lo que hará que su alergia sea más fuerte y tenga síntomas más intensos que no si su cuerpo se encontrara en plena forma. Eso es porque al estar muy nerviosos nuestro cuerpo se siente en alerta durante todo el tiempo.

El cuerpo en alerta deja de lado funciones básicas, como la funcionalidad del sistema inmune, lo que hace que no esté totalmente capacitado para responder a ataques externos, como lo es el polen en las personas alérgicas. Una persona que no haya sido diagnosticada antes como alérgica puede llegar a sufrir una alergia si se encuentra en una época de estrés constante. Por lo tanto, lo mejor para nuestra salud es que aprendamos a cómo controlar el estrés para poder combatir la alergia y estar realmente sanos en la medida de lo posible.

Cómo combatir el estrés

El estrés puede ser causado por muchos motivos. Los estudios, la presión en el trabajo, problemas sentimentales o económicos suelen ser algunas de las causas. Las personas que sufren este problema suelen estar constantemente en alerta. Su carácter cambia de muy contento a triste, sienten que tienen que hacer muchas cosas y que no van a poder con todas ellas. Si este es tu caso lo mejor es que no lo dejes pasar por alto. Como hemos comentado, además de agravar tu alergia, el estrés puede llevarte a tener problemas más serios con tu salud como ataques de ansiedad, problemas cardíacos o respiratorios, etcétera.

El estrés nos afecta a nivel físico, emocional y socialEl estrés nos afecta a nivel físico, emocional y social

Para la tensión acumulada lo mejor es intentar relajarse. Existen técnicas como la meditación que ayudan a dejar la mente en blanco durante unos momentos para que también nuestro cuerpo pueda descansar.

Las personas que sufren de estrés suelen tener problemas para dormir. Es aconsejable no utilizar ningún aparato electrónico treinta minutos antes de ir a la cama ni en la misma habitación donde dormiremos.

Si aún así no podemos conciliar el sueño podemos consultar una gran multitud de técnicas de relajación para sentirnos mejor. Dormir al menos ocho horas seguidas es muy bueno para combatir el estrés.

Es excelente también practicar ejercicio para quemar la energía acumulada que tenemos con los nervios. El ejercicio hará que nuestro cuerpo queme energía por lo que nuestra mente tendrá menos fuerzas para darle vueltas a las cosas. Además de relajarnos y permitirnos desconectar de los problemas, existen diversas causas por las que el ejercicio favorece la liberación de ciertas hormonas que nos provocan un gran bienestar, lo que nos dará fuerzas a nivel emocional para enfrentarnos a todo.

Practicando deporte también ayudaremos a que nuestro cuerpo se regenere, reforzando el sistema inmunitario debilitado por el estrés, y seremos menos proclives a tener una alergia fuerte durante esta época del año. Finalmente, si tus niveles de estrés son muy altos y ninguna de las técnicas nombradas ayudan a paliarlo, lo mejor es que acudas a un psicólogo quien te recomendará las mejores técnicas para sobrellevarlo, mejorando así tu salud y reduciendo los síntomas de la molesta alergia. En Bekia os recomendamos también una serie de prácticas para organizarnos y reducir el estrés en nuestra vida diaria.

Artículos recomendados

Comentarios