Menú
Por qué el lavarse las manos nos previene de enfermedades
HIGIENE COMO PREVENCIÓN

Por qué el lavarse las manos nos previene de enfermedades

Lavarse las manos puede evitar que contraigamos algunas enfermedades, o que lo hagan otras personas.

Irmina Merino Vidal

Lavarse las manos después de según que actividad parece algo muy normal. Sin embargo, hay quieres no realizan esta acción tras, por ejemplo, utilizar el baño, viajar en transporte público o después de salir a pasear al perro. En realidad, es muy importante que nos lavemos las manos varias veces al día para la prevención y el contagio de los virus que nos rodean. No solamente es una cuestión de higiene, sino también de salud. Con ellas tocamos multitud de cosas a lo largo del día y después podemos tocarnos la cara, cocinar o simplemente rozarnos, transmitiéndonos así cualquier germen o baceria que haya estado en contacto con la piel de nuestras manos.

En Bekia te contamos cómo el lavarse las manos es una prevención del contagio de virus y enfermedades y por qué.

La importancia de lavarse las manos

Cuando los niños son pequeños se ensucian constantemente las manos y los padres y profesores le piden que se las laven. En ese período de nuestra vida aprendemos que cuando las manos están sucias hay que lavarlas para la prevención y evitar el contagio de enfermedades por sustancias sucias.

A lo largo del día podemos estar en contacto con zonas infectadasA lo largo del día podemos estar en contacto con zonas infectadas

No obstante, cuando somos mayores no solemos ensuciarnos las manos de este modo tan obvio, sino con los ejemplos que comentábamos previamente, como en baños públicos, métodos de transporte o, simplemente, en cualquier lugar público. Eso es porque cualquier persona puede haber tocado lo mismo que tocarás tú posteriormente y puedes terminar cogiendo esa enfermedad, pero no debes tampoco obsesionarte con el tema. Hay que lavarse las manos siempre cuando uno llega a casa y después de utilizar el baño. Cuando nos lavemos las manos hay que lavarse bien los dedos, entre ellos, la palma y el dorso de la mano. Con una vez que te pongas jabón en ellas y frotes sin hacerte daño, ya es más que suficiente.

Manos limpias, menos enfermedades

El peligro mayor de no tener las manos limpias es el acercárselas a la cara y enfermar. Durante el día la gente puede toser o estornudar y estas pequeñas gotitas caerán sobre nuestras manos. También podemos tocar un espacio que no esté limpio o que haya estado en contacto con una persona que bien haya desprendido sus fluidos corporales, como el sudor. Finalmente, también puede ser que un animal haya entrado en contacto con esta superficie y eso nos transmita su misma enfermedad.

Si nos lavamos las manos antes de comer disminuiremos en gran medida entrar en contacto con una enfermedad. Aunque utilicemos los cubiertos, una vez estamos comiendo puede que se nos olvide que no nos hemos lavabo bien las manos y estemos poniendo nuestra salud en peligro.

Los baños y el transporte público son una gran fuente de bacterias. No todo el mundo que los utiliza se lava las manos y si no lo hacemos nosotros podemos tocarnos el rostro, o concretamente la boca, y eso hará que tengamos muchas más posibilidades de coger esta enfermedad. El rostro no es la única zona del cuerpo que puede coger enfermedades por no lavarse las manos, pues también podemos contagiarnos mediante los genitales o alguna herida que tengamos.

Prevenir la salud propia y la ajena

Las zonas donde la piel está más sensible son más proclives a contraer enfermedades víricas o de contacto, porque el cuerpo está todavía luchando contra los agentes externos con tal de sanar la herida y cicatrizar. No solamente debes lavarte las manos para que otra persona no te transmita a ti una enfermedad, sino también para proteger a los demás. Si no te lavas las manos después de estornudar, toser, ir al baño, tocar a tu mascota o, simplemente, utilizar el transporte público y después tocas algo o a alguien puedes hacer que ellos cojan también una enfermedad.

Lavarnos más las manos en épocas de gripe nos puede ayudar a prevenirla, pero nunca hay que obsesionarse con la higieneLavarnos más las manos en épocas de gripe nos puede ayudar a prevenirla, pero nunca hay que obsesionarse con la higiene

Aunque tú personalmente no estés enfermo, puede que hayas tocado alguna bacteria y, al no lavarte las manos, quizá no cojas el virus, pero sí lo haga una persona más baja de defensas. Por lo tanto, el lavarse las manos previene las enfermedades para uno mismo y para aquellas personas que le rodean, sean conocidas o no, porque tu falta de higiene en las manos puede hacer que otra persona tenga una enfermedad leve como un catarro, o mucho más complicada como una hepatitis vírica.

Cuando no tengas un baño o un grifo cerca para lavarte las manos siempre puedes optar por los jabones sin aclarado que venden en las farmacias. Hubo una época en que se pusieron muy de moda y la gente solía llevarlo a todas partes, pero no debemos abusar tampoco de este producto ya que contiene alcohol y eso puede resecar la piel de nuestras manos. Utilízalo solamente de modo ocasional si estás de viaje o no tienes un baño cerca pronto. No obstante, es suficiente si te lavas las manos con un jabón sencillo, sin olor si tienes las manos sensibles. El lavarse las manos para evitar enfermedades no implica tener que utilizar un jabón más fuerte o caro, simplemente hacerlo con asiduidad con tal de proteger tu salud y la de los que están a tu alrededor.

Con este fácil remedio podemos prevenir contraer virus como el de la gripe, porque no sobreviven al contacto con el jabón. Incluso los sanitarios que trabajan en África para ayudar a los enfermos de Ébola recomiendan encarecidamente a los habitantes de las zonas afectadas lavarse las manos porque así se pueden evitar muchos nuevos casos.

Artículos recomendados

Comentarios