Menú
Reducir los efectos de la osteoporosis tras la menopausia
OSTEOPOROSIS

Reducir los efectos de la osteoporosis tras la menopausia

La osteoporosis es una de las consecuencias más temidas de la menopausia.

Noelia Rodríguez Alvarez

La osteoporosis es una enfermedad que se relaciona con aquellas personas de edad avanzada y en el caso de las mujeres, por lo general, con aquellas que han pasado por la menopausia. Este nuevo ciclo femenino trae numerosos cambios para el cuerpo de la mujer, derivados del descenso de producción de estrógenos, lo que hace que aumenten algunas debilitaciones.

Temas relacionados
En Bekia ya os hemos hablado de alguna de las consecuencias que para la mujer tiene el pasar por la menopausia. Hoy nos fijaremos en aquella que afecta a los huesos y cómo se puede prevenir que la osteoporosis haga mella una vez se llega a este momento de la vida.

La osteoporosis debilita nuestros huesos y puede provocar dolor y lesiones en diferentes zonasLa osteoporosis debilita nuestros huesos y puede provocar dolor y lesiones en diferentes zonas

Relación entre osteoporosis y menopausia

Para saber de la relación entre osteoporosis y menopausia vamos a fijarnos primero en qué consiste esta enfermedad. Se trata de una dolencia que debilita nuestros huesos y a fuerza de hacerlo puede derivar en lesiones y dolencias que suelen situarse en los brazos o la cadera. Hasta que no aparecen los dolores no encontramos otros síntomas que permitan identificarla, por lo que es importante prevenir.

El debilitamiento de los huesos se produce por aumento de la pérdida de masa y de fuerza ósea. Estas debilidades pueden deberse a un descenso de la producción de estrógenos, lo que a su vez deriva en la menopausia, por lo que ésta se relaciona con la osteoporosis.

Son otros muchos los motivos por los que alguien puede sufrir el debilitamiento de huesos. La más evidente es una falta de calcio en el cuerpo que puede hacer que se vuelvan porosos y acaben por provocar lesiones. Sin embargo no está del todo claro por qué una persona sufre osteoporosis y otra, con misma dieta y condiciones físicas, no. De ahí que insistamos en que es importante tratar de prevenir su aparición en la medida de lo posible.

Una enfermedad que afecta más a las mujeres

Otro hecho nada alentador es que una mujer tiene cuatro veces más posibilidades de tener osteoporosis que un hombre. ¿Por qué? Básicamente por dos razones generalizadas. Una es que los huesos femeninos son más finos y, por lo tanto, más débiles, ante cualquier situación sufren más que los de los hombre. En este sentido, lo habitual es que una mujer delgada tenga los huesos más finos que otra que lo sea menos, por lo que también puede afectarle de un modo más fuerte la osteoporosis.

El otro motivo es que la esperanza de vida femenina es más elevada que la masculina, así que es más habitual que llegada una edad sean más las mujeres que la sufren que los hombres. Además de todo lo anterior hay algo que nos puede hacer pensar que podemos sufrir esta enfermedad de los huesos y tratar de prevenir su aparición desde tiempo atrás. Es la herencia genética. Si nuestros padres o abuelos la han tenido tenemos más posibilidades de sufrir el debilitamiento de huesos.

Medidas para prevenir la osteoporosis

Una vez que conocemos en qué consiste la enfermedad y qué personas pueden tener más riesgo de padecerla vamos a entrar en ver qué podemos hacer nosotras para tratar de prevenir su aparición en la medida de lo posible. Es mejor atender a estos simples consejos antes de descubrir que tenemos osteoporosis al sufrir una lesión.

Una densiometría puede determinar si estamos perdiendo masa ósea y, por tanto, tener osteoporosisUna densiometría puede determinar si estamos perdiendo masa ósea y, por tanto, tener osteoporosis

Ya hemos hablado en otros artículos de que la alimentación es fundamental para hacer frente a los cambios que sufrirá el cuerpo femenino derivados de la menopausia. ¿Creías que en este caso no iba a ser importante? Todo lo contrario. Cuida tu alimentación, poniendo especial atención a productos ricos en calcio y vitamina D. Si no lo consumes en alimentos por rechazo a los lácteos, por ejemplo, no dudes en consultar a tu médico o farmacéutico para que te recomiende un complemento vitamínico.

La actividad física es importante para mantener en buen estado nuestros huesos. Es recomendable estar activo, pero esto no significa que al ser conscientes de que hemos entrado en la menopausia nos volvamos locas a hacer ejercicio. Eso es, incluso, perjudicial. Iníciate de manera gradual en el ejercicio para evitar las lesiones.

Lo mejor es apostar en un principio por ejercicios suaves, como salir a caminar, y consultar con un preparador físico si queremos incrementar la actividad. Hay que prestar especial atención a las antiguas lesiones e, incluso, usar protectores que evitarán las lesiones. En línea con este fomento de la vida sana se recomienda reducir en la medida de lo posible el consumo de alcohol, tabaco y cafeína.

Es también importante evitar caídas, lo que tendrá un impacto extremo en nuestros huesos. Es evidente que no se puede hacer nada contra los accidentes, pero si tratar de evitar que se puedan producir. Por ello lo más recomendable es no realizar actividades de riesgo.

Densitometrías para conocer la densidad

En el plano médico, sobre todo cuando se es persona con riesgo de padecer osteoporosis por lo visto anteriormente, es recomendable realizarse densitometrías cada cierto tiempo. Se trata de una prueba que lo que determina es la densidad del hueso, lo que permite llegar a saber si se sufre osteoporosis o si ésta se encuentra en sus primeras fases.

Al igual que ocurre con casi todas las enfermedades un diagnóstico a tiempo permitirá ponerse en tratamiento cuanto antes y frenar su avance o, al menos, aliviar los dolores que se deriven de ella. Éste pasa, principalmente, por un tratamiento farmacológico.

Artículos recomendados

Comentarios