Menú
¿Qué es la gota y qué podemos hacer si la padecemos?
ÁCIDO ÚRICO

¿Qué es la gota y qué podemos hacer si la padecemos?

Producida por un exceso de ácido úrico en el cuerpo, la gota es una enfermedad hereditaria que incide más en hombres que en mujeres.

María del Valle Mejías Morón

Aunque solo conocemos la gota como la inflamación y el dolor en la articulación del dedo gordo del pie, en realidad es una de las formas más dolorosas que presenta la artritis y se puede producir en otras muchas articulaciones del cuerpo.

La gota no es una enfermedad que haya sido descubierta hace poco, al contrario, desde la antigüedad se creía además que era algo que solo le pasaba a la gente de poder adquisitivo alto, debido a que puede estar relacionada con la ingesta abusiva de determinados alimentos como el marisco o la carne roja, algo a lo que solo podía acceder la gente de dinero. Sin embargo, con el paso de los años y los estudios en la materia se ha descubierto que, además de que cualquier persona puede padecerla, no se debe tanto al alimento que tomemos o su cantidad. Por el contrario, cada vez es más fuerte la idea de que la primera causa de la gota es un factor hereditario, que además padecen mucho más los hombres que las mujeres.

DescripcionAntes era una creencia común el atribuir al consumo de marisco la enfermedad de la gota

Causas y síntomas

El dolor de la gota se produce por una acumulación de ácido úrico en el cuerpo. El ácido úrico es un compuesto químico del organismo que sirve para desechar y deshacerse de las purinas, unas sustancias que existen en algunos alimentos y que hacen crecer esos niveles de ácido úrico si son absorbidas en exceso. Pero también puede suceder que estos niveles de ácido úrico se produzcan en el cuerpo de manera natural o debido a una tendencia hereditaria. Normalmente el ácido úrico es eliminado del cuerpo de forma natural a través de la orina, pero puede ocurrir que los riñones no lo eliminen del todo o que la cantidad sea más de la adecuada, lo que puede llegar a provocar pequeños bultos bajo la piel o incluso piedras en el riñón (cálculos renales).

No todo el aumento de ácido úrico en la sangre (hiperuricemia), provoca gota, sino que esta es una derivación que se ha transformado en un tipo de artritis por la acumulación de cristales de ácido úrico en la articulación. En la mayoría de los casos, el primer ataque de dolor de la gota se produce en el dedo gordo del pie, lo que la hace característico. Los síntomas son una inflamación, enrojecimiento y dolencia en la zona, además de notar calor y que la articulación está más rígida de la cuenta. Aunque es menos común, ha habido casos en los que se ha encontrado hasta una subida de temperatura, llegando a dar alguna décima de fiebre.

Aunque lo más conocido es la gota en la primera metatarso-falángica del pie, puede darse en otras articulaciones como el puente del pie, los tobillos, las muñecas, los codos, los talones, las rodillas o los dedos de la mano.

DescripcionEl primer síntoma de gota suele ser dolor e inflamación en el dedo gordo del pie

Tratamiento

A la hora de acudir a un especialista tras el primer ataque de dolor de la gota, el médico recetará principalmente antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno o más frecuentemente acudirán a la colchicina, un compuesto determinado y conocido especialmente en el tratamiento de la gota para prevenir su expansión a otras articulaciones y frenar su desarrollo, además de detener el dolor y la inflamación de la zona afectada. En casos extremos se podría incluso llegar a inmovilizar la articulación, sobre todo en casos como los tobillos, codos o muñecas. Si se han llegado a producir tofos o bultos bajo la piel y no son eliminados por el cuerpo de forma natural, podría llegarse a intervenir para extirparlos.

Tras frenar el primer ataque de dolor y para que no vuelva a repetirse, las medidas a tener en cuenta en la prevención de la gota son: beber mucho líquido, evitando las bebidas alcohólicas que fomentan la aparición de la gota, llevar una dieta equilibrada y cuidar los excesos en alimentos como el marisco, la carne roja o el pescado azul. Frente a estos alimentos es bueno tomar cereales, frutas y verduras.

Artículos recomendados

Comentarios