Menú
Qué es la piel atópica
PROBLEMAS DÉRMICOS

Qué es la piel atópica

La piel atópica es un tipo de malestar que provoca eccemas crónicos y en ocasiones puede aparecer no solo en el cuerpo, sino también en la cara. ¿Quieres saber más?

Héctor Félix Lasheras Diez

La dermatitis atópica es un tipo de enfermedad que provoca eccemas crónicos y manchas en la piel de bebés, niños y adultos, y que puede aparecer tanto en el cuerpo como en la cara. Ésta enfermedad suele ser hereditaria y venir determinada genéticamente por lo que la persona puede sentir su piel súper sensible ante cualquier producto que para el resto de la gente no es nocivo ni irritante. ¿Y qué es esta enfermedad?

Es una condición que sufre un amplio porcentaje de la población mundial. La atopía es un tipo especial de hipersensibilidad que está asociada con el asma, las alergias por inhalación y la dermatitis crónica. Por supuesto hay un componente hereditario que afecta normalmente a familias enteras y que puede sugerirle al médico en su diagnóstico que el paciente padece dermatitis atópica, por lo que no se nos debe olvidar mencionarlo a la hora de consultarlo.

La dermatits atópica puede aparecer tanto en la piel como en la caraLa dermatits atópica puede aparecer tanto en la piel como en la cara

El término

Para tener un poco más de información sobre ésta enfermedad de la piel, sepamos que el término "atópico" procede del término griego que significa "extraño" y el término "dermatitis" significa "inflamación de la piel".

Síntomas

Así que, cuando padecemos dermatitis atópica, sufrimos síntomas que tienen que ver con que la piel se nos vuelve extremadamente sensible e inflamada y se suele sentir un sentimiento de picazón al que si hacemos caso podemos llegar a causarnos heridas innecesarias, también aparecen síntomas como la piel enrojecida, sudorosidad o pequeñas ampollas y manchas, descamación y agrietamientos. A éste tipo de erupciones se las denomina eccematosas. Además, la piel seca es una afección muy normal entre todos los afectados por la dermatitis atópica.

Aunque los síntomas de la dermatitis atópica puedan aparecer a cualquier edad, en realidad la mayoría de los casos aparecen en niños y adolescentes en los que ocasionalmente puede perdurar hasta la época adulta o intensificarse en ese momento, donde aparecen todo tipo de manchas y eccemas. Algunas personas tienden a tener fases prolongadas con recaudas y mejorías, por lo que no es una enfermedad que se manifieste constantemente y puede haber periodos de años incluso en los que no se manifieste de ninguna manera, momento de la enfermedad al que suele llamarte como "tiempo de remisión". Sin embargo hay muchos periodos en los que la enfermedad se vuelve mucho peor, a éstas recaídas se las llama "exacerbaciones". Si el afectado es un niño, la dermatitis atópica, por suerte, puede entrar en un periodo permanente de remisión cuando se va haciendo adulto, aunque su piel siga siendo algo seca y más sensible de lo habitual.

Hay muchos factores que pueden detonar o empeorar la dermatitis atópica, incluyendo la falta de humedad, las alergias estacionales, la exposición de la piel ante ciertos jabones o detergentes y las temperaturas cálidas. Los factores ambientales también pueden activar los síntomas de ésta enfermedad en cualquier momento de la vida de un individuo que haya heredado genéticamente éste rasgo de la enfermedad atópica.

Por otro lado, existen algunos factores que pueden detonar ésta enfermedad en los niños más pequeños, como por ejemplo la edad de la madre al dar a luz. Cuando mayor sea la madre, más porcentaje de riesgo tiene el bebé. Además las mujeres tienen más riesgo de padecerla que los hombres.

Prevención y Control

Desgraciadamente la medicina moderna aún no ha encontrado una respuesta lo suficientemente satisfactoria que explica las razones por las que tantas personas sufran ésta enfermedad de la piel, por lo que no existen pautas de prevención reales que puedan evitar la aparición de los síntomas como manchas o eccemas en la piel o que puedan prevenir su aparición.

Sin embargo es cierto que existen factores que podemos tener en cuenta como dejar de fumar o tener más cuidado con el tipo de tejido con el que está hecha la ropa que usamos e intentar vivir en zonas lo menos contaminadas posibles y no excesivamente cálidas.

No existe una cara definitiva para la dermatitis atópicaNo existe una cara definitiva para la dermatitis atópica

Tratamientos y Cuidados

Dado que no existe explicación a ésta enfermedad, no existe una cura definitiva para la dermatitis atópica. El tratamiento que se suele seguir tiene que ver con algún tipo de crema que reducen la agresividad de las erupciones y alivian al paciente para mejorar su calidad de vida.

Actualmente, la base de la terapia para éste tipo de enfermedad tiene que ver con el tipo de crema que contiene corticoides, que si se utilizan correctamente pueden llegar a paliar la enfermedad y mantenerla a ralla en la mayoría de los casos.

La elección del tipo de corticoide y el tipo de crema dependerá del tipo de lesión que presente nuestra piel y de la zona en la que ha aparecido, por lo que puede resultar de vital importancia que el paciente consulta a su médico antes de aplicarse ninguna crema. El asesoramiento previo de un profesional puede marcar la diferencia a la hora de controlar los efectos de una enfermedad de éste tipo ya que hará que el tratamiento se adapte mejor a las características individuales de la lesión.

Además, no solo las cremas hacen algo por ayudar a mejorar la condición de la piel. En algunas ocasiones son administrados antihistamínicos orales para ayudar a regular la aparición de manchas y dolencias en la piel que pudieran estar causadas por alergias comunes y que además contienen propiedades sedantes que ayudan a rebajar la picazón de las zonas afectadas.

Además...

Antes de cualquier cosa se debe tener en cuenta que la dermatitis atópica no es una alergia común ni tiene que ver directamente con ella aunque las alergias influyan en su mejoría o empeoramiento, así que la enfermedad no se va a eliminar por suprimir ciertos alimentos de la dieta. Además la higiene en las personas que padecen ésta enfermedad es más que importante y se ha de tener sumo cuidado con no utilizar agua demasiado caliente o demasiado fría ni jabones demasiado agresivos que puedan dañar la salud de la piel: los expertos recomiendan no emplear ningún jabón con un ph demasiado ácido y tras la ducha aplicarse una buena dosis de crema por todo el cuerpo y pos las zonas afectadas de forma especial.

Artículos recomendados

Comentarios