Menú
Qué es la gastroenteritis viral
GASTROENTERITIS

Qué es la gastroenteritis viral

La gastroenteritis viral es una afección común y molesta, descubre qué es exactamente, sus síntomas y tratamiento.

María Isabel Baena González

Una de las enfermedades más comunes de los humanos, una que sufrimos prácticamente todos los años al menos una vez, es la gastroenteritis viral. La gastroenteritis, también llamada gripe estomacal, es una enfermedad que consiste en la inflamación tanto del estómago como de los intestinos, siempre tras haber sido contagiados de un virus. Normalmente, con la gastroenteritis viral suelen venir tanto vómitos como ataques de diarrea; depende mucho de la persona que acaben siendo más fuertes unos u otros, claro.

No obstante, la gastroenteritis no tiene por qué ser siempre provocada por un virus, sino que también podemos tener síntomas parecidos tras haber comido un alimento en mal estado, e incluso por el estrés. Mas lo habitual es que se deba a una infección gastrointestinal por un norovirus (en el caso de los adultos) o un rotavirus (en el caso de los más pequeños). Es una enfermedad que aparece de repente, de un momento a otro, y que pueden pasar de ser muy leves a muy intensas; en casos extremos, la persona que la padece puede acabar en el hospital, siendo atendida por una deshidratación. Esto puede evitarse si se llevan a cabo las medidas adecuadas.

Si una persona tiene gastroenteritis viral, esto se puede notar rápidamenteSi una persona tiene gastroenteritis viral, esto se puede notar rápidamente

Los síntomas de la gastroenteritis viral

Si una persona tiene gastroenteritis viral, esto se puede notar rápidamente. Es decir, que tú mismo podrás saber si la padeces, aunque lo mejor es que acudas siempre a un médico para que corrobore que es eso y no algo más grave.

Lo primero que notarás será un fuerte dolor abdominal. Tras este, llegarán la diarrea y los vómitos, junto con las náuseas. Puede que solo tengas diarrea o solo tengas náuseas, aunque también puede ser que tengas menos suerte y acabes padeciendo los dos síntomas a la vez. Además, acabarás notando también muchos escalofríos debido al malestar, la piel muy fría y sudoración; puede que acabes teniendo también fiebre, aunque eso es en los casos de gastroenteritis más graves. Una vez que notes los tres primeros síntomas que hemos mencionado, lo mejor que puedes hacer es acudir rápidamente a tu médico de cabecera para que sea este el que haga un diagnóstico más acertado. Normalmente, lo que buscará será síntomas de deshidratación, así como una tensión baja y una orina mucho más oscura.

¿Hay tratamiento para la gastroenteritis viral?

Cuando hablamos de tratamiento de la gastroenteritis viral, no nos referimos a ningún tipo de medicamento específico, puesto que este no existe. No hay nada que sea capaz de paralizar una gastroenteritis, con lo cual no queda más remedio que pasar el virus de la mejor forma posible. En el caso de niños más grandes y de adultos, por ejemplo, lo que deben hacer es tratar de recuperar todas las sales minerales que han perdido. Hay quien cree que para eso son buenas las bebidas para deportistas, pero sin duda la mejor alternativa es acudir a los sueros de farmacia. Con estos, sí que garantizaras una recuperación completa.

No hay nada que sea capaz de paralizar una gastroenteritisNo hay nada que sea capaz de paralizar una gastroenteritis

Es importante que no tomes ni zumos ni ningún otro refresco gaseoso, puesto que esto no hará más que empeorar el estado de tu estómago, y acrecentar los síntomas de la gastroenteritis viral.

A la hora de las comidas, trata de comer alimentos como cereales, pan, patatas o carnes magras. También puedes probar con manzanas, yogures sin sabores, plátanos, o algunas verduras, todo en pequeñas cantidades y con mucha prudencia. Si notas cualquier dolor, lo mejor que puedes hacer es esperar y así no tentar mucho a la suerte; puede que tu estómago te esté avisando de que todavía no se encuentra preparado.

En el caso de los bebés, estos pueden seguir tomando leche, tanto materna como preparada. Lo único que hay que hacer es ir controlando sus deposiciones, y, en caso de que estas fueran alarmantes, llevarles rápidamente al hospital.

Artículos recomendados

Comentarios