Menú
¿Qué es el hipertiroidismo y cuáles son sus síntomas?
HIPERTIROIDISMO

¿Qué es el hipertiroidismo y cuáles son sus síntomas?

Las enfermedades del tiroides son de las más comunes en España. Te contamos cómo identificar el hipertiroidismo.

Jaime López Rodríguez

La glándula tiroides, situada a la altura de la tráquea, es una de las glándulas más importantes dentro del control de las hormonas del cuerpo humano. A través de la tiroxina, producida por esta, ejerce su función reguladora del metabolismo produciendo la energía necesaria básicos para un funcionamiento correcto. Además, gracias a otras proteínas producidas, también media en la sensibilidad a otras hormonas. Estamos hablando, por tanto, que siendo la glándula tiroides tan importante en el sistema endocrino, cualquier daño en esta produciría una serie de desajustes que, en general, podrían ser bastante perjudiciales para la vida diaria.

Las enfermedades tiroideas son de las más comunes en España, así, como sucede con el hipotiroidismo, el hipertiroidismo puede padecerse por cualquier persona en cualquier etapa vital, pero es en las mujeres adultas entre 30 y 40 años donde tiene su mayor incidencia aunque, y con más frecuencia cada día, los malos hábitos han llevado a que ambos trastornos de la glándula tiroides aumenten su incidencia dentro de los grupos de jóvenes que han hecho del consumo de alcohol y tabaco una norma. En raros casos, los recién nacidos de madres que padecen la enfermedad de Graves-Basedow padecen temporalmente de hipertiroidismo, debido al traspaso de los anticuerpos a través de la placenta.

¿Qué es el hipertiroidismo?

A diferencia de su contraparte, esta enfermedad se basa en la producción excesiva y lanzamiento al torrente sanguíneo de las hormonas producidas en la glándula tiroides -la tiroxina especialmente- que lleva directamente a una aceleración de las funciones reguladas por el tiroides, en especial la metabólica. Visualmente, esta hiperactividad está asociada a la aparición del bocio, es decir, ensanchamiento de la parte anterior del cuello debido a una inflamación de origen tumoral del tiroides.

El hipertiroidismo tiene una mayor incidencia en mujeres de entre 30 y 40 añosEl hipertiroidismo tiene una mayor incidencia en mujeres de entre 30 y 40 años

Causas de aparición del hipertiroidismo

Hablar de las causas de aparición de este es, en realidad, hablar de los distintos tipos. Ya que es, de hecho, un grupo de posibles trastornos entre cuyos síntomas aparece la segregación excesiva de hormonas tiroideas.

La primera causa , y en realidad la principal y más común, es la enfermedad de Graves-Basedow. Existe en esta enfermedad una aparición de anticuerpos que estimulan la producción de grandes cantidades de hormonas. La segunda gran causa es la aparición de bocios nodulares que llevan a la rotura de las células que contienen la tiroxina y acaben de este modo en el torrente sanguíneo.

Existen múltiples causas más que pueden llevar a la aparición del hipertiroidismo, como la infección viral de la glándula tiroides -tiroiditis- o el consumo excesivo de alimentos yodados. La presencia de un tumor en la hipófisis, los testículos o lo ovarios también podría provocar la aparición de este trastorno. Pero, como mencionábamos antes, entre las causas que en la actualidad están llevando a mayor incidencia de las enfermedades en esta glándula, se encuentran el abuso de bebidas alcohólicas y tabaco. Este último, sobre todo, lleva a un desgaste de la garganta que provoca la aparición de los bocios nodulares.

Síntomas de la enfermedad

Siendo causado por tan diversos factores, los síntomas que se pueden presentar en el hipertiroidismo son tan variados como pueden ser los motivos de su aparición. Aun así, y debido a la aceleración del metabolismo y de las funciones reguladas por la tiroxina, existe una serie de síntomas generales asociados a cada persona que padece este trastorno. Nerviosismo, problemas de sueño, palpitación exagerada, cansancio desmedido, temblores, apetito exagerado pero pérdida veloz de peso y problemas gastrointestinales como las diarreas y, en mujeres, desajustes de la menstruación.

Entre la sintomatología más específica, asociada más a la causa del padecimiento, podríamos listar:

-Bocio, que lleva a la aparición de problemas para tragar, afonía y dolores habituales de garganta

-Ojos saltones, que indicaría con toda probabilidad la existencia de la enfermedad de Graves-Basedow

-Intolerancia a las temperaturas elevadas

-Aumento de la sudoración

-Pelo quebradizo y frágil, que conduce a una pérdida frecuente.

 Es una enfermedad curable y se puede diagnosticar con una simple analítica. Es una enfermedad curable y se puede diagnosticar con una simple analítica.

Diagnóstico y tratamiento del hipertiroidismo

El diagnóstico es sencillo, ya que el análisis del nivel de la hormona T4 en sangre, es un indicador directo de la existencia de la enfermedad. Comparando este análisis con los valores normales sería suficiente. Aun así, cuando se encuentra en el límite y se tienen dudas, se puede comprobar a través de la hormona estimulante del tiroides. Al bloquear esta hormona, el tiroides actuaría con normalidad, mientras que un tiroides enfermo enloquecería y aumentaría los niveles de T4 en el torrente sanguíneo. A diferencia del hipotiroidismo, este no es crónico y en la mayoría de los casos es totalmente curable. Solo en unos pocos casos puede llegar a ser mortal si no se trata a tiempo. Existen tres tratamientos básicos:

-Cirugía: Basado en la extirpación del nódulo productor de hormonas. Invasivo y excesivo, un problema en la cirugía puede llevar a anular por completo la glándula tiroides y con ello la aparición de hipotiroidismo que habría que compensar con tiroxina sintética.

-Tratamiento con yodo radiactivo: Más específica y ligera que la anterior, se administra oralmente yodo radiactivo, distinto al usado para las radiografías, y al ser absorbido por las células tiroideas, estas se destruyen y solucionan el problema. La dosis exacta es desconocida a priori, con lo que un tratamiento que se exceda llevaría, como en el caso anterior, a la aparición de hipotiroidismo, que se tratará con levotiroxina.

-Medicamentos: No se usan para el tratamiento, si no para el bloqueo de la glándula tiroides. Medicamentos como el carbimazol, el propiltiouracilo o el metimazol son los más usuales. Disminuyen el nivel de T4 en sangre y, con ello, los síntomas. También se hace uso de este previo a la extracción por cirugía de la glándula afectada.

Sea como sea, es curable y no ofrece ningún problema su tratamiento, pero es importante que una vez se sospeche su existencia o este se diagnostique, se trate rápidamente pues, aunque hay casos en los que sin tratamiento se curan, la ausencia prolongada de una solución puede desencadenar una crisis tireotóxica caracterizada por taquicardia, deshidratación, arritmia severa, afectación de la conciencia y, en algunos casos, la muerte.

Artículos recomendados

Comentarios