Menú
ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Por qué es bueno comer papaya si tienes diabetes

Si tienes diabetes tu alimentación es muy importante. Descubre por qué es bueno que comas papaya si tienes diabetes

Ainoa Poveda García

La papaya es una fruta típica de zonas de Centro América y América del Sur. Al ser un alimento cultivado en estas tierras sus propiedades nutricionales son muy variadas, incluyendo vitaminas esenciales, fibra y antioxidantes. Pero este fruto exótico también representa una ventaja para incluir en la dieta de una persona con diabetes debido a su bajo contenido en azúcares.

 La papaya es beneficiosa para la diabetes porque su contenido en azúcares y grasas es muy bajo La papaya es beneficiosa para la diabetes porque su contenido en azúcares y grasas es muy bajo

Beneficios propios de la papaya

Las vitaminas del tipo A, B, C y D son básicas en las propiedades nutricionales de la papaya. Las del primer tipo ayudan al sistema inmunitario, el desarrollo celular y la formación de los huesos; la absorción de glucosa y la transformación del alimento en energía gracias a las de tipo B; también cuentan con propiedades antihistamínicas y laxantes las pertenecientes al tipo C; y el mantenimiento de los niveles de calcio y fósforo regulado por las de tipo D.

Además de vitaminas, la papaya es beneficiosa para la diabetes porque su contenido en azúcares y grasas es muy bajo. Aun así, esta fruta contienen minerales esenciales para el desarrollo del organismo tales como el calcio, el potasio y el sodio. Los antioxidantes, la fibra y los betacarotenos benefician el buen mantenimiento del cuerpo y la buena funcionalidad de los órganos.

Dado que se compone de todos estos valores nutricionales, la papaya es muy buena para prevenir enfermedades o impedir su progresiva expansión. Actúa sobre todo en los problemas cardiovasculares gracias a su función depurativa, desinflama las articulaciones previniendo la artritis y protege contra el cáncer de colón.

Ventajas de la papaya en la diabetes

La diabetes es un problema reconocido por crear unos desniveles en la producción de la insulina, que es la que se forma y regula a partir del páncreas. Este déficit de control provoca que el nivel de glucosa en la sangre varíe, ya sea de más o de menos. El problema mayor reside en que estos niveles son los esenciales para transportar los nutrientes necesarios por todo el cuerpo a través de la sangre.

En las personas con diabetes esta falta de regulación natural y orgánica dificulta una estabilidad del propio cuerpo. El más común es el de Tipo 2, que es el que aparece en adultos dado a una elevada cantidad de glucosa en sangre. Esto se traduce en un mal control del azúcar y el procesamiento de este.

La mayoría de las frutas producen un aumento muy agresivo de la glucosa, que en consecuencia resultarían perjudiciales para los que padecen de esta enfermedad. La papaya tiene un bajo contenido en azúcares, por lo que es recomendable su ingesta diaria pero de manera moderada.

Dietas para incluir la papaya

Uno de los platos más conocidos para ingerir la papaya de manera acompañada es trocear media pieza de esta fruta y mezclarla con yogur natural. Eso sí, este último debe ser libre de azúcares, ya que la subida de glucosa en sangre sería muy agresiva y perjudicial para la diabetes. Podemos añadirle un puñado de semillas de sésamo, también muy beneficiosas para contrarrestar esta enfermedad.

Al agua de papaya también puede ser una bebida muy interesante, aunque hay que evitar añadirle azúcar a la preparación. También podemos ingerir esta fruta con otras piezas en un pequeño surtido de macedonia casera realizada con frutos rojos, papaya, plátano y mango. Todos ellos recomendables para la diabetes.

 También cuentan con propiedades antihistamínicas y laxantes las pertenecientes al tipo C También cuentan con propiedades antihistamínicas y laxantes las pertenecientes al tipo C

Otras frutas para la diabetes

Además de la papaya, beneficiosa por su bajo contenido en azúcares y grasas que evitan el aumento de peso y de glucosa en sangre, así como por sus antioxidantes y su fibra que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y de articulaciones, existen otro tipo de alimentos también recomendados. Pese a ello, siempre hay que tomar la cantidad aconsejada, dependiendo del tipo de desnivel que tengamos en cada etapa.

Los frutos rojos son conocidos por su alto contenido en fibra, potasio y Vitamina C. Esta última permite una mejoría de la visión, un efecto laxante y un proceso antihistamínico. Las fresas, los arándanos, las moras, las bayas o las frambuesas son más que recomendables para diabéticos, ya que tienen un sabor dulce que no procede de grandes cantidades de azúcar.

Algunos cítricos como las naranjas o los limones también benefician a combatir esta enfermedad. Eso sí, hay que tomar cantidades reducidas, ya que muchas de ellas pueden tener unos valores nutricionales de azúcar más elevados que el resto de los indicados en esta lista.

Otras con sabor dulce pero bajas en azúcar son los nísperos, las cerezas, el melocotón o el plátano. Entre las ácidas destacamos el melón, el kiwi y la piña. Mientras que la manzana verde y el albaricoque serían las semi ácidas recomendadas. Algunas de procedencia trópica como el coco, el aguacate, la guayaba o el mango son también resultan beneficiosas contra la diabetes.

Artículos recomendados

Comentarios