Menú
Hacer ejercicio con fatiga crónica
FATIGA CRÓNICA

Hacer ejercicio con fatiga crónica

Si tienes el Síndrome de Fatiga Crónica, no te pierdas estos consejos para mejorar tu vida con el ejercicio, ¡te encontrarás mucho mejor!

Mª José Roldán Prieto

¿Tienes fatiga crónica y te excusas en ello para no hacer ejercicio? Se acabaron las excusas, porque aunque te sientas muy cansado/a el ejercicio es bueno para ti. Es más, si tienes fatiga crónica, puede ayudarte a que te sientas mejor y que tus niveles de energía aumenten considerablemente. Es cierto que cuando se tiene el Síndrome de Fatiga Crónica cualquier esfuerzo puede ser devastador para ti... pero en lugar de sucumbir a ello, lucha por tu bienestar. Si lo haces, poco a poco te darás cuenta de lo que eres capaz de hacer y te sentirás orgulloso/a de todo lo que estás logrando.

Siempre dicen que el tiempo mínimo de ejercicio debe ser de 30 minutosSiempre dicen que el tiempo mínimo de ejercicio debe ser de 30 minutos

Cuánto ejercicio al día

Siempre dicen que el tiempo mínimo de ejercicio debe ser de 30 minutos, pero este estándar no sirve para ti si tienes fatiga crónica. En tu caso, la duración diaria del ejercicio si pasa más de 30 minutos puede ser muy angustiante y en este sentido, no querrás volver a hacerlo. Por ello, tendrás que hacer el ejercicio que te sientas capaz de hacer.

Cuando comiences a hacer ejercicio, lo que importa es que te pongas retos, que poco a poco vayas superándote. Si hoy has sido capaz de hacer 10 minutos, mantén esos 10 minutos durante toda la semana... y en la siguiente, tu reto será alcanzar los 15 minutos.

Para comenzar

Primero tendrás que tomarte las cosas con calma. No permitas que nadie te presione para que consigas más y más en poco tiempo si tú no te sientes preparado/a para hacerlo. Aunque sí es cierto, que tú mismo deberás empujarte poco a poco fuera de tu zona de confort para conseguir buenos resultados.

Sé paciente contigo mismo/a, si tienes dolor no te fuerces. Tú eres quien entiende tus limitaciones mejor que nadie y solo a partir de ahí, podrás comenzar a lograr tus objetivos. Lo importante es que tengas en mente que hacer algo cada día es beneficioso para ti, y ese 'algo' es mejor que 'nada'.

Si no te ves con fuerzas para comenzar

Si solo de pensar en hacer ejercicio te cansas aún más, entonces tendrás que empezar poco a poco concienciándote de que si quieres, puedes. Comienza dando un paseo alrededor de tu casa de 5 o 10 minutos, sube y bajas las escaleras de tu casa si tienes.

Tienes que ser amable con tu cuerpo y sentirte bien con lo que estás haciendo. Puedes apuntarte a clases de yoga que son de bajo impacto o a clases de yoga restaurativo que es menos dinánico que el yoga normal y es perfecto para personas que necesitan moverse con lentitud y atención en sus movimientos para no sentir dolor.

Tienes que ser amable con tu cuerpo y sentirte bien con lo que estás haciendoTienes que ser amable con tu cuerpo y sentirte bien con lo que estás haciendo

No te sobreesfuerces pero saca tu fuerza de voluntad

No tienes que fijarte en esas personas que realizan ejercicio intenso, porque entonces te frustrarás rápidamente por no poder llegar a ese nivel. Aunque con calma y con paciencia, ¿quién sabe? Pero en tu realidad actual, debes comenzar con un ejercicio leve o moderado. Si solo tienes energía para acostarte puedes hacer estiramientos o levantar los brazos y piernas hacia arriba y después bajarlos hacia abajo. Y solo esto está bien si es lo que puedes hacer en ese momento.

Si te sientes con fuerzas para moverte algo más, entonces puedes animarte haciendo ejercicios con tu propio peso corporal, como por ejemplo: ejercicios tumado/a, ejercicios de pared, sentado/a en el suelo, flexiones, ejercicios de brazos y piernas en el mismo sitio donde te encuentras, extensiones de espalda, sentadillas, etc.

Si crees que puedes hacer un poco más, entonces puedes ponerte en Youtube clases de zumba o ejercicios cardiovasculares dirigidos. Así, los podrás hacer desde la comodidad de tu casa, sin la necesidad de tener que desplazarte a un gimnasio a hacerlo, ¡y no te costará dinero!

Artículos recomendados

Comentarios