Menú
Los chakras: todo lo que tienes que saber
BIENESTAR

Los chakras: todo lo que tienes que saber

Descubre qué son los chakras y qué función tienen dependiendo de su posición, pero ellos son clave para tu bienestar.

Ainoa Poveda García

Los chakras son siete. Cada uno de ellos tiene una posición determinada, una función clave en nuestro bienestar, un nombre propio al cual podemos invocar cuando necesitemos de él, un color con el que se le identifica y son los que nos ayudan a manejar nuestro día a día.

Con ellos podemos sentirnos mejor, tanto por dentro como por fueraCon ellos podemos sentirnos mejor, tanto por dentro como por fuera

La espalda es su camino

A lo largo de toda la espalda, a través de nuestra columna vertebral, los chakras se distribuyen haciendo referencia a partes del cuerpo determinados y a los que se le otorga una función especial. Su relación tiene mucho que ver con nuestra manera de desenvolvernos, ya que nos permiten estar en armonía con nosotros mismos.

Con ellos podemos sentirnos mejor, tanto por dentro como por fuera. Una correcta lineación es aquella que nos permite disfrutar de una mente y un cuerpo más sano, ágil y mejor preparado para enfrentarnos a cualquier dificultad gracias a la buena energía y la positividad infundada.

Según la mitología budista, así como otras que son minoritarias pero siguen con el ejemplo de la meditación como forma de vida, recomiendan mantener en posición correcta cada uno de los puntos. En caso de que estos chakras no se encuentren en armonía con el resto, nuestro cuerpo puede sufrir lesiones o problemas de salud, mientras que nuestra mente estará desordenada y no seremos capaces de hacer frente a los problemas. Actividades como el yoga, la meditación y el taichi permiten que el movimiento y las sensaciones del nuestro físico se transmitan de forma positiva a nuestro interior.

Tipos de chakra

Los chakras se distribuyen a lo largo de nuestra columna vertebral y hacen referencia a determinados puntos relacionados con órganos vitales y las sensaciones que se enmarcan en ellos. Son siete y para una óptima coloración de ellos necesitamos mantenerlos en equilibrio constante. Para ello podemos hacer uso de mantras o resolviendo problemas personales.

El primero se sitúa sobre la base de la columna, en la zona de la pelvis. Su nombre es LAM y su color el rojo. Este representa todo lo terrenal, lo que nos conecta a nosotros como personas sobre la base de tierra que pisamos y los pies que nos guían al andar. De él depende nuestra seguridad y la confianza en poder superar los obstáculos.

MAM es el siguiente de la lista, que se encuentra un poco más arriba, sobre el abdomen. Su color es el naranja y su relación interna tiene que ver con nuestros deseos y el apetito sexual. Con él podemos estimular nuestras relaciones físicas, basándonos en la confianza con la otra persona y el cariño mutuo.

Le sigue RAM, que es de color amarillo y está sobre el diafragma. La confianza es clave para este chakra, ya que guarda nuestro poder como persona e influencia y distribuye la energía interior que cada uno de nosotros posee. Nos da la fuerza y la vitalidad de seguir día a día.

A continuación, IAM es el encargado de los asuntos del corazón. Da sentido al amor y necesita de una relación sana, basada en la tolerancia y el respeto para que su posición no cambie. Su tonalidad es el verde esperanza.

Luego aparece JAM, que es azul y se sitúa sobre la garganta. La comunicación fluida y la relación que depende de esta para con el resto de la gente está en este chakra. Siempre nos impulsa a dejarnos llevar y ser consecuente con nuestras palabras y actos.

El siguiente de los chakras es el más conocido. Su nombre es OM y se le considera como el tercer ojo humano, ya que se sitúa sobre el entrecejo. La intuición es su papel fundamental, y para ello necesitamos meditar y visualizar bien las cosas. El violeta es el color con el que se le identifica.

Por último, el restante de los chakras no tiene nombre y está situado sobre la coronilla de la cabeza, en el punto más alto del cuerpo humano. Es conocido como una luz luminosa que nos acompaña en toda nuestra vida y que nos guía de manera espiritual. Esto no quiere decir que creamos en una determinada religión, sino que tengamos presente que nuestro cuerpo y alma van unidos en un mismo habitáculo.

 Son siete y para una óptima coloración de ellos necesitamos mantenerlos en equilibrio constante Son siete y para una óptima coloración de ellos necesitamos mantenerlos en equilibrio constante

De él dependen el resto de chakras, así como él depende de los demás: necesita de la correcta alineación de todos para conseguir conectarse con el mundo abstracto. La meditación de este último es más compleja, ya que se hace en silencio y necesita de más concentración, ya que habla sobre la relación entre cuerpo y mente más pura. No hay un sentimiento encerrado en él, sino que, al contrario que el resto, su luz es la que guía a nuestra alma y conciencia.

Artículos recomendados

Comentarios