Menú
Gammagrafía: todo lo que tienes que saber
PRUEBAS MÉDICAS

Gammagrafía: todo lo que tienes que saber

Descubre en qué consiste la gammagrafía y por qué se tiene que realizar (y cómo) esta prueba médica.

Marta Cabrera Benito

Una de las pruebas médicas que se utiliza para ayudar al diagnóstico de algunas enfermedades, especialmente aquellas que están relacionadas con partes del cuerpo de los aparatos endocrinológico, óseo, respiratorio y renal, es la gammagrafía. Es una prueba similar a otras como la radiografía o la resonancia magnética. Se diferencia de ésta porque, antes de realizarla, es necesario que el paciente tome radiofármacos que le preparen para la gammagrafía en la misma prueba.

La gammagrafía es una de las pruebas médicas que emplea técnicas de imagen que más se ha estudiado. Fue una de las primeras en aparecer, por lo que ha tenido un gran desarrollo dentro del mundo de la medicina. Como cualquier otro examen que implique la utilización de energía radioactiva, con el paso de los años se ha ido experimentando para reducir al máximo los posibles efectos secundarios que pudiera causar. Por ello, hoy en día se trata de una prueba segura que ayuda a que se puedan identificar problemas en cualquiera de los órganos que tenemos en nuestro cuerpo.

Cuando un médico le pide a un paciente que se haga una gammagrafía, las razones pueden ser diversasCuando un médico le pide a un paciente que se haga una gammagrafía, las razones pueden ser diversas

Pasos previos a la gammagrafía

Cuando un médico le pide a un paciente que se haga una gammagrafía, las razones pueden ser diversas ya que, como es una prueba que se puede utilizar para averiguar problemas de distintas partes del cuerpo, cada una tendrá su cometido. En algunos casos, se emplea para analizar los tumores que aparecer para comprobar si son malignos o benignos. También puede ser usada para ver cómo evolucionan algunas enfermedades o dolencias, además de para obtener información que con otras pruebas ha quedado incompleta. Las gammagrafías más comunes son las digestivas, cardiacas, neurológicas, endocrinas, renales y óseas.

Antes de la realización de esta prueba, el paciente no debe de seguir ningún tipo de instrucción adicional de las que se siguen cuando se hace cualquier otro tipo de examen médico leve. Será necesario que le avise al médico de la medicación que se está tomando por si acaso supusiera un problema para llevar a cabo el examen correctamente. Además, como requisito previo se encuentra rellenar un consentimiento con el que el paciente se da por enterado de lo que conlleva la prueba y de los posibles efectos secundarios que pueda tener. Además, es probable que se solicite ir en ayunas.

Cómo se realiza una gammagrafía

Como acabamos de decir, no es necesario que el paciente haga una preparación previa antes de que se le realice una gammagrafía. Por ello, bastará con que se presente el día que se establezca para la prueba en el centro de salud o consulta acordada. Se puede hacer de manera ambulatoria, por lo que no será necesario que haya un ingreso o que se acuda con mucha anterioridad al lugar fijado. Una vez llegue el paciente al centro de salud, se le pedirá que se ponga una bata para que sea más fácil dejar al descubierto aquella zona del cuerpo que se va a analizar.

Durante la realización de la gammagrafía el médico puede ir interpretando los resultados a la vez que los va viendo en la pantallaDurante la realización de la gammagrafía el médico puede ir interpretando los resultados a la vez que los va viendo en la pantalla

Cuando ya esté el paciente preparado para hacer la prueba, el médico le administrará, de manera intravenosa, el radiofármaco que ayude a ver con más facilidad la zona a analizar. A veces, es posible que éste sea administrado de manera oral o inhalada, pero no es lo más común. Éste tarda cerca de una hora en hacer efecto, por lo que el paciente tendrá que esperar hasta que pueda comenzar la gammagrafía. Pasado este tiempo, se le pedirá que se tumbe en una camilla en aquella posición más adecuada para poder acceder a la zona que se quiere analizar. No es algo que dure mucho tiempo. Basta con emitir la radiación necesaria para ver los órganos que se quieren examinar y tras esto el paciente podrá volver a su casa sin problemas.

Durante la realización de la gammagrafía el médico puede ir interpretando los resultados a la vez que los va viendo en la pantalla, por lo que no será necesario esperar a una consulta posterior. Por otro lado, la persona que se ha sometido a esta prueba, deberá de tener cuidado los dos o tres días posteriores ya que emitirá radioactividad. Es por ello que no será bueno que entre en contacto con personas sensibles a ella como los niños, las embarazadas o persona con algún tipo de tumor.

Artículos recomendados

Comentarios