Menú
Estrógenos y menopausia
HORMONAS

Estrógenos y menopausia

Los estrógenos son unas hormonas que se encargan del desarrollo de las características sexuales secundarias. ¿Qué relación tiene con la menopausia?

Marta Cabrera Benito

Los estrógenos son unas hormonas que se encargan del desarrollo de las características sexuales secundarias. Son principalmente femeninas y se producen en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. Entre otras cosas, se encargan del crecimiento del pecho, la aparición de la menstruación y al crecimiento de las caderas para que, en el caso de que así sea, pueda albergar el crecimiento de un nuevo ser humano.

Cuando una mujer empiece a tener los síntomas típicos de la menopausia deberá acudir al médicoCuando una mujer empiece a tener los síntomas típicos de la menopausia deberá acudir al médico

La producción de estrógenos se mantiene más o menos estable hasta que la mujer llega a la menopausia o tiene alguna enfermedad que provoca que la producción de estos baje considerablemente. En este caso, vamos a centrarnos en los cambios que implica la bajada de estrógenos en el organismo femenino cuando llega a la menopausia.

La menopausia es un momento de la vida de una mujer en el que, si no ha habido ningún problema previo que lo haya provocado, deja de tener la menstruación. Con esto, la mujer pierde la fertilidad y ya no tiene posibilidad alguna de tener hijos de manera natural. Habitualmente, ésta suele darse entre los 45 y los 55 años de edad y se considera algo totalmente normal.

Estrógenos y menopausia

La presencia o no de un nivel normal de estrógenos es importante para muchos aspectos de la vida de una mujer. Por lo tanto, cuando estos bajan sus niveles durante la menopausia es la propia mujer la que padece sus consecuencias. Es más, se tiene como principal causa de los efectos de la menopausia la bajada de los niveles de estrógenos. Algunas de estas consecuencias son:

1. Periodos menstruales cada vez más escasos hasta que desaparecen. Los ovarios empiezan a ser producidos en una menor cantidad. Por lo tanto, lo que antes provocaba la menstruación desaparece. Esto provoca que la mujer vaya perdiendo fertilidad al no producir óvulos que fecundar.

2. Sofocos casi constantes al comienzo de ésta. Estos están provocados por un desajuste de la temperatura corporal que causa que haya bajadas o subidas repentinas de temperaturas. Están relacionados con el bajo nivel de ovarios causado por la bajada de estrógenos.

3. Insomnio. Ya sea por las propias consecuencias de la bajada de estrógenos, como el estrés, o por otros síntomas como los sofocos, una mujer puede padecer insomnio durante la menopausia. Estos problemas del sueño irán desapareciendo a medida que nuestro cuerpo se vaya adaptando a esta nueva circunstancia.

4. Bajada de la libido sexual. Entre las funciones que tienen los estrógenos es mantener el deseo sexual que tienen una mujer algo. Por lo tanto, cuando empiezan a bajar, es posible que la vida sexual de ésta se vea perjudicada. Aunque haya hormonas que puedan sustituirla, hay que tener en cuenta que la libido puede ser perjudicada.

¿Qué hacer?

Cuando una mujer empiece a tener los síntomas típicos de la menopausia deberá acudir al médico para que, en caso de que sea necesario, le ponga un tratamiento hormonal que le ayude a paliar los efectos de la bajada de estrógenos que se produce en este periodo de su vida. Esto no está indicado para aquellas mujeres que ya llevan tiempo padeciendo los cambios en su organismo, ya que el proceso estará muy avanzado.

Es imprescindible que la mujer mantenga una actividad sexual regularEs imprescindible que la mujer mantenga una actividad sexual regular

Es posible que el hecho de llevar una vida saludable ayude a que los efectos no sean tan importantes. Por ejemplo, hacer deporte hará que nuestro cuerpo esté en un mejor estado de forma lo que reforzará nuestro organismo. También es necesario llegar una dieta lo más equilibrada posible para que los nutrientes nos aporten todas las necesidades que necesitemos.

En el apartado sexual, hay que destacar que es imprescindible que la mujer mantenga una actividad sexual regular. Cuando ésta no disminuye, es difícil que la libido pueda bajar tanto que llegue a ser algo significativo a destacar. El deseo sexual desaparece en aquellas mujeres que no tienen relaciones sexuales habituales ya que su propio organismo, al no estar acostumbrado, no busca otras hormonas para mantenerlo.

Artículos recomendados

Comentarios