Menú
MENOPAUSIA

Qué es la menopausia inducida

La menopausia es la última menstruación que tiene una mujer en su vida, pero, ¿qué es la menopausia inducida?

Sara Menéndez Espina

La menopausia hace referencia a la última menstruación que tiene una mujer en su vida. Lo normal es que ocurra de manera natural, pues hay un momento en la vida de la mayoría de mujeres en las que éstas empiezan a reducir la producción de estrógenos y su cuerpo se va preparando para una nueva etapa. Los últimos ciclos menstruales, previos a la menopausia, se vuelven más irregulares y las menstruaciones más cortas, hasta que pasan 12 meses consecutivos sin sangrado, y se habla de que ya ha pasado la menopausia.

Ese sería el proceso natural, y suele darse entre los 45 y 55 años, aunque se pueden dar casos de menopausia temprana, que ocurre antes de los 45, y la menopausia precoz, que es antes de los 40 años. La menopausia precoz se puede dar de manera natural, por herencia genética de la mujer o por cuestiones que no puede controlar, como algunas enfermedades autoinmunes. Sin embargo, en muchas ocasiones esa menopausia precoz es la consecuencia de una intervención médica. Se hablaría entonces de menopausia inducida, que no sólo puede ocurrir antes de los 40 años, sino que mujeres de mayor edad que aún no han llegado a la menopausia, pueden tenerla de manera inducida.

La menopausia precoz se puede dar de manera natural, por herencia genética de la mujer o por cuestiones que no puede controlarLa menopausia precoz se puede dar de manera natural, por herencia genética de la mujer o por cuestiones que no puede controlar

¿Qué es la menopausia inducida?

La menopausia inducida hace referencia a la interrupción del trabajo hormonal de los ovarios como consecuencia de un tratamiento médico. Generalmente, es causado debido a la extirpación de los ovarios, eliminando así la fuente de secreción de estrógenos, o también al tratamiento por quimioterapia o radioterapia. Algunos de los fármacos utilizados para tratar el cáncer afectarían a la función ovárica, ocasionando esta menopausia, aunque no ocurre con todos.

Lo que ocurre al darse la menopausia inducida, es que el cuerpo no pasa por la primera de las fases normales del climaterio, que son la premenopausia, menopausia y postmenopausia. Es decir, desaparece la fase de premenopausia, y lo que ocurre es que los síntomas típicos de esta etapa, como los sofocos, sequedad vaginal, alteraciones del sueño, cambios de humor, dolor de cabeza, dolor articular, etc., aparecen de manera repentina y más fuerte que si este proceso se diera de manera natural. Así, las mujeres que sufren menopausia inducida sufren bastante al pasar por esta fase, y además se ven más expuestas a otras enfermedades derivadas de la falta de estrógenos.

Al igual que ocurre con la menopausia precoz, si la mujer tiene la menopausia inducida antes de los 40 años pierde la función protectora de los estrógenos en su cuerpo. Las consecuencias principales son que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y también osteoporosis, porque al prescindir antes de los estrógenos empiezan más temprano a perder masa ósea.

¿Volveré a tener la menstruación después de una menopausia inducida?

Si la menopausia inducida ocurre a causa de un tratamiento oncológico, es decir, radioterapia o quimioterapia, es posible que vuelva la menstruación, pero depende de la edad. Según informa la Asociación Española Contra el Cáncer, si la mujer que sufre menopausia inducida es menor de 40 años, hay entre un 39% y un 50% de probabilidades de volver a tener la menstruación, y cuanto más jóvenes, más facilidad hay. Sin embargo, en mujeres mayores de esa edad, las posibilidades de que vuelva el período son como mucho del 11%.

A las mujeres con menopausia precoz se les suele aplicar un tratamiento hormonalA las mujeres con menopausia precoz se les suele aplicar un tratamiento hormonal

Tratamiento con Terapia Hormonal

A las mujeres con menopausia precoz se les suele aplicar un tratamiento hormonal, llamado Terapia Hormonal Sustitutiva, para suplantar esas hormonas que el cuerpo de la mujer ya no puede producir. Lo que hace es disminuir los síntomas de la menopausia y prevenir, el máximo tiempo posible, la aparición de la osteoporosis, así como otras enfermedades que pudieran derivar de la falta de estrógenos. Así, en algunos casos de menopausia inducida en los que no es posible que se vuelvan a generar estrógenos, se puede aplicar este tratamiento, siempre dependiendo de cada caso.

Sin embargo, hay mujeres que no pueden recibir la terapia hormonal, como aquellas que han pasado por un cáncer de mama o de útero, o si tienen patologías cardíacas, enfermedades del hígado, lupus o melanoma. Así que, en muchas ocasiones, es la causa de la menopausia inducida (un cáncer) el que impide que se pueda poner este tratamiento. Además, la Terapia Hormonal Sustitutiva también entraña ciertos riesgos para las mujeres que no han tenido esas enfermedades, por lo que siempre debe tomarse la decisión dependiendo del caso concreto, y haciendo un seguimiento.

En los casos en los que no se puede usar el tratamiento hormonal para la menopausia, se recomienda hacer modificaciones en la dieta y estilo de vida de la mujer, con el fin de reducir el impacto de los síntomas de la menopausia inducida.

Artículos recomendados

Comentarios