Menú
Por qué debes vigilar tus lunares
CÁNCER DE PIEL

Por qué debes vigilar tus lunares

Descubre por qué debes vigilar tus lunares y cómo identificar si hay algo que está fuera de lo normal en ellos.

María del Valle Mejías Morón

Los lunares son algo característico de muchas personas, sobre todo por los lugares en los que se encuentran, convirtiéndose en algunos casos en señas de identidad. Pero, ¿realmente sabemos qué nos quieren decir?

La piel es el revestimiento que protege todo lo que se haya dentro de nuestro organimos, por lo que nos sirve de barrera, escudo y protección. Pero la piel también sufre daños y signo de ello son las marcas de nacimiento, los lunares y úlceras que aparecen desde la niñez y hasta la adolescencia. Los lunares no son más que pequeñas marcas que se forman por la acción de los melanocitos, los encargados de dar pigmentación y color a la piel, por eso son algo más oscuras que nuestro color habitual.

or norma general los lunares no tienen que suponer ninguna preocupación para la persona que los poseeor norma general los lunares no tienen que suponer ninguna preocupación para la persona que los posee

Por norma general los lunares no tienen que suponer ninguna preocupación para la persona que los posee, ya sea uno o dos, o cientos de lunares, ya que eso depende de la piel de la persona. Hay personas que apenas disponen de estas marcas en su piel, mientras que hay otras que tienen sobre todo los brazos y las piernas llenos de lunares. Esto no significa que una persona tenga más probabilidad de que esos lunares sean malignos que otra, sino que ambas deberán vigilarlos de igual manera.

Cualquier cambio en la forma, color o textura de los lunares puede convertirse en un signo de alarma, por lo que lo ideal es ir haciendo revisiones periódicas frente a un espejo, y acudir a la consulta del dermatólogo para que nos hagan estudios sobre los lunares de nuestra piel.

Un lunar que cambie de forma extrema de tamaño, o comience a presentar síntomas de picor, ardor o enrojecimiento puede llegar a ser causa de un melanoma o cáncer de piel, por lo que hay que tener especial cuidado y vigilancia sobre ellos.

¿Cómo saber que un lunar puede llegar a ser peligroso? Método ABCDE

Si tenemos muchos lunares que pueden ser atípicos y cambiar de forma o de tamaño, o hay antecedentes de melanoma o cáncer de piel en la familia, debemos tener una especial vigilancia sobre ellos, y realizarnos a nosotros mismos revisiones periódicas de nuestros lunares a fin de encontrar posibles anomalías o cambios.

Para ello existe un método conocido como ABCDE, que nos explica los pasos y las anomalías a tener en cuenta en el caso en que un lunar de nuestro cuerpo pueda llegar a convertirse en síntoma de peligro de melanoma.

- A de Asimetría. Un lunar común de nuestro cuerpo es por regla general de forma circular y ambos lados del mismo si lo vemos cortado por un diametro van a ser igual. Por tanto un lunar fuera de peligro es asimétrico. En el momento en que veamos que uno de nuestros lunares tiene los dos lados diferentes, debemos acudir al dermatólogo para que le eche un vistazo.

- B de Bordes. Del mismo modo que el anterior, los bordes de un lunar fuera de peligro son totalmente perfectos, sin ninguna irregularidad. Por lo tanto si alguno de nuestros lunares presenta bordes irregulares, debemos tenerlo en cuenta.

- C de Color. Aunque los lunares pueden ser de muchos colores diferentes, siempre presentarán normalidad en la gama de los cafés. Si se vuelve extremadamente oscuro o incluso claro, lo mejor es acudir al médico y que sea el que nos aclare si estamos ante un lunar común o debemos vigilarlo más de lo normal.

- D de Diamétro. Un lunar que pueda llegar a medir más de 6 mm de diámetro puede comenzar a ser sospechoso de convertirse en melanoma.

- E de Elevación. Sobre todo por la rugosidad que presentan algunos lunares. La mayoría de ellos son planos y no son apreciables al tacto de la piel, pero algunos de ellos se vuelven más rugosos y sobresalen de la superficie. Es en estos en los que debemos tener más cuidado.

Además de todo esto hay que tener especial cuidado con todos los lunares que presenten síntomas como enrojecimientoAdemás de todo esto hay que tener especial cuidado con todos los lunares que presenten síntomas como enrojecimiento

Además de todo esto hay que tener especial cuidado con todos los lunares que presenten síntomas como enrojecimiento, picor o hinchazón, y tener cautela con la exposición al sol. Una de las principales causas del cáncer de piel de tipo melanoma es la exposición a los filtros solares son la protección adecuada o en las horas más centrales del día, por lo que es más sano protegernos del sol que acabar con un problema en la piel muy grave.

No solo hablamos del cáncer de piel, sino que la exposición extrema al sol puede acabar produciendo manchas antiestéticas en la piel, que a la larga y con el paso de los años nos recordará el error que cometimos.

Artículos recomendados

Comentarios