Menú
Hemorroides externas: todo lo que debes saber
SALUD FÍSICA

Hemorroides externas: todo lo que debes saber

Las hemorroides son pequeñas varices que aparecen en la zona del ano y estas venas se dilatan excesivamente al recibir presión. Suelen ubicarse en la zona baja del ano.

Marta Cabrera Benito

Las hemorroides son pequeñas varices que aparecen en la zona del ano cuando las venas se dilatan excesivamente al recibir presión. La hemorroides externas suelen ubicarse en la zona baja del ano. No siempre presentan síntomas, pero en algunos vasos pueden llegar a ser dolorosas y es cuando hay que ponerle remedio.

Causas de las hemorroides

Como ya hemos dicho en la introducción, las hemorroides aparecen por la presión que se ejerce en osa venas de las paredes del ano. Por lo tanto, para saberme las causas de las hemorroides externas, deberemos saber qué situaciones o factores causan esa presión.

Las hemorroides externas pueden deberse al estreñimientoLas hemorroides externas pueden deberse al estreñimiento
Temas relacionados

1. Herencia. Empezamos con la única causa que no tiene nada que ver con la presión ejercida sobre las paredes del ano. Tener un antecedente familiar cercano hará que sea mucho más probable que aparezcan las hemorroides.

2. Estreñimiento. Las heces duras hacen que las venas del san se Evelyn oprimidas durante su expulsión. El esfuerzo que se hace para expulsarlas es el que origina las hemorroides externas. En este aspecto hay que hablar de las dietas, ya que éstas no deben tener un bajo contenido en fibra ni frutas.

3. Diarrea. En el lado opuesto al estreñimiento, la diarrea también puede favorecer la aparición de hemorroides. La frecuente expulsión de heces líquidas puede hacer que la piel se irrite y de ahí aparezcan las hemorroides.

4. Postura. Tener una mala postura bien puede ser una causa de la aparición de hemorroides externas, ya sea por estar demasiado tiempo de pie o sentado. En ambos casos, mantener la posición demasiado tiempo puede ejercer una presión en las venas.

5. Peso. Tener un peso excesivo también influye cuando hay un exceso de grasa en el abdomen y se produce una presión en las paredes del ano. Esto provoca que las venas se presionen más de lo normal.

Hemorroides femeninas

Ahora vamos a hacer un apartado exclusivamente femenino para explicar posibles causas de la aparición de hemorroides externas que afectan únicamente a mujeres en determinados momentos de su vida.

1. Menstruación. Aparte de la alteración en el organismo que sufre una mujer cuando tiene la regla, la utilización de compresas puede hacer que se cree una zona de humedad que acabe por irritar la piel del ano y favorecer que aparezcan hemorroides.

2. Embarazo. Cuando una mujer está embarazada, cuanto más pasan las semanas, mayor presión ejerce el útero por la cercana expulsión del bebé. Esa presión se extiende a las venas del ano creando hemorroides sin necesidad de antecedentes familiares.

3. Parto. A la presión que han sufrido las venas del ano por la colocación del feto para salir hay que sumarle una mayor por el esfuerzo que se hace al expulsar al recién nacido durante el parto.

Síntomas de las hemorroides externas

Habitualmente, es raro que las hemorroides externas produzcan algún tipo de dolor cuando se trata de casos leves. En los casos más graves se puede llegar a producir un coágulo de sangre que haría el dolor mucho más doloroso e intenso. Podemos identificar las hemorroides a través de los siguientes síntomas:

1. Sangrado rojo y brillante. No suele ser un sangrado muy abundante. Nos solemos dar cuenta de ello cuando aparece en el papel higiénico o en la taza del baño. Eso es así porque únicamente aparece cuando se va al baño a evacuar por el roce de las heces.

2. Prurito anal. Muchas veces, las hemorroides provocan una gran necesidad de rascarse para aliviar el picor que crean. Suele estar relacionado con una higiene incorrecta de la zona o con la humedad que pueda crearse en ella.

3. Dolor. Suele tener mayor incidencia cuando se está sentado o algo roza la zona. El dolor es uno de los síntomas más característico de las hemorroides externas. Se produce por la presión del anillo anal y es más intenso durante los primeros días de aparición ya que vienen acompañadas de una inflamación de la zona pasando ésta a ser muy sensible.

4. Estreñimiento. El dolor que puede llegar a provocar la expulsión de heces puede hacer que, instintivamente, nuestro cuerpo frene las ganas de ir al baño para evitar ese dolor. Por lo tanto, el estreñimiento se convierte en causa y consecuencia de las hemorroides externas.

Diagnóstico de las hemorroides externas

Una vez aparezca ni los síntomas de las hemorroides externas, habrá que certificar que realmente se trata de eso. Podemos examinarlos manualmente nosotros mismo para ver si notamos algún bulto anormal en la zona del anillo anal. Aunque, para tener diagnostico más exacto, lo mejor será ir al médico cuando se tenga una sospecha de tener hemorroides.

Un examen visual bastará para realizar un buen diagnóstico de las hemorroidesUn examen visual bastará para realizar un buen diagnóstico de las hemorroides

Antes de ir al médico habrá que superar, en algunos casos, el pudor que puede aparecer a la hora de tratar estos temas con otra persona, aunque sea buscando poner una solución para ello.

Para el diagnóstico de las hemorroides externas bastará con un examen visual y manual ya que se encuentran en el anillo anal y no escondidas como es el caso de las internas. Una vez vistas, el médico podrá saber qué tipo de hemorroide es y si es sinónimos de algo más. En algunos casos, el bulto puede resultar ser una trombosis, un tumor o un pólipo. Para ellos habría que hacer pruebas adicionales que den un diagnóstico más certero y así no correr riesgos innecesarios.

Tratamiento de las hemorroides externas

1. Crema. Es uno de los tratamientos más extendidos para aliviar los síntomas de las hemorroides. Habitualmente se utilizan como un analgésico temporal que alivia tanto el dolor como el picor de la zona.

2. Medicación. Existen medicamentos que se ingieren por vía oral que ayudan a reducir el dolor que produce una hemorroide, aunque nunca llegará a poder eliminarla.

3. Crioterapia. Hay personas que recurren a esta técnica para eliminar las hemorroides. Ésta consiste en congelar la hemorroide para, posteriormente, destruirla. Un inconveniente de esta solución es la lenta cicatrización de la herida.

4. Hemorroidectomia. Se trata de una intervención quirúrgica que elimina las hemorroides. Está principalmente diseñada para las internas aunque, en los casos más graves, puede emplearse también para las externas.

5. Ablandador de heces. Se trata de un medicamento que ayuda a que las heces no sean tan duras, en caso de estreñimiento, para así evitar el dolor que crean éstas al ser expulsadas.

Hasta aquí los métodos que la medicina ofrece para que podamos deshacernos de esas molestas hemorroides. A continuación te ofrecemos tratamientos caseros que ayudan a aliviar los síntomas de igual forma.

Tratamientos caseros

1. Hielo. Aplicar frío en la zona hará que quede temporalmente anestesiada. Para ello, se colocará el hielo dentro de un trapo y se aplicará en la zona durante 10-15 minutos.

2. Toallitas húmedas. Muchas veces, el papel higiénico viene acompañado de perfume y tintes que no hacen más que irritar la piel. Para evitarlo, se recomienda utilizar toallitas húmedas para la limpieza de esa zona secándola de manera cuidadosa con una toalla para que no quede humedad.

3. Ropa interior de algodón. De todos los materiales textiles, éste es uno de los más recomendables para evitar que la zona infectada tenga problemas de irritación o humedad.

4. Baños de asiento. Estos consiste en introducir en ellos agua caliente sin ningún tipo de producto adicional. Una vez puesta el agua, se introducirá la parte infectada poco a poco y, paulatinamente, se irá notando el alivio. Es recomendable hacer unas tres o cuatro al día durante 10-15 minutos.

5. Manzanilla. Hay infusiones como la manzanilla muy efectivas para aliviar la inflamación y el picor de las hemorroides externas. Para ello, se empapará un paño en líquido caliente que contenga esa infusión y se aplicará sobre la zona de la hemorroide durante un máximo de 15 minutos.

Artículos recomendados

Comentarios