Menú
La orina puede decirte cosas acerca de tu salud
ORINA

La orina puede decirte cosas acerca de tu salud

Tu orina puede decirte cosas sobre tu salud, sólo tendrás que fijarte en su aspecto y color para saber si todo marcha bien o si deberías acudir a tu médico.

Mercedes Benito Alfonso

La orina puede decirte cosas sobre tu salud

Conoce todo lo que el aspecto de tu orina puede decirte sobre tu salud. ¿El aspecto de la orina puede hablarte sobre tu salud? La respuesta es sí, y podemos sacar mucha información si nos fijamos en su aspecto y color, siendo en ocasiones síntomas de alarma de otros problemas subyacentes en otras partes de nuestro cuerpo.

El color, el aspecto y el olor, especialmente en la primera micción de la mañana, son sustancialmente relevantes de nuestro estado de salud. Por todo ello, los médicos recomienda estar atentos ante cualquier cambio que observemos en nuestra orina. Te comentamos algunas variaciones que pueden aparecer en tu orina y las posibles causas de la mismas.

La orina puede decirnos mucho acerca de nuestra saludLa orina puede decirnos mucho acerca de nuestra salud

La orina y su importancia en nuestra salud

Desde la antigüedad los médicos han analizado la orina: aspecto, color, olor, densidad y hasta sabor, para diagnosticar enfermedades, pues se trata de algo más que una manera de eliminar las sustancias de desecho de nuestro organismo, puede ser un primer signo de que algo no va bien y un indicativo de alteraciones en nuestra salud.

La orina es producida por un sistema de filtrado que se realiza en los riñones y que ayuda a nuestro organismo a recoger los minerales necesarios para nuestra salud, y a eliminar todo lo que no es beneficioso, sustancias de desecho, que serán expulsadas a través de la orina en la micción. Si estamos sanos y adecuadamente hidratados, la orina es de color amarillento claro. La cantidad de orina diaria de orina expulsada del organismo dependerá de la persona, de la transpiración, la cantidad de líquidos ingeridos, la estación del año...

En condiciones normales el tono amarillento de la orina, que se debe a una sustancia llamada urocromo, varía desde el color más pálido al ámbar, en función de la concentración. La alimentación y la toma de determinados medicamentos pueden alterar sus características. Alimentos como la remolacha, las moras, los arándanos, o el ruibarbo; y algunos medicamentos como la warfarina o determinados quimioterápicos, además de antibióticos como la rifampicina, indometacina o penazopridina, pueden alterar su tonalidad.

Sin embargo, otros cambios pueden alertarnos de infecciones, enfermedades, presencia de sangre en la orina.... Es por todo ello, que los médicos insisten en la importancia de vigilar cambios o variaciones en la orina, pues se trata de un indicador de salud muy importante y al que apenas prestamos atención.

Color muy claro o transparente

La orina está principalmente compuesta por agua, por lo que cuanto más correctamente hidratados estemos, los riñones filtrarán con más facilidad la orina, haciendo que está presente un tono más claro, casi transparente. La toma de medicamentos diuréticos, también ocasiona una micción más clara.

Fíjate en el color de tu orina para saber más cosas sobre ellaFíjate en el color de tu orina para saber más cosas sobre ella

Color amarillo intenso o ámbar oscuro

Ocurre al contrario que el caso anterior, nos indica que no hemos bebido suficientes líquidos y que nuestros riñones están realizando un trabajo extra para filtrar la orina. Puede deberse también a una sudoración excesiva. Tan sólo debemos hidratarnos mejor, pues en ocasiones nuestro cuerpo necesita un aporte extra de líquidos, como en verano o tras un ejercicio intenso.

Color amarillo oscuro

Un color amarillo intenso puede alertar de problemas en el hígado, como la ictericia. En este caso, observa si tus ojos o piel, también presenta un tono amarillento.

Color anaranjado

No es muy común pero suele deberse al consumo de determinados alimentos con alto contenido en vitamina C como las zanahorias, naranjas u otros cítricos. También medicamentos usados en quimioterapia, o antibióticos como la rifampicina o penazopridina. Si el tono es amarillo fluorescente, en este caso se trata de exceso de vitamina B.

Si es ocasional no hay de qué preocuparse, pero si persiste y el color es naranja oscuro casi marrón puede deberse a otros síntomas como la eliminación de bilis, y hay que consultar al médico.

Color rojizo o rosado

Al igual que en los casos anteriores existen determinado alimentos cuyo ingesta da un tono rojizo o más bien rosado a la orina. Alimentos como los arándanos, la remolacha, las moras, las alubias rojas o el ruibarbo, entre otros.

También algunos medicamentos, aunque es menos común, como: algunos laxantes, clorpromazina o tioridazina. Sin la causa no está relacionada con la alimentación o con los fármacos, se debe sospechar de que el tinte rojizo esté relacionado con la presencia de sangre en la orina, denominado hematuria.

La presencia de sangre en la orina es uno de los síntomas en las infecciones urinarias, cálculos renales, problemas de próstata o más gravemente, cáncer en el aparato urinario. Los golpes o traumatismos en vejiga y riñones pueden desencadenar la aparición de sangre en la orina, así como pruebas diagnósticas que requieran sondaje vesical. Si la orina no retorna a su color normal en menos de 24h se debe consultar a un especialista.

Color azul o verde

Si la orina presente un tono azulado o verdosa suele deberse a determinados alimentos como los espárragos, que además provocan que la orina tenga un olor fuerte característico, o alimentos que contengas tintes de estos colores como el glaseado. También puede tener relación con determinados medicamentos como la amitriptilina, la indometacina, la cimetidina, la prometazina, el propofol o algunos fármacos para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Puede aparecer también en personas que tomas suplementos vitamínicos.

Si no es debida a alimentos o medicamentos, se debe consultar al médico para descartar que no sea por una infección bacteriana o por exceso de calcio, hipercalcemia. La orina de color verde puede ser uno de los síntomas del cáncer de hígado o problemas con la bilis.

Orina con olor fuerte

Aunque en ningún caso el olor de la orina se denominaría como agradable, en ocasiones es un olor más fuerte de lo normal y es fácilmente diferenciable. El mal olor se relaciona con el consumo de determinados productos como el café o los espárragos. Si el mal olor es persistente, se debe consultar con un médico.

Orina turbia

Si la orina presenta un aspecto turbio de manera puntual, no hay que alarmarse, suele deberse a su contenido en fosfato, que el organismo elimina de manera natural. En el caso de los hombres también puede ser producto de la expulsión de semen que queda retenido en el tracto urinario. Si a al aspecto turbio se le acompañan otros síntomas como olor fuerte, ardor, quemazón, molestia o dolor, se debe consultar con el médico. En esto casos es posible que exista una infección, inflamación, cálculos renales o alguna otra enfermedad urinaria que precisará tratamiento.

Orina espumosa

La orina presenta un color normal pero un aspecto espumoso o parece que se forma espuma. Se relaciona con un exceso de proteínas, y no es alarmante, pero si persiste en el tiempo se debe acudir al médico pues puede existir un problema renal de base que afecte al trabajo de los riñones. Si por el contrario, el color también ha cambiado, podría deberse a una infección urinaria.

Oriana lechosa

El aspecto lechoso en la orina es signo de infección urinaria, suele acompañarse de mal olor. Y se debe a la presencia de bacterias, cristales, grasa, glóbulos blancos o rojos o moco.

¿Cúando acudir al médico?

* Cuando la orina presenta una coloración anormal que persiste y que no tiene relación con alimentos o fármacos.

* Presencia de sangre en la orina que no desaparece en menos de 24h. Se recomienda consultar igualmente al médico aunque haya sido una situación puntual.

* Si junto al cambio de tonalidad aparecen otros síntomas como: dolor, molestias, escozor o ardor al orinar.

* Consultar ante cualquier cambio en el color, olor, cantidad o volumen de micción, siempre que no desaparezca con los días.

Artículos recomendados

Comentarios