Menú
Qué es una endocarditis
ENFERMEDAD DEL CORAZÓN

Qué es una endocarditis

La endocardits es una enfermedad cardiológica que afecta al endocardio del corazón. El endocardio es la parte más interna del corazón, ¿quieres saber más?

Mercedes Benito Alfonso

Qué es una endocarditis

La endocarditis es una enfermedad cardiológica que afecta al endocardio del corazón. El endocardio, es la parte más interna del corazón, donde se encuentran las válvulas cardíacas, que colaboran en el bombeo de la sangre del corazón al resto del cuerpo permitiendo que la sangre fluya en el sentido correcto. La endocarditis es la infección de las válvulas cardíacas y otras zonas del endocardio. Aunque la infección es localizada, pueden verse afectadas otros órganos. Presentan más predisposición a sufrir una endocarditis personas con enfermedad cardíaca previa, y es tres veces más frecuente en hombre que mujeres. Sin embargo, no distingue entre razas, ni países. Y puede aparecer a cualquier edad, aunque no es común en niños.

Se trata de una infección cardíaca grave, pudiendo llegar a ser mortal incluso con tratamiento. Hoy en día los avances médicos en imagen cardiológica han mejorado el pronóstico de esta enfermedad, pues permiten un diagnóstico precoz, aumentando así las posibilidades de curación y disminuyendo las complicaciones derivadas de la enfermedad.

La endocarditis consiste en la inflamación del endocardioLa endocarditis consiste en la inflamación del endocardio

¿Qué es la endocarditis y por qué se produce?

Consiste en la inflamación del endocardio, tejido interno de las válvulas y cavidades cardíacas. Es causado por microorganismos infecciosos, generalmente bacterias, sobre todo, estreptococos y estafilococos, que entran al corazón a través de la circulación y se asientan en estas estructuras, allí crecen y se acumulan formando vegetaciones. También puede ser producida por un virus o un hongo. Los agentes infecciosos llegan al torrente sanguíneo principalmente por la boca, la piel y las vías respiratorias.

El crecimiento de vegetaciones en el corazón, así como la respuesta inmune de nuestro organismo, puede alterar la función de la válvula o desencadenar que partículas de las vegetaciones o coágulos se desprendan y lleguen a otros órganos a través de la sangre.

Se diferencias dos tipos de endocarditis. La aguda, cuando el germen causante es tan agresivo que la enfermedad evoluciona en días. Y la subaguda, la infección no es tan fuerte y la enfermedad tarda en desarrollarse semanas, incluso meses.

La endocarditis puede aparecen en cualquier personas pero presentan más predisposición personas con antecedentes de enfermedad cardíaca, personas que poseen defectos cardíacos congénitos, malformaciones en la circulación cardíaca, cardiopatías congénitas, enfermedades valvulares o están operados de prótesis valvulares artificiales. Algunos procedimientos médicos presentan entre sus riesgos la aparición de endocarditis. Destacan entre ellos: extracciones bucales, implantación de catéteres venosos centrales y procedimientos del tracto respiratorio, gastrointestinal y genitourinario. Debido a este riesgo, antes y/o después de someterse a procedimientos de este tipo, la persona se somete a tratamiento antibiótico de manera profiláctica. Los adictos a drogas por vía parenteral también son población de riesgo.

La fiebre elevada y mantenida es el primer signo de alerta

Los síntomas varían en función del microorganismo causante y la válvula afectada. Según el tipo de endocarditis los síntomas a parecerán de forma más brusca, en la forma aguda, o más lenta, si se trata del tipo subagudo.

Los síntomas en la mayoría de los casos son difusos e inespecíficos. Destaca la fiebre elevada y continuada, por encima de 38ºC. Se acompaña de escalofríos, sudoración nocturna, malestar general, disminución del apetito, fatiga, debilidad y molestias musculares. Con el tiempo se produce la destrucción de la válvula sobre la que se asienta la infección. Esto desencadenará la aparición se soplos cardíacos o la aparición de arritmias.

En las formas subagudas aparecen lesiones más específicas como lesiones en forma de astilla bajo las uñas, manchas rojizas en la piel denominadas lesiones de Janeway, y punto hemorrágicos en la retina, que se conocen como manchas de Roth.

El ecocardiograma es una prueba esencial para diagnosticar la endocarditisEl ecocardiograma es una prueba esencial para diagnosticar la endocarditis

El ecocardiograma y los hemocultivos, pruebas indispensables para su diagnóstico

El primer dato que hace sospechar de una endocarditis es la fiebre mantenida sin que se encuentre el foco de la infección. Si además se asocian soplos u otros síntomas cardíacos, o la persona entra dentro de los grupos de riesgo, el médico comenzará a solicitar las pruebas necesarias para el diagnóstico. Las principales pruebas diagnósticas son los hemocultivos y el ecocardiograma. La finalidad de ambas es demostrar la presencia de microorganismo infecciosos en el corazón y detectar las vegetaciones.

Los hemocultivos, consisten en una analítica de sangre que se cultiva en el laboratorio en unas condiciones determinadas, de modo que si existe un microorganismo en la sangre éste crezca. Con este método, determinamos no sólo la presencia en la sangre del agente infeccioso, sino también que tipo es, para poder elegir el mejor tratamiento para combatirlo.

Para visualizar la presencia de vegetaciones se utiliza el ecocardiograma. Del mismo modo que la ecografía de las embarazadas, se obtienen imágenes del interior del corazón.

Tratamiento

La endocarditis es una enfermedad que en determinados casos puede resultar mortal, a pesar de recibir tratamiento. Hoy en día, más de la mitad se curan sin secuelas. El pronóstico dependerá de múltiples factores como el tipo de microorganismo causante, el tamaño de las vegetaciones, la edad del paciente, cómo esté de afectado el corazón, la fase en la que se encuentre la endocarditis o si la persona tiene otras enfermedades cardíacas.

El tratamiento busca eliminar al microorganismo responsable de la infección, como en la mayoría de los casos se trata de una bacteria, se usarán para combatirla antibióticos por vía endovenosa. Hasta que se identifique que tipo de bacteria es exactamente, se recurrirá a antibióticos denominados de amplio espectro. Una vez aislada la bacteria en el laboratorio, se usará el antibiótico más adecuado en cada caso.

Se deben tratar también las complicaciones derivadas de la endocarditis si las hubiera. En casos más extremos es posible tener que recurrir a cirugía cardíaca cuando la afectación de la válvula es tan grande que precisa ser sustituida por una prótesis.

¿Puedo prevenir la endocarditis?

La Asociación Estadounidense de Cardiología dice que no existe ninguna forma de prevenir la aparición de endocarditis. Sin embargo, advierte que una mayor vigilancia de las personas de riesgo, así como tomar tratamiento antibiótico preventivo antes de someterse a procedimientos dentales o a cualquier tipo de intervención quirúrgica, reduce considerablemente el riesgo.

Artículos recomendados

Comentarios