Menú
Remedios naturales para la bursitis y la tendinitis
REMEDIOS NATURALES

Remedios naturales para la bursitis y la tendinitis

La bursitis y tendinitis son inflamaciones de los huesos y músculos que aparecen en aquellas articulaciones que se utilizan con bastante frecuencia. Conoce remedios caseros por si te ocurre.

Sara Poyo Lorenzo

La bursitis y tendinitis son inflamaciones de los huesos y músculos que aparecen en aquellas articulaciones que se utilizan con bastante frecuencia. La bursitis aparece cuando las zonas que se hinchan son las bursas, una especie de bolsillas que funcionan como una almohadilla entre los tendones y los huesos. Cundo son los tendones los que se inflaman hablamos de tendinitis.

La bursitis y tendinitis son inflamaciones de los huesos y músculosLa bursitis y tendinitis son inflamaciones de los huesos y músculos

¿Por qué aparecen?

Ambos aparecen por el uso excesivo de una articulación, por ejemplo porque nos apoyemos en una superficie rígida y dura la articulación durante mucho tiempo, por ejemplo las rodillas. Por eso las bursitis más comunes son en las rodillas ( lo que comúnmente se llama rodillas de corredor), codos (codo de tenista) y hombros (hombro de lanzador). Por otro lado, la tendinitis tiende a aparecer cuando se usa demasiado una articulación por la repetición de los mismos movimientos. Es la razón por la cual los músicos, deportistas o personas que tienen trabajos manuales (carpinteros, escayolistas...) tienden a tener este tipo de padecimientos.

¿Tengo bursitis o tendinitis?

Para que te diagnostiquen estos padecimientos tienes que acudir a un fisioterapeuta o al médico de cabecera. Ellos te harán los estudios pertinentes y descartarán otro tipo de problemas. Te preguntarán por la intensidad del dolor y si es peor o mejor durante el día. Después te harán pruebas físicas, por ejemplo, te palparán y presionarán el área para limitar la zona concreta que está afectada, también te pondrán anestesia para ver si se te atenúa el dolor a la vez que te sacan líquido para descartar que la inflamación no es debido a una infección. Por último te harán una resonancia magnética para comprobar posibles daños en los huesos.

Temas relacionados

Finalmente, el médico te prescribirá un tratamiento con el objetivo de aliviar el dolor mediante analgésicos y antiinflamatorios para reducir la inflamación. También puede recomendarte vendajes y férulas para inmovilizar la zona mientras la persona reposa. Finalmente te mandará seguir una pauta de estiramentos y ejercicios sencillos. Sin embargo, si no quieres tomar medicamentos aquí te dejamos remedios naturales y seguros que puedes hacer desde casa.

Remedios naturales para la tendinitis y bursitis

1- Reposo, hielo y compresas frías.

Independientemente de que decidas tomar o no medicación el paso más importante para curar la bursitis lo más rápidamente posible es el reposo y aplicar frío en la zona. Para ello no debes de usar esa articulación durante un tiempo aunque si que puedes hacer ejercicios específicos que te haya recomendado tu médico de cabecera. Para bajar la hinchazón aplícate una bolsa con hielo en la zona al menos 20 minutos seguidos, hazlo 4 o 5 veces al día. Si el dolor dura más de 3 días sustituye las compresas frías por tibias, para ello mete un paño mojado en el microondas y calienta medio minuto. También deberías envolver la zona con protección con el fin de dar soporte a la zona dañada. Por ejemplo, si la bursitis es en las rodillas usa rodilleras si no te queda más remedio que seguir haciéndolo.

2- Da soporte a la zona

Dependiendo de la zona deberás darle soporte de forma distinta. Por ejemplo si es en el codo es recomendable un cabestrillo para evitar que la sangre y el líquido interno se acumule en la articulación. Si es en las rodillas o tobillos es recomendable que uses un andador o muletas durante un tiempo, puede que no te haga mucha gracia pero lo cierto es que con ellos no acumularás todo el peso de tu cuerpo en la zona con la bursa inflamada, se reparte por otras partes del cuerpo, permitiendo una recuperación más rápida y menos dolorosa. Las férulas también son útiles y disminuyen el dolor, sin embargo tampoco es recomendable usarlas mucho tiempo porque las articulaciones afectadas pueden acostumbrarse y perder su resistencia.

3- Practica la natación

¿Sabías que la natación es uno de los deportes que menos impacto tiene sobre las articulaciones? Por eso es ideal para todo tipo de personas y edades. Dentro del agua podrás moverte con mayor facilidad y con menos dolor. Si tienes la opción de realizar fisioterapia acuática no debes de dudar.

4-Masajea la zona con aceites esenciales

Masajear la zona mejora la circulación sanguínea a la vez que reduce la hinchazón y la rigidez. El masaje puedes hacerlo tú o que te lo hagan si no llegas a la zona. Uno de los aceites usados como remedios naturales es una mezcla de aceite de oliva y coco que se calentará ligeramente, debe estar caliente pero no demasiado. Después échala sobre la zona dañada y masajéala firmemente durante 10-15 minutos, no presiones demasiado, por último tápala con un paño caliente y déjala un tiempo para que los aceites sean absorbidos. Eso si, si tu bursitis es consecuencia de una infección no masajees la zona porque no servirá para nada.

Otro aceite beneficioso es el de ricino, el ácido recinoleico ayuda a desinflamar y a aliviar el dolor de tendones y articulaciones, así como mejorar la movilidad. Para ello corta un trozo de tela de franela y mójala en el aceite de ricino prensado en frío, después rodea la zona con la franela y por encima con una envoltura plástica. Ahora tendrás que darle calor con una bolsa de agua o térmica, cubre todo con una toalla y reposa durante 40 minutos aproximadamente. Seguramente pases mucho calor pero merecerá la pena cuando te notes menos dolorido. Por último retira los restos del aceite con agua templada. Hazlo 3 veces por semana.

5-Aporta magnesio a tu dieta

El magnesio es antiinflamatorio y antiartrítico que ayuda a reducir la inflamación. La forma más rápida de aportarla es tomando leche de magnesia, con dos cucharadas disueltas en agua un par de veces al día. Otros alimentos ricos en magnesio son las lentejas, avena, las verduras de hojas verde oscuro como las judías y los plátanos.

6- Toma bebidas naturales para el dolor e inflamación

Una de los más populares remedios naturales es la infusión de jengibre, no solo te produce efectos parecidos al ibuprofeno al tomarla si no que también mejora la circulación sanguínea. Solo tienes que hervir una cuchara de jengibre en láminas en dos vasos de agua durante 10 minutos, después cuela la infusión y edulcóralo al gusto (el jengibre tiene un sabor fuerte). 3 vasos de esta infusión al día te producirá grandes mejoras.

El magnesio es antiinflamatorio y ayuda a reducir la inflamaciónEl magnesio es antiinflamatorio y ayuda a reducir la inflamación

Otra bebida que puedes tomar dos veces al día durante la primera semana consiste en una mezcla a base de una cucharada de vinagre de manzana y una cucharadita de miel en agua. El potasio, magnesio y fósforo que hay en el vinagre de manzana permite equilibrar más fácilmente los fluidos del cuerpo.

Artículos recomendados

Comentarios